miércoles, 25 de febrero de 2015

COMENZO A BOTAR MÁS PUS



 EL HUMALISMO ERA UN SANCOCHADO EN CUYA OLLA CAÍA DE TODO

Celia S. Perez Ibarra jirkawuarmy@yahoo.com
 Un frustrado sector de la izquierda que encontraba un líder del cual colgarse, la nueva expresión del viejo caudillo militar y algunos familiares medio chiflados. También aterrizaron varios paracaidistas y el discurso del antisistema. Esa prédica resultaba políticamente rentable en un país con el déficit social del que adolece el Perú.
Pero los últimos días sugieren que el caldo ya agarró el cuerpo de un espeso cau cau y que su rentabilidad no es solo metafórica. Al menos en las cuentas bancarias de Nadine Heredia.
El diario Correo reveló que la esposa de Ollanta Humala recibe US$ 36 mil anuales del diario venezolano The Daily Journal, aunque no publicó allí ni una sola nota. Este periódico en inglés, antes independiente, se convirtió al régimen de Hugo Chávez luego de ser adquirido por Julio Augusto López, de origen peruano, quien contribuyó a la campaña presidencial de Humala.
También llamaron la atención otros ingresos, como los US$ 66 mil anuales percibidos por servicios de consultoría brindados a la empresa arequipeña Apoyo Total.
De otro lado, CARETAS 2077 estableció que, al momento de solicitar su crédito bancario por US$ 100 mil, Heredia también consignó una asesoría de US$ 30 mil anuales ofrecida a la empresa Centros Capilares de Martín Belaunde, el misterioso financista del Partido Nacionalista. Heredia realizó un supuesto estudio sobre palma aceitera para el padre de éste, Arturo Belaunde Lossio, por el que recibió US$ 50 mil.
El informe de transacciones sospechosas de la esposa de Humala, reportado por el Banco de Crédito a la SBS, identifica 7 depositantes.
 Esta revista dio a conocer que entre octubre del 2007 y junio del 2008, Heredia pagó anticipadamente US$ 47 mil de la mencionada hipoteca. Sus cuotas mensuales son de apenas US$ 1,058.
En su breve intervención del viernes 8 en el Congreso, Heredia declaró que “tampoco es cierto que tenga una cuenta por más de S/ 200 mil, como señala Caretas, y que mi hermano tenga cuentas abultadas. Todo ha sido declarado por mi persona ante el Banco, pero han invadido mi privacidad”.
Lo cierto es que, según el informe de transacciones sospechosas del Banco de Crédito, que reportó a Heredia el 22 de setiembre del 2008, la cuenta de ahorros BCP M/E 194-13948794-1-88, aperturada el 20 de octubre del 2005, recibió un total de aportes de US$ 213,062 desde el fin de la campaña presidencial.
Otra cuenta abierta por su hermano Ilan Paul Heredia, mancomunada con Maribel Arnelita Vela, fue reportada apenas terminó la campaña, el 14 de junio del 2006, por transacciones sospechosas de US$ 92 mil. El grueso de estas provenía de una transferencia de US$ 51,282 hecha desde la cuenta de Unión por el Perú. Según el informe, “el Banco consideró oportuno el reporte de las operaciones como sospechosas, dado que la Ley 28094, Ley de Partidos Pólíticos, establece en su artículo 32 que los partidos políticos pueden abrir cuentas exclusivamente a nombre de éste y ser manejadas exclusivamente por el tesorero del partido, presumiendo que los aportes no declarados por el partido son de fuente prohibida”.
La ridícula respuesta de la bancada nacionalista vino a través de una moción para investigar el programa “Sembrando” de Pilar Nores, que se financia con recursos privados, y los ingresos de Mark Vito, esposo de Keiko Fujimori. Con todo, el presidente Alan García aceptó la posibilidad. “Será una excelente oportunidad”, dijo, “para que la opinión pública conozca el trabajo de mejoramiento social que dirige mi esposa, quien jamás ha recibido un centavo del Estado y ha favorecido a 40 mil familias de cuatro a cinco personas cada una”.
