lunes, 20 de julio de 2015

URGE RENOVACIÓN GENERACIONAL DE LA IZQUIERDA

El historiador Nelson Manrique culpó de la división a los dirigentes que se pelean por candidaturas.
Nelson Manrique Sin pelos en la lengua, el historiador Nelson Manrique dice que los dirigentes actuales de las organizaciones políticas de izquierda con y sin inscripción, deben darles la oportunidad a los nuevos valores y dejar de pelearse por candidaturas que a todas luces van al fracaso.
Dice que un sector de la derecha está unido en torno a la liberación de Alberto Fujimori y asegura que si Keiko gana gobernará el exdictador.
“No se puede hacer política sin representantes”, afirma y confía en que se logrará un candidato de consenso que pueda hacerle frente a Pedro Pablo Kuczynski, Alan García y Keiko Fujimori.
ENTREVISTA:
— ¿Cuál es el problema fundamental por el que la izquierda no puede unirse?
—El problema son los dirigentes. Yo no veo diferencias programáticas fuertes que dividan los bloques de izquierda. Si tú observas, dentro del movimiento Podemos de España, hay más discrepancias de las que existen entre (el Frente Amplio de Marco Arana), Patria Roja y el Partido Humanista de Yehude Simon, por ejemplo. En Podemos hay más discrepancias internas muy fuertes y están unidos contra un enemigo político común. Aquí: Tierra y Libertad y Patria Roja no tienen mayores diferencias políticas y no pueden unirse. Entonces no es ideología o que haya posiciones irreconciliables. El problema son los líderes que quieren ser a toda costa candidatos presidenciales.
— ¿Cree usted que estos dirigentes buscarán una salida hacia la unidad o se mantendrán en sus trece hasta el final?
—Quisiera creer que sí habrá unidad. Espero que haya un resultado saludable en las elecciones internas y que haya un solo candidato del sector progresista y de izquierda; y que después de las elecciones internas todos los líderes empujen el mismo carro. Cuando pienso en aquellas elecciones se vienen los nombres de Gregorio Santos, Verónika Mendoza, Yehude Simon y otros. Las bases deben decidir un candidato viable. Hay que tener en cuanta que existe un hartazgo de la actitud de no ponerse de acuerdo que se ha prolongado durante 25 años, de promover la unidad, para que al final cada uno jale agua para su molino.
— ¿Cuál es el peligro de que García llegue a Palacio de tercera vez?
—La única razón por la que Alan García quiere ser presidente por tercera vez es porque seguramente aún hay narcotraficantes por liberar. Un gobierno más de él sería una repetición aumentada de lo mismo. Hay que recordar que antes de que sea presidente por segunda vez prometió cero corrupción y lo que hubo fue una corrupción perfeccionada, depurada, refinada. Es que ya había experiencia de la primera vez.
—En Ica hace unos días dijo que apostaría por crecimiento con más seguridad.
—Responde a lo que dicen las encuestas. La inseguridad es un problema mayor para el país. El precursor de hablar de la inseguridad como problema que debía resolverse desde Palacio a partir del 2016 fue Antero Flores Aráoz, con su movimiento Orden, que no lo va a llevar a ninguna parte; pero el tema de seguridad seguirá siendo usado por todos. Urresti hará lo mismo. No creo que García tenga mucho porvenir con ese lema porque el mercado esta sobresaturado con promesas de seguridad.
GOBERNARÁ SU PADRE
— ¿Ve usted alguna diferencia entre Keiko y Alberto Fujimori? ¿Nota que haya hecho algo para desligarse del padre?
—La diferencia es que él es el papa y ella la hija. Esa es toda la diferencia. Si ganara Keiko, va a gobernar Alberto Fujimori. Es seguro que él saldrá de la cárcel, ese es otro punto importante programático de la derecha. Se han pronunciado a favor de indultar a Fujimori, muchos de ellos, obviamente, Keiko, PPK coquetea con esto y Urresti ha dicho que lo liberaría. Hay consenso en la derecha de liberar a Fujimori. Hay unidad en la derecha en ese sentido.
— ¿Cómo ve la candidatura de PPK, que dice ser socialista?
—Son promesas en función de lo que la gente quiere escuchar. PPK es un socialista que cuando salió la Ley Pulpín propuso elevar el alcance de la norma hasta los 30 años de edad, es decir, quería que la Ley perjudicara a una mayor cantidad de jóvenes. Creo que lo que dice o propone PPK tiene dosis de puro oportunismo político.
— ¿En el fondo a qué grupo representa PPK?
—Yo creo que es la representación más fuerte de las grandes corporaciones, lobbies vinculados a la desnacionalización del Perú.
LA ALTERNATIVA
— ¿Cree usted que surgirá una alternativa a estos tres candidatos?
—La única posibilidad sería la de la izquierda. Hay experiencias en que la izquierda unida puede ayudar a ganar a un candidato. Hay una corriente muy fuerte de izquierda en el país; pero dispersa y sin dirección. Eso tiene que cambiar porque la falta de unidad permitirá la victoria de un candidato ajeno a los intereses nacionales y será la continuidad de un modelo que hace agua en el mundo. Necesitamos cambios profundos que han sido ofrecidos y olvidados en el camino.
