martes, 8 de marzo de 2016

ALARMA TRUMP


DONALD TRUMP


Apreciado Johnson,
Leí ayer, como cada domingo, tu blog: http://mundojuridico1.blogspot.com/
El cavernícola del s. XXI, Donald Trump(oso), va a ser, ineluctablemente, presidente del yanquimperio. Esto parece ya más un hecho que una especulación de pitonisa.
Tal vez sea mejor que esto suceda de una buena vez para que así el país del tío Sam se desnude ante los ojos del mundo entero y muestre a los hombres de cada rincón del orbe su verdadero rostro: el rostro genocida del mal. Además, en buena cuenta, los EE.UU. hace largo tiempo que hacen todo lo que Trump(oso) ofrece hacer, vociferante, de llegar a ocupar el sillón del salón oval en The White House. Sólo que hoy lo hacen procurando hacer menos ruido, más silenciosamente o, en el peor de los casos, a medias voces, agazapados bajo el manto de la impunidad que la oscuridad de la noche de la historia [basada en un orden estupidizado que ha sido construido cuidadosamente a punta de machacazos cerebrales que los medios de comunicación inyectan con grandes dosis de imbecilización social y con un sistema educativo que adormece las consciencias antes que abrirlas y liberarlas, todo lo que va directo a las estructuras cerebrales de las personalidades de miles de millones de hombres que se sientan sobre sus cabezas y prefieren taparse los ojos ante la tragedia que asola el mundo] le provee, y tras siete puertas blindadas que los protegen de todos.
Que Donald Trump(oso) gane las elecciones yanquis para que, como país, EE.UU. sincere el proceder de su existencia.. Que cuando sea presidente le declare la guerra a la Corea del Norte del imbécil de Kim Jong-un. Que ordene disparar 10 misiles nucleares a ese paisito asiático al que le llegó con letras invertidas la campaña de las cien flores de Mao Zedong, y que demuestre que todos los demás países del mundo debemos temblar ante su gran poder destructor, para arrodillarnos luego ante él. Que ordene luego que los detenidos que puedan haber [en el caso que no hayan logrado ejecutar extrajudicialmente a todos los soldados que responden a un demente como Kim] sean procesados con tratamiento de guerra al estilo Vietnam. Que después de ganada esta guerra de tres días, envalentonado y fortalecido sobre sí mismo con semejante esforzado triunfo, le meta una patada en el culo a Obama, lo acuse de traición a la patria por su política internacional con Cuba, refuerce con drasticidad la Ley Helms-Burton, reorganice y extienda la prisión de Guantánamo para enjaular y torturar allí, con la técnica del waterboarding, a cubanos y al mismo Obama -ese maldito negro maloliente que se atrevió a salir de Harlem para ser presidente del "mejor país del mundo"- y a sus compinches; y que me meta también a mí por escribir estas blasfemias en su contra.
Que una vez convierta a Cuba en su isla de veraneo de pleniaño, se disponga a hacer movidas de ajedrez en el tablero sudamericano, colocando a quien mejor responda a sus intereses [si son pro-sionistas, mejor; y tal vez así Julio Guzmán encuentre la bendición de Trump(oso) y llegue a convertirse en su niño consentido cuya faz le recuerde el aspecto y la ternura de Eddie Munster], recogiendo aliaditos, pequeños para él aunque grandes en sus republiquetas bananeras, como Dionisito Romero aquí en Perú y Marcelo Odebrecht y Otavio Marques de Azevedo en Brasil, esos esforzados pero malentendidos empresarios que saben lo difícil y sacrificado que puede resultar hacer empresa en un mundo como el de hoy, gobernado por comunistas asolapados, enemigos del desarrollo, retrógrados por vocación e idiotas por naturaleza que se fijan en pequeñeces [sobre todo en esos pequeños obsequios de gratitud que sañosamente y con mala leche llamam "coyma"] y se resisten a ver que los países del tercer mundo casi han dejado de serlo merced al gran desarrollo industrial que ellos, los nobles empresarios, contra todo esfuerzo marxista, han logrado erigir, razón más que suficiente para hacer gala del viejo dicho que reza "el fin justifica los medios", summum de la moral realista. Nunca nadie como ellos, los dinámicos y corajudos empresarios sudamericanos, pudo aprehender y comprender mejor la falsa pero certera "lectura" del viejo Niccolo Machiavelli para expandir el capitalismo que, como el rey Midas, todo lo aurifica, esto es, todo lo moderniza, una vez lo toca.
Que ordene una invasión a la isla, pero no a través de Bahía de Cochinos, sino por vía aérea y rodeando los 32 flancos que la componen perimétricamente. Que prepare luego, inmediatamente después, un grupo de asalto a lo Rambo para cazar a Raúl y ejecutarlo en el acto, sin olvidar que es preciso aún en estos tiempos detener el cadáver viviente de Fidel para procesarlo en un justo y democrático tribunal americano por "crímenes de lesa humanidad". Que ese grupo sea integrado por los marines que creen que más allá al sur de la frontera de su "gran país", sólo hay una tierra uniforme que se llama México y se extiende hasta los confines del planeta donde se encuentran los hermanos omnívoros de Leviathan, todos ellos enemigos de la seguridad nacional de los EE.UU., la tierra de las oportunidades [razón de más para aniquilarlos, sea cual fuere su forma y dimensión], así como cuando Harrison Ford, en Indiana Jones IV, encuentra mariachis en Lima y pregunta por la ubicación de Pancho Villa en Los Andes.
Que deje Europa para los europeos [menos el Vaticano al cual convertirá en museo personal que recuerde que hubo una época de esplendor de la necedad católica] en consideración a sus antepasados americanos que de allí provienen, venda en subasta pública el África a los laboratorios que pueden incubar nuevas enfermedades con los infrahumanos que viven allí, en busca de nuevas vacunas y medicamentos salvadores, extermine de una buena vez a los herejes islámicos, barra a los rasgados del Asia y cuadre a China y a la Rusia de Putin, recordándoles que del polvo comunista vienen y a ese polvo serán reducidos si no se ponen en su sitio.
Que gobierne Trump(oso) y construya no un muro, sino miles en todo el mundo... Que lo haga de una vez. Ya veremos más tarde cómo Goliat será derrotado por segunda vez.
La llegada de Trump(oso), educado en The Trump(oso) University y formado en los callejones humeantes y malolientes de San Francisco, a la Casa Blanca, marcará el inicio de la era de la verdad sin máscaras. Y la verdad es esta: EE.UU. es enemigo de la humanidad.
Si las profecías que hablan del anticristo son ciertas, ellas tratan sobre este animal... político; esta bestia hecha persona: Donald Trump(oso). Sólo que todas ellas se equivocan al ubicarlo en el oriente asiático. Su ubicación verdadera habrá de estar pronto en el oriente norteamericano: en Washington D.C.
Trump(oso), que al igual que su partner Ted Cruz, ese fanático enfermo de la estupidez hecha religión, habla impertérrito y apodíctico como si fuese un profeta, un elegido, invocando a Dios y a Jesucristo su hijo, es el verdadero lobo disfrazado de cordero. Es la bestia tatuada con el signo bíblico, el 6-6-6. Es el anticristo que "abrirá los ojos" al mundo gracias a los desmanes que generará en la tierra. Por eso tiene aceptación, por eso gusta a la gente de su país, por eso lo ovacionan y por ganará las elecciones. Así se verificará, en él, la verdad que encierra Apocalipsis 13:8. Estamos advertidos de la necesidad de enfrentar a esta bestia cuya presencia amenaza. Bestia en doble sentido.
Dixi et salvavi animam meam. ¡Amén, carajo!
Luis Alberto

No hay comentarios:

Publicar un comentario