Indudablemente, los rivales políticos de Humala sacarán provecho de la denuncia. Pero la réplica de Heredia hizo muy poco por aclarar los señalamientos.
Las preguntas que persisten luego de acceder a los informes bancarios completos son significativas.
Primero, ¿cómo logra adelantar en tan breve tiempo el pago de su hipoteca?
El BCP estableció que esos pagos provienen de depósitos hechos por su hermano Ilan Paul Heredia Alarcón (28), “quien efectuó depósitos regulares de US$ 4,000 en su cuenta de ahorros, hasta totalizar US$ 62,200” (ver cuadro).
El informe de transacciones sospechosas del Banco de Crédito establece que US$ 36,813 de la cuenta de Nadine Heredia no tienen un origen identificable. Los depósitos identificados plantean por sí mismos serios interrogantes.
Además de los aportes efectuados por Ilan Heredia, un amigo de éste, Lino Gregorio Bejarano Miranda, hace transferencias por US$ 44,150.
María Esther Zúñiga Loayza, una mujer de 50 años con una pensión mensual de AFP de S/.116, hace ocho depósitos entre abril y diciembre del 2008 que totalizan US$ 31,300. ¿Cómo una humilde pensionista dispone de esa cantidad?
En conferencia de prensa el martes 12, Ollanta Humala se resistió a responder a los cuestionamientos y calificó de “cobardía” que el tema saliera a la luz cuando su esposa guardaba luto por el reciente fallecimiento de su padre, Alberto Heredia. “Primero terminamos la conferencia de prensa y luego pasamos a estos temitas que están ahí”, dijo. Ante la insistencia de un periodista le increpó que “haga bien su pregunta, parece un reclamo más bien. Tranquilo, no se altere, no se altere”. Sobre el caso de la pensionista Zúñiga mencionó de refilón que ella le depositaba el sueldo de The Daily. “Mi esposa no está yendo personalmente al banco a depositar”, sostuvo. Pero no explicó la cantidad de depósitos hechos por Ilan Heredia, que solo en un mes como abril del 2008 llegaron a sumar más de US$ 20 mil.
Los cuestionamientos sobre las finanzas humalistas vienen de varios años atrás. Martín Belaunde es el dueño del diario La Primera y, según ha trascendido, puso dinero en la mesa para intentar comprar medios como CPN Radio.
En el mencionado diario el columnista Raúl Wiener recordó que para el gobierno “el peligro sigue siendo Humala, que equivale a la opción de que el Perú se sume a la corriente progresista de América Latina”.
El gran problema es que esa opción no vaya en paralelo a las corrientes de la izquierda democrática sino que se hipoteque con Hugo Chávez, un presidente dedicado a perpetuarse en el poder, copar todas las instancias del Estado y decapitar políticamente a cualquier opositor que levante cabeza (ver recuadro). Los manejos nada transparentes de los millones de renta petrolera garantizan que las inevitables revelaciones sobre las corruptelas del chavismo arrastrarán a quienes se equivocaron al aliarse –por convicción o conveniencia– con él. Y esa será una montaña de lodo.
La propia Heredia sabe muy bien el efecto que la vinculación tiene entre buena parte del electorado. “Nos quieren etiquetar de chavistas, pero olvidan que yo misma fui la que denunció la intromisión de Hugo Chávez por considerar que atentaba contra la soberanía nacional”, se defendió en el Congreso. Lamentablemente, la nada aclarada receta para percibir importantes ingresos solo juega en su contra.
Heredia, Humala y su abogado Omar Chehade consideran el episodio como una violación al secreto bancario. Pero con el argumento demostraron lentos reflejos políticos. Hace pocas semanas el presidente francés Nicolás Sarkozy declaró en la cumbre del G-20 que la “época del secreto bancario ha terminado”. Y ello se aplica tanto para los orates de Wall Street como para los nuevos revolucionarios.(Enrique Chávez)

PLUSPETROL: MÁS NEGRO QUE EL PETRÓLEO



Claudia Cisneros
Pluspetrol debería ser expulsada del Perú y prohibida para siempre de tener operaciones en nuestro país. Claro que antes de eso debería pagar los 40 millones de soles por multas debido a su absoluta negligencia y desprecio por el medioambiente peruano y los peruanos a quienes envenena desde hace años. Y no solo eso, el Estado peruano debería obligarla so pena de cárcel para sus directivos a cumplir con remediar todo el desastre que sus 15 años de explotación petrolera han generado en la selva peruana.
Acto seguido, deberíamos los ciudadanos demandar al Estado peruano y a todos los ministros de Energía y Minas que durante años y varios gobiernos vienen permitiendo, de manera cómplice, el envenenamiento de peruanos a costa del mal llamado desarrollo. Mal llamado porque el desarrollo de verdad no puede incluir el deterioro de la calidad de vida y salud de las personas, el detrimento de sus tierras, la depredación de nuestros recursos extrapetroleros y el atropello de los derechos de miles de peruanos. Porque Pluspetrol para sacar el petróleo, ensucia, embarra, contamina, depreda, maquilla, esconde, extermina, y todo con la complicidad del Estado peruano que debería velar por la salud, vida e integridad de sus habitantes.
Durante 15 años Pluspetrol Norte ha venido explotando así el Lote 1-AB, ubicado en Loreto y Datem del Marañón. Las 12 multas que tiene por arrasar nuestro medioambiente y enfermar a nuestra gente asciende a 39’400.00 millones de soles. Pero a Pluspetrol no le ha dado la gana de pagar las multas y su maña ha sido judicializarlas, estancarlas en el Poder Judicial. Es decir, no solo embarra y envenena, Pluspetrol hace perro muerto y utiliza el muchas veces corrupto Poder Judicial para sentarse en las sanciones.
 Si de algo sabe Pluspetrol es de burlarse del Perú. Si no cómo se explica que el contundente informe de sus malas prácticas que emitió el Organismo de Fiscalización Ambiental (OEFA) haya sido frenado por un juez peruano. Pluspetrol ha tenido la frescura de interponer una medida cautelar contra el informe del OEFA (411-2014-OEFA/DS-HID) que señala hasta 92 sitios a lo largo del lote en los que ellos han causado importantes daños.
Entre las infracciones de Pluspetrol figuran: no instalar válvulas de bloqueo para minimizar posibles derrames, excesos de nivel de hidrocarburos en los suelos, perforar pozos sin instrumentos de gestión ambiental, mala disposición de residuos sólidos, no cumplir con rehabilitar las áreas impactadas, contaminar con hidrocarburos la laguna de Shansococha y tras ello ¡drenarla! para deshacerse del petróleo, entre otras.
En diciembre pasado, a 7 meses de terminar su contrato y dejar el lote, el juez Alexander Rioja dictaminó que el documento de OEFA no podía ser usado por nadie, haciendo caso a todo lo impugnado por Pluspetrol. Ese juez debería ser investigado.
 Mientras el tiempo se acaba para que Pluspetrol cumpla con el plan de abandono que requeriría meses y hasta años, con un Estado blando en exigirle remediar los daños, la licitación pública del Lote 192 debe iniciarse pronto. Ello supone poner en ejecución la Consulta Previa con las comunidades. Pero es lógico que las comunidades no accedan a otro contrato si no se sanan las tierras y aguas contaminadas, se titula, indemniza y se asegura la remediación que tomará años e importante inversión. Esta encrucijada de tiempos superpuestos se resolvería si el Estado cumpliera con su responsabilidad política, jurídica y social de obligar a Pluspetrol a arreglar lo dañado y pagar las multas. Es decir, a que deje de burlarse de nosotros dejando en nuestro suelo Emergencias Ambientales y Sanitarias declaradas en las 4 cuencas de Loreto (Pastaza, Corrientes, Tigre y Marañón) con reportes oficiales de OEFA, ANA, DIGESA, OSINERGMIN; más de 123 sitios contaminados, 100% de sedimentos de cuerpo de agua contaminados con cadmio en Corrientes; en Marañón, dentro de la Reserva Pacaya Samiria, 73% de muestras que superaron límites permisibles de hidrocarburos; y en el río Tigre el 100% de muestras de fuentes de agua contaminadas con hidrocarburos, hierro, níquel y aluminio.
A ver si en Lima de una vez por todas se comprenden “los graves problemas ambientales y sociales vinculados a las actividades de hidrocarburos en el Lote 1-AB”, como acaba de señalar en carta al presidente Humala la Defensoría del Pueblo (043-2014/DP), y en la que le pide se “ejecuten acciones concretas inmediatas” para la remediación por parte de Pluspetrol y el Estado. Menciona también la obligación de atención de salud y abastecimiento de agua, saneamiento e infraestructura, “demandas justas y atendibles”. ¿Hasta cuándo seguiremos ignorando a los peruanos solo por ser nativos? ¿Hasta cuándo el desprecio?
 ¿Hasta cuándo el lucro por encima de la vida?

