viernes, 17 de julio de 2015

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO LEGITIMA LA LUCHA CONTRA EL CAPITALISMO NEOLIBERAL DEL SIGLO XXI

Por: Oscar Felipe Ventura
En el siglo XIX el gran poeta alemán Enrique Heine expresó: “Los hombres no pueden ser entretenidos por más tiempo con promesas sobre el cielo. Ya reclaman como derecho inalienable, establecer, aquí en la Tierra, el reino celeste”. También en el siglo XIX Carlos Marx sistematizó el dominio de la ideología capitalista en la siguiente expresión: “Las ideas dominantes en una sociedad, en una época determinada, son las ideas de las clases que dominan”.
En el siglo XX, el capitalismo fue severamente cuestionado por Fidel Castro, al Che Guevara, Mao, Mandela y otros revolucionarios. En pleno siglo XXI, personajes como Evo Morales, Rafael Correa, Hugo Chávez, Pepe Mujica, cuestionan al modelo imperante y realizan cambios importantes en sus respectivos países. En el Perú, José Carlos Mariátegui desarrolló una importante y multifacética labor de esclarecimiento y luchó contra el capitalismo dominante de su época; libró una importante lucha en el terreno de las ideas. En las últimas décadas del siglo pasado, Gustavo Gutiérrez y su Teología de la Liberación causaron revuelo en las clases dominantes de nuestro país.
¿Qué pasó con quiénes sostenían ideas cuestionadoras al sistema capitalista y luchaban contra dicho sistema?
Los ideólogos, tecnócratas y propagandistas al servicio del gran capital decían que “aquellos nostálgicos no comprendían que los tiempos del Manifiesto Comunista habían  pasado, que la revolución era una peligrosa ilusión sin porvenir, y que el capitalismo había triunfado inapelablemente”. (Atilio Borón). Y a quienes sosteníamos estas ideas decían que estábamos desfasados, que nuestras ideas son arcaicas, que somos dinosaurios de la política, que deberíamos cambiar nuestro mensaje y tantas otras imprecaciones.
Pero ¡Oh sorpresa! Resulta que ahora quien cuestiona radicalmente al capitalismo neoliberal es el máximo representante de la Iglesia Católica, el Papa Francisco.
“Este sistema ya no se aguanta; no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos. Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana Madre Tierra como decía San Francisco”, lo acaba decir la semana pasada en Bolivia, el Sumo Pontífice.
¿Qué pasó? ¿El Papa Francisco se volvió comunista, izquierdista, chavista?
¡NO!. ¡Nada de eso! Lo que pasa es que el papa ha expresado la realidad, la experiencia viviente; ha penetrado en las entrañas del monstruo capitalista.
En efecto, el Papa Francisco con ocasión de su visita a Bolivia participó en el Segundo Encuentro Mundial de los Movimiento Populares, en el que cuestionó duramente al neoliberalismo y llamó a luchar por un cambio real. El texto íntegro del mensaje está en internet. Les sugiero que hagamos un esfuerzo en estudiarlo y compararlo con lo que ocurre en nuestro país.
En dicho encuentro el Papa Francisco se planteó las siguientes preguntas:
• ¿Reconocemos que las cosas no andan bien en un mundo donde hay tantos campesinos sin tierra, tantas familias sin techo, tantos trabajadores sin derechos, tantas personas heridas en su dignidad?
• ¿Reconocemos que las cosas no andan bien cuando estallan tantas guerras sin sentido y la violencia fratricida se adueña hasta de nuestros barrios?
• ¿Reconocemos que las cosas  no andan bien cuando el suelo, el agua, el aire y todos los seres de la creación están bajo permanente amenaza?
Luego de estas interrogantes, el Papa concluye: “Entonces, digámoslo sin miedo: necesitamos y queremos un cambio”.
Luego prosigue Francisco: “Son tantas y tan diversas como tantas y diversas las formas de enfrentarlas… Hay, sin embargo, un hilo invisible que une cada una de esas exclusiones. ¿Podemos reconocerlo? Porque no se trata de cuestiones aisladas. Me preguntodice Francisco. Si somos capaces de reconocer que estas realidades destructoras responden a un sistema que se ha hecho global. ¿Reconocemos que este sistema ha impuesto la lógica de las ganancias a cualquier costo sin pensar en la exclusión social o la destrucción de la naturaleza?
Luego, tras esta reflexión, Francisco enfatiza: “Si es así, insisto, digámoslo sin miedo, queremos un cambio, un cambio real; un cambio de estructuras. Este sistema ya no se aguanta; no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos. Y tampoco lo aguanta la tierra, la hermana Madre Tierra como decía San Francisco”.
¿Cuál es ese sistema?
Pues es nada menos que el capitalismo neoliberal al que me he referido en reiterados comentarios en este espacio hace unos diez años aproximadamente.
¿Tienen validez las opiniones del Papa Francisco para el Perú?
¡Claro que las tienen!. He venido sosteniendo – de acuerdo  con Francisco Durand – que en el Perú se desarrolla un capitalismo más voraz en lo económico, más sagaz en lo político y más activo en lo social. El capitalismo neoliberal está enraizado profundamente en el país. Por eso, el blanco principal de la lucha es el modelo neoliberal y sus representantes políticos, económicos e ideológicos.
En torno a este asunto y tema central venimos planteando la UNIDAD DE LA IZQUIERDA y las fuerzas progresistas, democráticas y patrióticas para conquistar el gobierno y realizar los grandes cambios estructurales que el país requiere y el pasado exige.
La derecha peruana, conservadora, heredera de la oligarquía, entreguista, por esencia, excluyente y autoritaria, dominada por la angurria de la ganancia fácil y la corrupción, no está dispuesta a perder ni una migaja de sus privilegios. Keiko Fujimori, el gringo PPK, Alan García, Toledo y otros, son herederos de la oligarquía peruana.
Ellos son neoliberales, son representantes del neoliberalismo, modelo al que el Papa Francisco ha condenado enérgicamente y ha llamado al pueblo a luchar contra ese sistema opresor.
Concluyo este comentario señalando que el mensaje del Papa Francisco legitima y pone en vigencia la lucha de los izquierdistas, de los socialistas, de los comunistas, de los demócratas y patriotas contra el capitalismo neoliberal. Legitima la lucha de los católicos y cristianos conscientes que luchan por la justicia social. Todos ellos caben en un proyecto común para la gran transformación que la patria reclama y Ollanta Humala traicionó. La lucha es contra el capitalismo neoliberal y la derecha reaccionaria defensora del modelo imperante.
No bajaremos la guardia. Nunca hemos perdido la esperanza. Sabemos que los procesos políticos y sociales son complejos, pero persistieron firmes en la lucha. Con el gran poeta uruguayo Mario Benedetti les digo:
“Por más que el presente sea de turbación e incertidumbre, y aunque hayamos perdido tantos sueños, espero que no cometamos la imperdonable tontería de perder también nuestra esperanza”
¡MUCHAS GRACIAS! ¡MUY BUENOS DÍAS!
                                                               Trujillo, 16 de Julio del 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario