miércoles, 19 de noviembre de 2014

LA RED

PRYTO POLITICO: "COMO ROBAR AL ESTADO"

Johnny Montalvo
La realidad supera toda ficción. Montar en menos de quince años un gigantesco aparato mafioso de enriquecimiento ilícito infiltrado en los Registros Públicos, el Poder Judicial, el Ministerio Público y la Policía Nacional, con la finalidad de amasar una inmensa fortuna y ostentar un poder aparentemente impune.
Utilizar mecanismos legales permitidos por la existencia de “vacíos” en la Ley de Arbitraje y en la Ley Concursal para que a través de falsos laudos arbitrales o con la participación de empresas liquidadoras, poder apropiarse de inmuebles o terrenos de particulares en complicidad con Notarias y registradores de SUNARP.
Constituir una empresa (Coopex) que otorgaba Cartas Fianzas sin autorización de la SBS a empresas ganadoras de licitaciones que desaparecían una vez que conseguían un adelanto del presupuesto público para obras que nunca se concluían.
Tener vinculaciones con el Narcotráfico a través del lavado de activos montando empresas de fachada y trasladando dinero a paraísos fiscales. Perseguir a jueces, fiscales y periodistas que “osaban” investigar los tentáculos de esta red mafiosa a través de una ONG que capacitaba Jueces, tenía una revista y hasta un programa de televisión! Todo esto no es la trama de una novela o de una película de acción sino lo que hacía a vista y paciencia de las autoridades “La Red” del abogado y empresario originario de Tocache, Rodolfo Orellana.
En el Perú buscar el dinero fácil es una obsesión de muchos que tratan de revestir de tinte “político” sus osadías delictivas y así se explicarían las primeras palabras de Orellana al ser capturado calificándose como un “perseguido político”. Y parecería que lo que no se puede conseguir a través de una labor de emprendimiento empresarial se podría obtener más fácilmente gracias a los vínculos que se puedan tener con el poder político.
Esto explicaría la gran permisividad que exhiben las autoridades cuándo se descubren fechorías delictivas como la de Rodolfo Orellana o Martín Belaunde. Ambos, de algún modo, arrastran con su caída a los dos últimos gobernantes del Perú (dicen que también la administración Toledo estaría comprometida).
Las cartas fianza de Coopex en su mayoría fueron utilizadas durante el segundo gobierno aprista. Pero es en los últimos tres años de la administración Humala que “La Red” alcanzó su cima en términos de filtraciones en las diferentes instituciones del Estado, lo que le permitió operar impunemente. Un ejemplo de ello fue lo que ocurrió en el Gobierno Regional de Áncash. Orellana fue uno de los cabecillas de la asociación ilícita para delinquir junto a César Álvarez. La caída de éste por el caso de “La Centralita” y el asesinato de un adversario político produjo la posterior caída de toda “La Red”.
Pero la red mafiosa de Rodolfo Orellana se vincularía también con las actividades ilícitas que pudiera haber realizado Martín Belaunde. La conexión de ambos personajes en el caso de “La Centralita” es clara.
¿Qué más saldrá a la luz a lo largo de las investigaciones que necesariamente tendrán que realizarse?
Recordemos que Adolfo Orellana es investigado por conformar una red mafiosa junto al expresidente regional de Áncash, César Álvarez, los congresistas Heriberto Benítez y Víctor Crisólogo y el amigo de la pareja presidencial Martín Belaunde.
Durante mucho tiempo se vino dilatando el pedido de algunos congresistas para investigar “La Red”, y ha sido más a pedido de la opinión pública y sobre todo a la presión mediática que se ha conseguido -por fin- constituir una Comisión investigadora de la mafia de Rodolfo Orellana. Sin embargo, no existe la misma celeridad en el caso de Martín Belaunde.
Todavía no se captura al prófugo amigo de la pareja presidencial y se están poniendo las mismas piedras en el camino que cuando se conformó la Comisión López Meneses para constituir una Comisión Investigadora del ex asesor y ex financista de la campaña electoral de Humala en el 2006.
Y aunque el Presidente se “indigne” porque se pretende vincular a él y su esposa con el hoy prófugo de la justicia, Martín Belaunde, hay muchas cosas que la bancada oficialista y la pareja presidencial tienen que explicar a la ciudadanía. A menos, claro está, que se quiera echar todo el lodo a las anteriores administraciones y el Nacionalismo pretenda quedar limpio de polvo y paja
Lima, 17 de noviembre de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario