domingo, 28 de febrero de 2016

PERÚ. ELECCIONES 2016: EL REFORMISMO DEL “FRENTE AMPLIO” Y EL PROGRAMA REVOLUCIONARIO DE “PERÚ LIBERTARIO”




Escribe: Duilio de la Motta
Un análisis de los programas de gobierno enarbolados por los candidatos para llegar al sillón presidencial nos permite concluir que: Casi todos quieren continuar con el sistema de Fujimori.
Los candidatos solo difieren en los retoques al neoliberalismo. Los aspirantes a la presidencia ya no se molestan en estudiar la realidad socio económica del país y, sus partidos no tienen ideologías, las perdieron, abdicaron, renegaron.
Ya no hay socialcristianos (PPC), socialdemócratas (APRA), marxistas (PS), marxistas leninistas (PCP), estos dos últimos se han vuelto reformistas. Esa es la causa por la cual no tienen proyectos sociales, de desarrollo económico; no fijan metas hacia donde orientar al país. Masivamente sucumbieron ante la tesis de Francis Fukuyama “El fin de la historia”.
Su capacidad de pensar los ha inducido a buscar el poder del estado para enriquecerse. Es cierto que los  partidos se redujeron a cascarones y no les interesa el pueblo, salvo para que los elijan; todos perdieron su representación, ahora afanosamente pelean por el poder del estado, no para trabajar por el pueblo sino para enriquecerse, como hicieron Toledo y García.
El enriquecerse a través del estado les ha torcido el cerebro, no necesitan ideologías, están obnubilados con el enriquecimiento y cambiar el neoliberalismo de los ingleses David Ricardo, John Stuart Mill y thomas Malthus (1772-1823) “Consenso de Washington” impuesto por Fujimori y elaborado por el BM. FMI, BID y asesores de USA, con la expresión francesa como bandera “Laissez faire, laissez passe” (dejar hacer dejar pasar) los tiene embelesados, permite hacer fortuna.
En nuestro país el que “puede puede” no les interesa la desgracia que vive el pueblo, solo quieren su voto, el “ voto lentejero” “el voto del alienado y el “voto del imbécil”, que sabiendo el daño social que han ocasionado insiste en el “menos malo” o el “mal menor”. Estos candidatos son basura política.
El neoliberalismo como sistema fracasó en el Perú y el mundo
 Keiko, PPK, Acuña,  Guzmán, García, Toledo y los demás aspirantes que los secundan son maquilladores de un sistema que agoniza.
En América Latina solo 3 países lo tienen vigente, en ellos impera la inseguridad, la  pobreza extrema, el crimen organizado, la falta de trabajo, el narcotráfico  y la inequidad. Méjico, Colombia y Perú son la expresión del neoliberalismo en crisis. Los demás estados están empeñados en construir sociedades nuevas, permanentemente boicoteados por el imperialismo.
El pueblo peruano desconoce la realidad de lo que están haciendo sus gobiernos por la desinformación de los medios. Tampoco el pueblo peruano es informado que existen sociedades donde los ciudadanos viven mejor, cuentan con atención de servicios óptimos por parte del estado, la salud con medicinas gratuitas, donde  el descanso médico es pagado por el hospital hasta 3 meses; y,  la educación es de primera.
En esas sociedades la delincuencia organizada no existe, tampoco la inseguridad ciudadana, el trabajo es estable y la desocupación laboral es insignificante, en el Perú el  68% de la PEA está sin trabajo. En esos países las pensiones de jubilación las supervigila el estado y son similares a la de trabajadores activos; a los universitarios se les otorga un estipendio para estudiar.
Esas mejoras sociales las consiguieron eligiendo estadistas, gente honesta preparada en partidos con ideología, con proyectos de nuevas sociedades. No eligieron vendedores de “Sebo de culebra” mercachifles y lobistas como lo hacen en el Perú. En los países que gozan de sociedades del bienestar social, eligieron a gobernantes que se preocuparon por liquidar el poder  oligárquico y enterrar al neoliberalismo por antisocial. Aquí los elegidos son sirvientes de la oligarquía y quieren  enriquecerse rápido, por eso mantienen el neoliberalismo como un medio para lograr sus aspiraciones de riqueza, sabiendo que es un sistema antisocial.