¿POR QUÉ ESTADOS UNIDOS ENVIA TROPAS AL PERU?


¿DÓNDE QUEDÓ EL NACIONALISMO?


Por Gustavo Espinoza M. (*)
Que Estados Unidos tiene una estrategia continental de dominación, y que se dispone librar una aventura militar contra los pueblos de América Latina, lo hemos dicho en diversas ocasiones.
Algunos, nos tomaron en serio y ratificaron una voluntad antiimperialista que debe concretarse ahora. Otros, en cambio guardaron silencio, quizá con la idea que nuestra afirmación era exagerada, y respondía al clásico estilo de confrontación de lo que ellos llaman “la izquierda tradicional”.
Los hechos, sin embargo, nos van dando la razón de manera constante. La agresividad imperialista contra nuestros países se manifiesta de manera constante; y hoy se concreta, en el Perú, con el autorizado ingreso de un verdadero ejército de ocupación integrado por alrededor de 4,000 soldados, que se emplazarán en nuestro suelo bajo el pretexto de “combatir el narcotráfico y el terrorismo”.
Para situar las cosas en el corto plazo, cabe citar que el 29 de enero pasado, en una decisión casi oculta, que se filtrara recientemente a las redes sociales, el Congreso de la República autorizó el ingreso de tropas y personal armado de los Estados Unidos en territorio peruano, ateniéndose a un cronograma muy preciso. Y elaborado de común acuerdo por “ambas partes”.
Los Partidos y fuerzas que integran hoy el Congreso, y cada uno de los parlamentarios en particular, tienen la obligación de dar cuenta cómo opinaron y cómo botaron la decisión que hoy se conoce..
Se sabe, por lo pronto, que ya el 1 y el 15 de febrero, pisaron  nuestro suelo dos contingentes militares, enviados por el Pentágono. El primero, integrado por 58 soldados; y el segundo por 67. Ambos permanecerán aquí hasta febrero del 2016 en la tarea de “entrenar a los institutos armados peruanos en el cumplimiento de operaciones especiales”
Pareciera que en materia de “operaciones especiales” los soldados peruanos son algo menos que neófitos. Carecen de la experiencia de combate que ha adquirido el ejército norteamericano luego de las prolongadas guerras de Vietnam, la Península Indochina y el Medio Oriente.
Probablemente, Afganistán, o Irak, han acrecentado tanto el bagagge militar del ejército yanqui que considera su deber compartirlo con sus hermanos latinoamericanos con la idea de extender hasta aquí prisiones clandestinas como las de Bagdag o Guantánamo, en las que la tortura y la muerte constituyen pan del día.
Sin embargo, estos efectivos, que ya están aquí, no son nada en comparación con lo que habrán de arribar a nuestras costas en septiembre próximo.
 Desembarcarán, en nuestra primavera 3,200 soldados yanquis, que -por el armamento que usan, la experiencia que tienen y la preparación que poseen- constituirá un verdadero ejército de ocupación. De este modo se cumplirán los acuerdos entre estos dos países, laboriosamente trabajados desde hace algunos años.
La ejecución de estos planes, pondrá en evidencia que las constantes visitas del Secretario de Defensa de los Estados Unidos al Perú, y las del Jefe del  Comando Sur de ese país; no eran visitas protocolares, ni turísticas. Tenían un claro contenido guerrerista que hoy nadie puede ocultar.
Es legítimo preguntarse entonces ¿qué mueve al gobierno de los Estados Unidos a desplegar en nuestro territorio esta vasta acción militar?
¿Qué está ocurriendo en este continente, que hace que la primera potencia militar del mundo decida abrir fuego contra los peruanos?
¿A dónde apuntan realmente los fusiles yanquis que dispararán en el VRAE y otras zonas cordilleranas de América?
Si miramos, aunque sea sólo a vuelo de pájaro lo que ocurre en esta parte del mundo, veremos que arrecia la lucha antiimperialista de nuestros pueblos.
Que ella se expresa en demandas concretas: Respeto a la Independencia de nuestros países, vigencia plena de la Soberanía Nacional, recuperación de las riquezas básicas, y protección de la biodiversidad; en un mundo en el que los recursos hídricos y los productos naturales, se convierten en fortaleza de  supervivencia para la humanidad entera
Hace ya un buen rato que Estados Unidos está buscando la manera de intervenir militarmente en Venezuela y acabar a sangre y fuego con el proyecto bolivariano liderado históricamente por el Comandante Hugo Chávez, y que hoy conduce Nicolás Maduro, acosado por una brutal campaña de desprestigio y violencia desatada por las fuerzas más reaccionarias de nuestro continente.
Por lo pronto, desembarcar tropas en el Perú, y lograr que esto sea admitido pacíficamente por la comunidad internacional, sería un modo de afirmar la idea de que es normal que Estados Unidos recurra a este procedimiento en América: y que podría hacerlo mañana en Venezuela, o en cualquiera otra parte.
Quien tiene licencia para matar, puede hacer uso de ella en cualquier circunstancia.
Bolivia, o Ecuador bien podrían recordar el dicho aquel: cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar; porque la advertencia yanqui se proyecta también hacia la zona altiplánica -contra Evo y la multicultural Bolivia- y la región más al norte, donde las acciones del gobierno ecuatoriano de Rafael Correa no cuentan precisamente con el beneplácito de Washington.
El argumento que se usa para justificar a intervención militar  norteamericana, es la lucha contra el narco tráfico y el terrorismo. Esta es una vieja y falsa cantaleta. En 1965 se puso en boga cuando la administración Belaúnde Terry aceptó la denominada “Operación Ayacucho”, que no tuvo resultado alguno.
Joy, el combate contra el Narcotráfico en el Perú está virtualmente a cargo de la DEA desde hace muchos años. Y de resultas de ello, el Perú se ha convertido en el primer productor mundial de PBC. Antes de la DEA, nunca tuvimos tal privilegio.
¿Hasta dónde escalaremos con la “estrategia de ahora? ¿Tal vez hasta la expansión de los cultivos de droga trayendo aquí el Hashis de Afganistán, o el Opio de otras latitudes? ¿Será eso lo que busca la administración norteamericana para lanzar tropas en nuestro suelo en lo que bien podría ser el reto para una nueva Batalla de Ayacucho?
Pero la estrategia de dominación yanqui va incluso más allá: Busca enfrentar a unos pueblos con otros y a gobiernos de los que, en mayor  menor escala, desconfía.
No tendríamos que ser particularmente perspicaces para intuir que tras el “operativo de espionaje” chileno contra el Perú recientemente denunciado, esté la traviesa mano de los servicios de inteligencia yanquis, que bien podrían montar operativos de ésta, y otra magnitud, incluso a espaldas de los gobiernos, valiéndose de la infiltración en los servicios secretos que ellos manipulan.
A los pueblos de nuestro continente corresponde actuar con la firmeza y la consecuencia requerida, en una circunstancia en la que está de por medio la supervivencia del continente, agredido por la barbarie imperialista.
A comienzo de los años 30 del siglo pasado, en otro contexto y también en otras condiciones, Augusto C. Sandino dijo de manera categórica: “La soberanía de los Estados, no se discute. Se defiende con las armas en la mano”
En algunas semanas más, los peruanos evocaremos el 200 aniversario del fusilamiento del joven poeta Mariano Melgar, caído en manos del ejército colonial español luego de la batalla de Umachiri- ¿Será su recuerdo motivo de afirmación patriótica que lleve a nuestros jóvenes de hoy a levantar esa misma bandera?
En todo caso, el deber de cualquier `patriota es asumir su compromiso con la historia y denunciar lo que constituye una verdadera agresión amada contra el Perú y su pueblo (fin)  
(*) Del Colectivo de Dirección de Nuestra Bandera. 

martes, 24 de febrero de 2015

¡CONGRESO Y EXTRAÑOS VÍCULOS CON TERRORISTAS VENEZOLANOS!


SUSPENDIDA DIPUTADA EN EL CONGRESO PERUANO
Por José Suarez Danós; suariquez@hotmail.com
Cuando aún no se cumplía un año de los luctuosos hechos de violencia que en el 2014 desarrolló la organización terrorista “Voluntad Popular” en Venezuela, el 12 del presente mes el gobierno de ese país desarticuló un nuevo plan del mismo tipo que la organización iba a poner en ejecución en febrero 2015 -de carácter mucho más demencial-.
Es de recordar que entre febrero y abril 2014 esa organización desarrolló en todo el territorio venezolano actos de terrorismo –“guarimbas”- contra el gobierno y la ciudadanía de ese país, ocasionando en tan sólo 35 días la muerte de 43 personas –una de nacionalidad chilena-, 876 heridos, y destrucción de propiedad pública y privada por valor de 7 millones de dólares.
Las investigaciones realizadas por las autoridades venezolanas llegaron a determinar que la autoría y dirección de esos hechos correspondió a los ciudadanos venezolanos Leopoldo López y María Corina Machado, auspiciados por el gobierno de los EE.UU.
Estos dirigentes terroristas presentan un copioso pasado de violencia política en el que destaca su activa participación en el 2002 en el intento fallido por derrocar al ex presidente constitucional Hugo Chávez, con el mismo patrocinio de Washington.
Los hechos violentos llevados a cabo en esa tentativa, también contaron con un lamentable saldo de muertos, heridos, y destrucción de propiedad pública y privada.
Desde abril 2014 los señalados dirigentes terroristas se hallan encausados por la justicia venezolana a consecuencia de los hechos violentos que lideraron ese año, encontrándose uno de ellos –Leopoldo López- encarcelado con mandato de detención definitiva.
No obstante lo que a muchos peruanos extraña –entre ellos a éste autor– es que desde el año 2013 el Congreso del Perú hubiere estado manteniendo contactos oficiales públicamente con los dirigentes de esa organización terrorista –Leopoldo López- (1).
Más asombró que en marzo 2014 el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso del Perú –Martín Belaúnde- recibiera con alfombra roja y honores a María Corina Machado, lugarteniente de la organización que en el momento venía sitiando Venezuela con actos de terror que buscaban intimidar a su gobierno y a la ciudadanía de ese país (2).
Y más aún sorprendió que en la misma fecha, el congresista Belaúnde viajara a Venezuela acompañando a la subversiva Machado para ofrecer “el respaldo del Perú” a la organización que buscaba hacerse del poder en Venezuela mediante hechos cruentos (3) (4).
Y en el colmo de la extrañeza que a su retorno a Lima, esa “comisión” empezara a presionar al también indefinido presidente Ollanta Humala, para que “condene internacionalmente” al gobierno constitucional de Venezuela –el mundo al revés-.
El plan recientemente frustrado y desarticulado –febrero 2015- que los implicados llamaron “El Golpe Azul”, tenía como propósito asesinar al mandatario venezolano –Maduro- y derrocar su gobierno a través de acciones terroristas de mucho mayor alcance.
Las investigaciones que ha adelantado hasta el momento la inteligencia de ese país, han sido difundidas a la opinión pública internacional por el presidente de la Asamblea Legislativa venezolana, Diosdado Cabello.
Ellas señalan como autores del nuevo plan terrorista a los ciudadanos venezolanos Julio Borges –actual diputado nacional-, Antonio Ledezma –Alcalde en Caracas- y María Corina Machado  –reincidente-, siendo nuevamente el gobierno de EE.UU. el promotor.
Los terroristas ya detenidos inculpan al diputado Julio Borges de ser quien en el plan estableció los “objetivos tácticos” (once blancos urbanos) a ser bombardeados en Caracas por un avión militar, “reforzando” el terrorismo que se desarrollaría en las calles.
El bombardeo previsto sobre edificios estatales –rodeados de viviendas urbanas- pretendía a la vez, arrasar las instalaciones de la Televisora Internacional “Telesur TV” asesinando a sus 800 periodistas y destruyendo sus trasmisores (5).
Partiendo del concepto que todo terrorismo es abominable, entonces nos preguntamos:
-¿Por qué el Congreso del Perú condena a la organización tanática “Sendero Luminoso” y extrañamente sin embargo, respalda oficialmente a una organización terrorista foránea del mismo tipo?
-En criterio del Congreso del Perú, ¿qué hace “buena” a la organización terrorista venezolana “Voluntad Popular” y sus líderes, cuando tan igual que “Sendero Luminoso”, emplea los mismos métodos terroristas para imponer su opuesta ideología de ultra derecha?
¿Qué estimula al Congreso del Perú a auspiciar a una organización terrorista que agravia a un país de la región –Venezuela-UNASUR-, con el cual por mandato constitucional se debe estrechar lazos que promuevan a la integración regional?
-¿Por qué el congresista Martín Belaúnde llama “demócratas” a los cabecillas terroristas venezolanos Leopoldo López y María Corina Machado?
-¿Se podría denominar de igual manera a los líderes senderistas Abimael Guzmán y Elena Iparraguirre?; de ser negativo, ¿por qué no a éstos y por qué si a los otros?
-¿Por qué el Congreso del Perú no ha investigado a la “gran prensa” peruana que en febrero 2014 manipulaba con sus medios a la ciudadanía peruana orientándola a creer que el terrorismo que se desarrollaba en Venezuela era “bueno”?
-¿Se interpeló al propietario de esa “concentración de medios” para que explique las razones de su sospechosa apología del terrorismo?
Esperamos que el Congreso del Perú proporcione respuestas a las interrogantes que ha planteado su  extraño accionar y pueda aclarar cuál es su posición frente al terrorismo.
Está por demás suponer que en adelante no se intente dar “buena” imagen a los “paladines” terroristas del “Golpe Azul”, y menos aún, que la Comisión Relaciones Exteriores pretenda viajar nuevamente a Venezuela a proporcionar “el respaldo del Perú” a “terroristas demócratas”, que probablemente asesinarían a ciudadanos peruanos residentes en ese país.
¿Qué hay sorpresas? ¡Claro que sí! Son entendibles en esta etapa de “indefiniciones”.
 
HERBERT MUJICA ROJAS hcmujica@gmail.com (historia del Perú)

INVASIÓN MILITAR YANQUI


“El Ecuador es un territorio de paz. No se permite el establecimiento de bases militares extranjeras ni de instalaciones extranjeras con propósitos militares. No se puede ceder bases militares nacionales a fuerzas armadas y de seguridad extranjeras”. (Artículo 5)
Allá por el año 2009, Ollanta Humala me citó en un  restaurante de Miraflores para una conversación que prefería no realizar en su local de la Av. Arequipa. Nos vimos en la tarde y el tema de la conversación era la entrada en modalidad de hormiga de militares estadunidenses que iba en aumento en el país.
¿Estarán pensando en instalar una base militar en el Perú, ahora que Correa los saca de Ecuador?, pregunté. Me dijo que parecía que sí, pero que había que tener en cuenta que cada tipo que entraba al país como asesor militar de los peruanos ya estaba creando un germen de control militar sobre nuestros soldados. Me explicó que en Chiclayo había tropas estacionadas de la operación Unitas, en Iquitos funciona el Centro de Capacitación Conjunto Riverino y en Ayacucho hay una asesoría directa a los comandos del VRAEM. Me pidió finalmente que hiciera campaña sobre el tema, lo que me pareció coherente con la posición nacionalista que había abrazado.
El asunto era picante porque el gobierno aprista venía aprobando permisos de grupos de 30 a 50 militares a través del Congreso con la curiosa indicación de que ingresaría sin sus armas respectivas. Humala decía que eran operaciones pensando una situación de tensión en caso de un eventual gobierno suyo, que podría llevar a un golpe de Estado, y también proyectándose a intervenir en el giro político que vivía Latinoamérica y que Estados Unidos consideraba contrario a sus intereses.
Han pasado los años, y Ollanta Humala no hizo nada contra los militares extranjeros que ya estaban en nuestro país, ni para impedir que siguieran llegando. Y lo más grave, cuando ya está de salida, aumenta las autorizaciones para invadir nuestro territorio con nada menos que 4 mil soldados que vendrán este año a  combatir el narcotráfico y el terrorismo. El Congreso aprobó casi en secreto este ingreso masivo de personal de guerra y no se conoce hasta ahora algún escándalo fuerte de alguno de sus miembros. El pedido, por cierto, venía del Ejecutivo, cuya cabeza se comió todo lo que decía hace algunos años.
¿Por qué trasladarle la batalla del VRAEM, que según el gobierno se va ganando a los norteamericanos?, ¿qué clase de lucha se hace contra el narcotráfico con soldados, sino es la represión a los productores cocaleros?, ¿qué tiene que ver está ocupación del Perú con la aceleración de la crisis política en varios países claves de Suramérica?, ¿en qué te has convertido Ollanta en cinco años en que debías usar el poder para lograr un país más soberano y desarrollado, y nos entregas uno igual de pobre y más sometido? 
www.rwiener.blogspo.com
INVASION MILITAR YANQUI