domingo, 11 de enero de 2015

URRESTI DEGRADA (MÁS) LA POLÍTICA


DEGRADA LA POLITICA
Claudia Cisneros Mendez
Cada 5 minutos cae una víctima de la delincuencia en el Perú (http://goo.gl/urux4h ). Según datos del Ministerio Público, Observatorio de Criminalidad, las modalidades están mutando a asaltos en establecimientos públicos: restaurantes, pollerías, chifas, bancos etc. El 82% de la población está asustada con el clima delincuencial cotidiano.
Los reclamos al gobierno sobre su inefectividad en el ámbito de seguridad ciudadana ya saben a letanía. Ni siquiera los espasmos mediáticos del ministro procesado por asesinato (http://goo.gl/9lXZec ) a cargo de esa cartera han logrado ocultar la acuciante realidad. Al 6 de enero, cinco policías han sido asesinados por delincuentes (http://goo.gl/GBgYjo ).
Pero el ministro procesado anda demasiado ocupado en su campaña personal, asegurando su perfil en medios, haciendo de parachoques anti Martín Belaunde para la pareja presidencial y degradando el nivel de la política en las redes sociales insultando cual matón de barrio. Me pregunto cómo es que gente “educada” como Ghezzi, Segura, Pulgar Vidal, Figallo, Álvarez Calderón y demás miembros del gabinete pueden permitir que ese tipo de funcionario los represente.
Porque vamos, es evidente que este gobierno ha delegado en el ministro procesado por asesinato (http://goo.gl/CVaDq3 ) la representatividad mediática. Impresiona que se queden callados públicamente –gentes que siempre se han dicho demócratas– ante los atropellos que el ministro procesado intenta una y otra vez. No solo los insultos de baja estofa inaceptables en un ministro de Estado (http://goo.gl/wcD31J ), no solo la degradación de la discusión política a vulgar calaña (si eso no es bajar el nivel del debate qué es, habría que preguntarle a Humala), sino con rasgos de un autoritarismo inadmisible en un Estado de derecho, como exigir DNI para marchar contra #LeyPulpín (http://goo.gl/kkyZJp ) o las denuncias preventivas contra 20 representantes juveniles (http://goo.gl/ZZHpN6 ).
Impresiona también que la siempre más ponderada figura del gobierno, Ana Jara, haya claudicado liderazgo como representante del gabinete para dejar a Urresti no solo faltar a su autoridad (Jara le llamó la atención por pelearse en Twitter [ http://goo.gl/6Z16wP ]) sino sentarse en ella al seguir con su ofensiva en redes.
De la pareja presidencial no se espera más. Menos ahora que anda asustada con la amenaza de Martín Belaunde en ciernes. Urresti es su Vladimiro guardándoles la espalda. Quedó en evidencia cuando Ramos Heredia sopló el dato de MBL y Urresti salió apurado a decir que se ponía en riesgo la inminente captura, cuando a los días aceptó saber que no podían capturarlo en Bolivia. Pero de los ministros del Ejecutivo se esperaría más. Su silencio es una estruendosa vergüenza a estas alturas.
Pareciera que la única agenda del gobierno, hoy por hoy, es defender con nuestra plata la Ley Pulpín, solventando portátiles farsescas con supuestos jóvenes defensores de la ley que han sido ampayados como trabajadores del Mintra (http://goo.gl/cXLl0M ); o con comerciales dirigidos a los pulpines más necesitados y que se pautean dos veces en el programa AB de Jaime de Althaus.
Casi todos los ministros nutriendo la cortina perfecta para minimizar lo de MBL a un costo social caro. Porque esta movilización nacional del 15 de enero (cuarta marcha) ya no es solo por la Ley Pulpín sino por los 40 regímenes “especiales” (http://goo.gl/FUxCmj ) lesivos de los derechos laborales conquistados históricamente. Nadie entiende por qué se inmola el gobierno por un experimento (Guezzi dixit http://goo.gl/0nmVQe ) que ya quedó claro que ni formalizará (http://goo.gl/hizzA1 ) ni creará más empleo (http://goo.gl/hKm3bl ).
Así, mientras Urresti distrae a la tribuna, deja que la inseguridad nos tenga asustados, tiene a la pareja en sus manos, los ministros mudos son cómplices de la degradación de la política. Mientras, la indignación contra la indolencia del gobierno crece y resulta increíble que no pisen cable a tierra para ver que lo de la Ley Pulpín es un tema al que se va sumando cada vez más gente de toda edad, y que los jóvenes no están dispuestos a parar hasta que se derogue (ni suspensión ni modificación). El debate de la Ley de Trabajo es lo que sigue. Por eso salimos este 15. Nos vemos en las calles

No hay comentarios:

Publicar un comentario