El reformismo del Frente Amplio y el proyecto revolucionario de Perú Libertario
Ambos tienen como objetivo el cambio de constitución, pero el Frente Amplio lo hace solo para efectuar algunas reformas; su plan de gobierno se limita a mantener el neoliberalismo en concordancia con el cambio constitucional que quieren hacer. Algo similar a la constitución de 1979, pero sin salir del liberalismo.
Por su parte, el objetivo de Perú Libertario es una nueva constitución para cambiar el sistema neoliberal por un socialismo que sea “creación heroica del pueblo” como indicaba José Carlos Mariátegui. Cualquier sociólogo con dos dedos de frente sabe que el liberalismo llegó a su ocaso. Hay ocho países en América Latina que luchan por cambiarlo, sus estertores son: La corrupción, la impunidad delincuencial, la inseguridad ciudadana, los ínfimos servicios que presta el estado al ciudadano, el poder judicial como reino de la “aceitada”. No hay trabajo estable el 68% de la PEA está desocupada y se la buscan para sobrevivir de cualquier manera, la actividad laboral ha sido precarizada.
El neoliberalismo en esencia es antisocial, no ayuda, no soluciona, agrede al pueblo y ha llegado al grado que ni Dios puede reformarlo, está en su ocaso. En esas condiciones, el Frente Amplio, al pretender hacer una constitución como la de 1979 sin cambiar el neoliberalismo, solo busca maquillar el sistema y anclarnos en el pasado.
Un punto programático del Frente Amplio es el: 6. Estado descentralizado y planificado el inciso  dice “g) Participación de los gobiernos regionales y locales en la autorización de permisos para la exploración y explotación de proyectos extractivos y en la evaluación y fiscalización del impacto social y ambiental”… ¿Qué significa esto?…  El Frente Amplio ¿continuara con el saqueo de recursos naturales por inversionistas extranjeros?…  Es decir que si cumplen con los trámites de ley, Conga y Tía María podrán ser explotados por las empresas mineras que actualmente se benefician de Yanacocha y Toquepala.
Como se puede apreciar el punto “g” nos señala que el Frente Amplio con autorización de permisos quiere seguir con el saqueo de nuestros recursos naturales. No hay nada escrito en su programa que indique lo contrario. Mientras el programa de gobierno de Perú Libertario tácitamente dice: “Suelo y subsuelo como derecho comunal y administración estatal de los recursos”. Evidentemente, existe un abismo de diferencia entre  el reformismo del Frente Amplio y los planteamientos revolucionario del programa de gobierno de Perú Libertario.
El Frente Amplio sobre educación dice: 12. Educación pública, gratuita de calidad e intercultural. Precisa en el inciso g) Asignación del 6% del PBI en el presupuesto público destinado a educación para mejorar las remuneraciones, materiales educativas e infraestructura”.  El punto “g” fija como meta el  6% del PBI tan igual como los representantes del neoliberalismo, PPK, Acuña, Reggiardo y el actual ministro Jaime Saavedra, que lo sustentan como meta para el Bicentenario; hay una probada  coincidencia con los neoliberales o el puro reformismo.
 El programa de gobierno de Perú Libertario precisa para éste rubro  el 10% del PBI. El presupuesto actual es 3.6% por eso la educación por eso está en el subsuelo, ni siquiera en el piso básico de la educación mundial; con el 6% iríamos a paso de tortuga en el desarrollo del conocimiento y si tomamos en cuenta que los países que lideran la educación mundial están sobre el 14% de su PBI jamás los alcanzaríamos.
¿En qué nivel quedaríamos en América si Cuba asigna el 14.6% del PBI, Bolivia el 12.8%?. Ahora bien, no se trata de poner cifras; en un plan de gobierno, debe explicarse cómo conseguir los recursos para ese objetivo. El Frente Amplio como reformista está a la “buena de dios”. Mientras Perú Libertario lo hará poniendo fin a la elusión y  evasión tributaria de grandes empresas y como dice el punto 5. Se propone la recuperación y administración total de los principales recursos y servicios estratégicos. Lo que implica reafirmación de la soberanía nacional.
 Es necesario poner de manifiesto que Perú Libertario de ser gobierno, además de introducir una educación de primera, contará con todo lo necesario sin costo alguno para el educando. Igualmente, se tendrá que reformar el sistema de educación superior y técnica.  Estas medidas ayudaran a terminar con la corrupción en todos los sectores donde haya infección del neoliberalismo.
En otros artículos nos ocuparemos de ofrecimientos de los reformistas del Frente Amplio que trafican con el nombre de izquierda y que usufructúan ideales del pueblo.
El voto del pueblo debe ser por Perú Libertario.

NO PARA ODEBRECHTLOVERS



Escribo estrictamente acerca de lo que creo sin cortapisa o autocensura económica o partidaria. Tras años de modesta lucha antisistema en los medios, si de algo me precio es de tener ese privilegio: ser dueña de mis reflexiones, aciertos, errores y contradicciones. No me auspicia ninguna procesada transnacional, ni milito en algún partido. Sí tengo posición política y ejerzo ciudadanía desde el activismo. Mi vida laboral ha sido saludablemente inestable desde que me tomé en serio la frase de César Hildebrandt que es mi mantra: “El verdadero periodista debe tener siempre lista su carta de renuncia en el bolsillo”. Es la única forma de sobrevivir en este medio, no como empleado o receptor de cheques o poder, sino como persona.
Justo hace un año, en su revista En sus Trece (08/15), César tuvo la gentileza de publicar una aclaración mía sobre un supuesto vínculo que el entrevistado, Julio Guzmán, parecía sugerir. Expliqué que no lo conocía y menos sintonizaba con él: “Me ha bastado conocer su defensa a los paquetazos viles y serviles de este gobierno para que me quede diáfanamente claro que esta persona es un tecnócrata ilustrado que avala y promueve la misma forma neoliberal de hacer política (…) que privilegia al poder económico antes que al ciudadano”.
 Solo 2 cosas han cambiado desde que escribí eso: 1) conocí a Guzmán sin mayor trascendencia, y 2) en este momento es el único que parece poder pelear la presidencia al perverso ejército fujimorista. Poco después de ese texto, una querida amiga y noble persona –para mi sorpresa ella sí orgullosa guzmanlover– insistió en reunirnos para formarme opinión propia. Indagué con periodistas y amigos diversos, todos coincidían en señalarlo como honesto. Accedí y fui con mi novio –graduado en derecho y filosofía– y lo llenamos de preguntas sobre el modelo económico al punto de una notoria transpiración axilar. Sí, carismático, sí, buenagente, pero igual de neoliberal que el resto. Sentí que había oído suficiente y corté amablemente la cita.
Después y antes de eso había escrito y he seguido escribiendo en contra de casi todo lo que defiende Guzmán como modelo. Cuando defendí su derecho a participar en las elecciones no ha sido porque yo sintonice con la derecha (en su caso educada) que representa, sino por 3 consideraciones: 1) creo en la primacía del derecho constitucional –más si el establishment corrupto pretende usar la ley de menor jerarquía para posicionarse y coaccionarnos–, 2) fuentes diversas insisten en que está “limpio” y esa sí es tremenda novedad en nuestra política (que el aprismo le haya inventado vínculo con palacio a falta de trapos sucios es sintomático), 3) como en 2011 o 2006, muchos enfrentamos el dilema de pelear desde nuestras trincheras más contra lo que creemos será nefasto para el país (alanismo y fujimorismo) que por una verdadera opción de decencia y transformación del modelo (léase: la honesta Vero o el tardío Barnechea, que por ahora no llegan).
Guzmán dijo que no implementaría la Consulta Previa, luego se rectificó pero no lo creo.
Soy recia defensora de los Pueblos Indígenas, sobre sus derechos he escrito muchas veces y es incluso mi tema actual de tesis. Guzmán ha defendido los paquetazos económicos antiambientales (minuto 6:10 a 7:10 https://goo.gl/1GKUid ), yo los he criticado una y otra vez (http://larepublica.pe/columnistas/de-centro-radical/cuarto-paquetazo-antiindigena-12-04-2015 o http://larepublica.pe/columnistas/de-centro-radical/del-baguazo-al-paquetazo-sintomas-de-un-desarrollo-fallido-29-06-2014 ) por beneficiar a la gran empresa robándole al país al menos 30 millones que no le cobró en multas a casi medio centenar de empresas extractivas.
Guzmán defiende el abusivo TPP (transpacífico), yo lo repudio (http://larepublica.pe/impresa/opinion/709688-tpp-un-proyectil-contra-el-pueblo).
Guzmán ha trabajado para una transnacional beneficiaria de la anulación de la Norma XVI, que deja que los ricos nos roben (http://larepublica.pe/impresa/opinion/16395-norma-xvi-asi-nos-roban-los-ricos).
La gente de Guzmán habla de quitarles derechos laborales a los jóvenes, yo me he asfixiado de lacrimógenas en las 5 marchas contra la ley Pulpín (http://larepublica.pe/impresa/opinion/727387-ley-pulpin-de-la-protesta-la-propuesta) y más.
Pero el derecho de participación de Guzmán lo he defendido pese a todo esto por lo dicho arriba y algo más: si bien Guzmán es tan de derecha como Keiko o Alan y defiende el mismo modelo económico, el que no tenga un partido consolidado y cuajado en redes de corrupción como los otros es una ventaja para su fiscalización ciudadana. A eso hemos llegado. Por lo demás, como tantos, mantengo esperanza en que los nuevos valores –no solo en honestidad sino en combate de la secta neoliberal que promueve el capital a toda costa, incluyendo la muerte de lo humano– agarren fuerza en lo que queda de campaña.

sábado, 27 de febrero de 2016

¡IDEAS PARA TACHA A JULIO GUZMÁN!




Por Guillermo Olivera Díaz; godgod_1@hotmail.com
 Se trata de un candidato ilegítimo, ilegal y no estatutario, surgido de órganos partidarios no inscritos aún en el Registro de Organizaciones Políticas (ROP), y violatorios de mandatos constitucionales expresos que prescriben cómo deben ser y funcionar los partidos políticos. Veamos, por qué razones estrictamente jurídicas.
 1.- El partido “Todos por el Perú” que lo postula viola el Artículo 35° de la Constitución Política que manda a los partidos un "funcionamiento democrático”, según lo que prescribe la ley de la materia y no como quiere una cúpula partidaria que funcione a su antojo, fuera de términos y en forma ajena a lo legalmente preceptuado.
 2.- Esta postulación también transgrede el Artículo 31° de la misma Carta Política que reconoce el "derecho a ser elegido", de acuerdo a "condiciones y procedimientos" que la ley norma y no los extraños modos de los arbitrarios dueños del partido.
 3.- Viola el Artículo 19° y siguientes de Ley de Partidos Políticos, N° 28094, que regula la obligatoria democracia interna para postular a candidatos y cuyas reglas se prohíben modificar una vez que el proceso electoral ha sido convocado.
 4.- Igualmente es violatoria del Artículo 4° de la citada Ley de Partidos que obliga a la Inscripción en el ROP con sus nombres y apellidos de todos los dirigentes partidarios (Comité Ejecutivo Nacional, Tribunal Electoral Central), hecho que hasta la fecha no se ha cumplido por el partido de marras, ni se puede cumplir válidamente.
 5.- Pese a que la convocatoria a elecciones presidenciales fue el 14 de noviembre del 2015, a partir de cuya fecha están prohibidos los cambios partidarios, del estatuto y órganos, recién el 18 de diciembre del 2015 se pidió al ROP introducir cambios acordados, de manera ilegal, en una asamblea general de militantes del 10-10-2015, pedido que ha sido declarado Improcedente y que el JNE ha confirmado esta decisión del ROP, lo cual constituye cosa juzgada electoral que ningún JEE puede contradecir ni desobedecer, sino acatar.
 6.- Que la supuesta asamblea general extraordinaria del 20-1-2016, de “Todos por el Perú”, que recién se comunicó tardíamente al JNE el 5-2-2016, es ilegal, porque no cumple las reglas de convalidación que prevé el invocado Artículo 230° del Código Civil, al no haberse precisado cuáles fueron las causales de anulabilidad que se pretende corregir confirmando el acto anulable.
Además, la llamada asamblea general no puede convalidar o confirmar actos de otros órganos partidarios, sin que conste en acta cuáles fueron las anomalías en que incurrieron tales órganos. No existe convalidación de actos anteriores, de terceros y a fardo cerrado, sin expresar con pelos y señales la anulabilidad de que adolecen.
 7.- La Constitución Política exige a los partidos el funcionamiento democrático (elecciones internas y órganos legítimos) previsto en leyes especiales, como son las de Partidos Políticos, de Elecciones y del Jurado Nacional de Elecciones, que siendo especiales, prevalecen sobre normas generales del Código Civil. En tal sentido no existen convalidaciones de actos prohibidos, por ser insubsanables, por expresas reglas de preclusión electoral.
 8.- El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y el Tribunal Electoral de 3 miembros, designados por dicho CEN, del partido “Todos por el Perú”, aún no se encuentran inscritos, hasta hoy, en el Registro de Organizaciones Políticas, por lo cual carecen de legitimidad para realizar elecciones internas. Sus actos realizados son espurios, pues carecen de publicidad registral y no son conocidos por el público en general, que lo debe conocer para ejercitar derechos, como el de tacha, por ejemplo.
 9.- Que estando el ROP cerrado, según lo dispone el Artículo 4° de la Ley de Partidos Políticos, desde el cierre de inscripciones de candidatos, que fue el 10 de enero 2016, hasta un mes después de culminado el presente proceso electoral, ya no es posible introducir en él ninguna modificación estatutaria del partido en cuestión, por lo que la candidatura de Julio Guzmán deviene ilegítima, queda en el aire, pues los órganos que la han gestado carecen de legitimidad al no estar registrados en el ROP, ni pueden estarlo, ya que así lo ha determinado el JNE en última instancia, tópico vinculante para cualquier Jurado Electoral Especial del país.
 10.- El JEE Lima Centro 1, que admite la Inscripción de la lista presidencial de Julio Guzmán, aceptando la supuesta convalidación de 20-1-2016, que el JNE la ha rechazado, carece de facultades constitucionales y legales para contradecir y desobedecer lo resuelto, en última instancia de justicia electoral, por el JNE, en el sentido que es IMPROCEDENTE el cambio de estatutos y órganos solicitado por el partido “Todos por el Perú”, el tardío 18-12-2015. Recuérdese que estos cambios no son posibles después de convocado el proceso electoral el 14-11-2015. 
11.- Por estas razones, entre otras, la candidatura de Julio Guzmán Cáceres es ilegítima, ilegal, no estatutaria y violatoria a su vez de claros preceptos constitucionales desarrollados en las citadas leyes especiales. La Constitución quiere que los candidatos sean productos legítimos, con las “condiciones y procedimientos” de ley. Los partidos y su funcionamiento se rigen por ley.

miércoles, 17 de febrero de 2016

TPP: PERMISO PARA MATAR




TPP: PERMISO PARA MATAR
Escribe: Eduardo Gonzáles Viaña
Hace algunos años, coincidí en una farmacia de Lima con un señor que estaba comprando Lipitor, uno de los más conocidos medicamentos para la reducción del colesterol.
-Déme tres pastillas, por favor, pidió. Como es sabido, en el Perú es posible adquirir las pastillas por unidades en vez de comprar todo el frasco. Sin embargo, este tipo de fármacos son generalmente prescritos para su uso permanente.
Mientras la dependiente lo atendía, el comprador advirtió mi asombro y me explicó:
-Estoy comprando tres pastillas, pero las cortaré en cuatro pedazos cada una. Eso quiere decir que tendré Lipitor para 12 días.
Mi interlocutor no había pensado que ese procedimiento le restaba eficacia al fármaco. En realidad, no había tenido tiempo para pensar. Su pobreza lo había hecho creer que de esa manera cumplía con las recomendaciones del médico. La compra de un frasco entero de Lipitor significaba demasiado para su presupuesto mensual. Costaba algo más de cien soles.
Al año siguiente, llegué al Perú y me encontré con una buena noticia. El medicamento antes referido había sido incluido dentro del programa de medicinas genéricas que tiene el país, y a partir de ese momento se podía comprar la receta de un mes por menos de cinco soles.
Algo parecido me ocurrió con los medicamentos destinados a tratar la hipertensión. En la actualidad, se puede comprar una caja de cien tabletas de Amlodipino por solo 10 soles.
Como bien se sabe, un paciente que tiene alto el colesterol y alta la presión está en un serio peligro. Si no controla ambos problemas de salud, puede sufrir en cualquier momento un ataque cardíaco, una apoplejía, un derrame cerebral, una insuficiencia renal o algún otro trastorno de consecuencia mortal.
Podemos decir por eso que la población de escasos recursos económicos del Perú, o sea la gran mayoría, puede salvarse de ese peligro gracias a las Medicinas Genéricas.
No obstante eso, la mala noticia que el TPP, el Acuerdo Transpacífico por el que siente tanto interés en el actual gobierno peruano, puede hacer que peligre el programa de medicinas económicas y poner en las manos -o en las garras- de las grandes empresas farmacéuticas el precio de todas las que se produzcan en el futuro.
Tanto algunos documentos filtrados por Wikileaks como las preocupaciones expresadas por la Red Peruana de Globalización con Equidad nos muestran que esa amenaza es prácticamente una realidad. Leamos:
“Concretamente, el texto filtrado por WikiLeaks sugiere que las compañías farmacéuticas podrían prolongar y ampliar fácilmente sus patentes ya existentes, lo que les permitiría patentar diferentes aspectos de sus productos, como nuevos usos de un mismo ingrediente activo.
Tales prácticas autorizarían a extender el período de monopolio más allá del plazo previsto de 20 años, mantener los precios elevados e impedir que otros países produzcan y comercialicen los fármacos en la región del Asia-Pacífico, explica RedGE., la red peruana de globalización con equidad.”
En nuestro país, la Ley de Productos Farmacéuticos, Dispositivos Médicos y Productos Sanitarios, reconoce en sus artículos 3° y 27° el derecho fundamental de las personas a la salud y el acceso a los productos farmacéuticos y dispositivos médicos como parte del cuidado de la salud y establece que “es deber del Estado asegurar la accesibilidad equitativa a los productos farmacéuticos y dispositivos médicos esenciales, como bienes públicos de salud, en relación con las necesidades de las poblaciones y de las personas…”. “Asimismo, señala que el Estado dicta y adopta medidas para garantizar el acceso de la población a los medicamentos y dispositivos médicos esenciales…”
En consecuencia de todo esto, la ley existe, pero se convertirá en letra muerta como puede ocurrir con millares de peruanos si, excedido por su entusiasmo, el actual gobierno peruano deja de leer las cláusulas del TPP, escritas en letra chiquita, y ofrece a las grandes empresas permiso para matar.