— ¿Hay gente capaz en la izquierda que puede ir por ese camino?
—Claro que sí. Mire, si Marco Arana y Yehude Simon, quienes cada uno tiene un partido con inscripción, fueran a las elecciones por separado, sacarían cada uno menos del 2% por ciento de los votos, como señalan las encuestas. Nuevamente la izquierda se quedaría marginada sin un solo parlamentario. Con una izquierda avejentada, desconocida para los jóvenes, no hay futuro. El crecimiento de la izquierda pasa por una renovación generacional. No es solo cambiar logos y etiquetas, sino pasa por la promoción de nuevos dirigentes. Especialmente veo con mucho interés los liderazgos femeninos de Marisa Glave; Verónika Mendoza, quien más chance tiene ahora; Sigrid Bazán, quien es una gran promesa. Está Claudia Cisneros también. Son mujeres con carisma, iniciativa, experiencia y son muy buenas comunicadoras.
— ¿Cree usted que los dirigentes piensan como usted?
—Siempre hay que tener un plan B. Pensar en que tal vez no se gane la presidencia; pero cuál es el plan B. Hay que pensar en tener un gran número de representantes de izquierda en el Congreso para que pongan en el debate institucional temas que son cruciales y que no se tocan en este momento. Esta posibilidad pasa por una izquierda unida y con capacidad de arrastre que comunique, que tenga carisma, que sea capaz de unificar. No es necesario comulgar con todo el programa, no hay grandes diferencias. En el camino se va reacomodando el programa de acuerdo a los nuevos retos, a lo que dice la realidad, lo que no funciona. Solo se puede hacer política si tienes representantes, sino sigue jugando a la casita.
NACIONALISMO Y LA ORFANDAD
— ¿Cómo ve al Partido Nacionalista con miras al 2016? ¿Tiene chance? ¿Se quedará con cuatro representantes como pasó con el Apra?
—Una completa orfandad política al menos como está ahora. Si de repente hay una reconversión de Ollanta Humala y de pronto decide hacer las cosas bien en su último año de su gobierno, habría margen para que el nacionalismo no quede en la orfandad o la desaparición.
— ¿Cómo califica el gobierno de Ollanta Humala?
—Lamentable. Esta es otra oportunidad perdida.
PERSONAJE HISTÓRICO
El Papa abre puertas importantes
— ¿Qué sensaciones le deja la visita del Papa?
—Es un personaje histórico y está haciendo grandes cosas en una institución donde los cambios son muy lentos. Está al frente de una institución en la que una persona no puede modificar las estructuras de la noche a la mañana. Creo que abre puertas muy importantes. Ha vuelto a poner en foco en los aportes principales de la Teología de la Liberación. Llama a las cosas por su nombre y es muy importe que diga que lo que estamos viviendo es responsabilidad del capitalismo. El humorista Eduardo preguntaba: ¿Quién se atreve a llamarlo chavista?
PERO PUEDE GANAR
Iberico es otro converso
— ¿Qué opina sobre Luis Iberico, quien posiblemente sea el nuevo presidente del Congreso?
—Es otro converso, cuando Iberico dice que el fujimorismo ha aprendido la lección, habría que decir que él es quien no aprendió la lección. Debiera estar descalificado pero lamentablemente hemos visto que aquí puede pasar (de) todo. Hace poco eligieron al que “roba, pero hace obra”. García con tantos chicharrones puede repetir el plato. Con esos precedentes Iberico puede llegar a ser Presidente del Congreso, representando al fujimorismo.
— ¿Es verdad eso de que la economía debe ser intocable con cualquier presidente?
—No. Tenemos ejemplos de que se puede hacer cosas dentro del sistema, sin la toma de poder por los trabajadores, por ejemplo. Cuando Evo Morales llegó al poder en Bolivia, las corporaciones multinacionales se llevaban el 82% de las utilidades generadas por el petróleo y solo el 18 % iba a las arcas del Estado. Eso cambió con Evo. El 18% quedó para las corporaciones y el resto para el Estado y ninguna empresa se fue de Bolivia porque saben que, pese a eso, las ganancias son millonarias. García decía no podemos hacer lo de Evo porque vamos a ahuyentar a los inversionistas.
— ¿Estamos aprovechando bien el dinero que nos dejan las exportaciones?
—Deberíamos recibir más como en Bolivia, bueno. Digamos que han mejorado algunos servicios sociales como Qali Warma, Pensión 65, Beca 18, pero son cosas no sostenibles en el tiempo. Yo pregunto: ¿Qué pasará cuando no haya plata? ¿Cómo se va a financiar? Mientras tanto en Bolivia, hay una empresa estatal que empieza a producir teléfonos inteligentes, tablets, que se lanzarán al mercado externo. Piensan en conquistar el mercado americano con menores precios. Todos los bolivianos tienen pensión de jubilación y Evo Morales no se ha salido del Fondo Monetario Internacional, de la globalización.
Paco Moreno
Diario UNO
http://diariouno.pe/2015/07/20/urge-renovacion-generacional-de-la-izquierda/

No hay comentarios:

Publicar un comentario