sábado, 30 de julio de 2011

Policía Comunitaria una alternativa inmediata para mejorar la Seguridad Ciudadana en el Perú.

Crl Hugo Muller Solón creador de la Policía Comunitaria

La Policía Comunitaria, se desarrolló exitosamente en la ciudad de Trujillo/PERU como Proyecto Piloto, durante los años 2003 – 2005 por iniciativa del autor de esta nota, con el visto bueno del General PNP Jaime Aparicio Manrique 
Por: Hugo Muller Solón [1]
mullerabogados@hotmail.com
Situación Actual
Veintitrés (23) años después de la creación de la Policía Nacional, la institución policial no se ha desarrollado ni especializado, la inseguridad ciudadana es uno de los principales problemas nacionales en el Perú, la población tiene recelo, desconfianza y hasta temor del policía, lo único que se ha desarrollado es la criminalidad, el delito y la violencia, sumado a la corrupción policial de manera incontrolable y tolerada desde los altos mandos. Al no haber especialidades policiales, no existen policías profesionales en prevención del delito ni en investigación criminal, el modelo preventivo – proactivo ha sido cambiado por el reactivo – represivo y al no existir un modelo policial  referente de trabajo operativo se utiliza los mismos procedimientos policiales anteriores, sin tener en cuenta que los escenarios y los problemas de  ahora son totalmente distintos, la estrategia preventiva se ha convertido en obsoleta y esto viene ocasionando un incremento acelerado del delito. Se sigue manteniendo de alguna manera la concepción gubernamental de que la intervención policial es la única forma eficaz frente a la criminalidad y el delito, incrementándose las penas, creando mayor cantidad de Escuelas de Formación de Policías y dictándose leyes para facilitar su capacidad operativa represiva, excluyéndose de responsabilidad penal a los policías que en el cumplimiento de su deber y en uso de sus armas en forma reglamentaria, cause daño, lesiones o muerte (Art. 20° del Código penal modificado por el Decreto Legislativo N° 982 del 21JUL2007). Las Municipalidades siguen esta misma orientación y sus mayores aportes a la Seguridad Ciudadana, son invirtiendo en la compra de vehículos para la Policía o “comprando” los descansos de los policías para que existan más policías en las calles. Pero ninguna de esas medidas ha sido efectiva. El problema de inseguridad sigue igual o peor que antes. 
El Perú en el Barómetro de las Américas
El asunto es delicado, el referente del Barómetro de las Américas - Proyecto de Opinión Pública de América Latina, brinda información al respecto y en el resultado de su encuesta correspondiente al año 2010 en relación a la percepción de inseguridad, muestra que el Perú con (53.8%) presenta el nivel más alto de percepción de inseguridad, indicativo que guarda estrecha relación con el factor victimización de la delincuencia, en donde de la misma manera, los resultados comparativos indican que el Perú tiene la tasa más alta de victimización (31.1%). Pero la percepción de inseguridad de los peruanos no es solo subjetiva pues al preguntarse a los encuestados si habían sido víctimas de la delincuencia, la respuesta fue positiva, de tal forma que ha ubicado al Perú también en el primer lugar de víctimas de la delincuencia.
En el tema de la percepción de la corrupción, el nivel más alto de percepción de la corrupción en América del Sur lo tiene el Perú con 79.4%, y  el tercer lugar en  América Latina y Caribe. En el factor victimización de la corrupción el Perú con 27.1%  se ubica en el cuarto lugar como país víctima de la corrupción. La Encuesta del Barómetro de las Américas en el 2008, otorgaba al PERU un 27.1% de personas que declaraba haber sido víctimas de la corrupción, porcentaje elevado al 2010 en 4.9% puntos porcentuales.
Policía Comunitaria. Experiencia en la ciudad de Trujillo [2]
El año 2003 y en base a experiencias internacionales referenciales (España, Chile, Colombia), se oficializa en la ciudad de Trujillo/PERU un Proyecto de administración y gestión policial operativa denominado “Policía Comunitaria”, que fue capaz de generar una positiva transformación del modelo de trabajo del Patrullaje Policial tradicional (reactivo) de los últimos 23 años, sobre todo para restablecer sus lazos de acercamiento y solidaridad con la comunidad; opción que viene siendo utilizada exitosamente por muchos países en el mundo como estrategia de primera línea para mejorar los niveles de Seguridad Ciudadana; siendo la PNP la única organización policial en América del Sur que no avanzaba hasta ese momento en el camino de la Policía Comunitaria (policía vigilante, preventiva, proactiva, disuasiva, reactiva, represiva). La Policía Comunitaria no es una policía paralela, es un nuevo modelo de Servicio de Patrullaje proactivo que además propicia generar Cultura de Seguridad Ciudadana, para que cada ciudadano sea consciente del rol que le corresponde en la sociedad para mejorar los niveles de seguridad y convivencia pacífica. La Policía Comunitaria trabaja en la comunidad, con la comunidad y por la comunidad.
En este contexto y a nivel mundial, las experiencias de Policía Comunitaria que vienen siendo llevadas a la práctica, dan importancia relevante a la participación de la comunidad en alianza estratégica con los Gobiernos Locales, con las autoridades en general y con las fuerzas vivas de la comunidad. Esta tendencia bastamente difundida en Norteamérica y en Europa, busca adaptar el accionar policial a las demandas ciudadanas que son consistentes con sus requerimientos y necesidades frente a la inseguridad, los riesgos y la violencia, y para ello establece relaciones horizontales con los ciudadanos; se ubica en parejas en cuadrantes o sectores determinados, focaliza su actuación en la identificación, análisis y solución de problemas locales; rinde cuentas a la comunidad de la actuación policial y promueve acciones preventivas coordinadas con otros responsables públicos de la Seguridad Ciudadana.
La Policía Comunitaria, se desarrolló exitosamente en la ciudad de Trujillo/PERU como Proyecto Piloto, durante los años 2003 – 2005 por iniciativa del autor de esta nota, con el visto bueno del General PNP Jaime Aparicio Manrique Director de la Tercera Dirección Territorial Policial de Trujillo y con autorización oficial del entonces Director General de la PNP General de Policía Gustavo Carrión Zavala), elaborándose un Plan de organización, selección, capacitación y ejecución del modelo de Policía Comunitaria. En dicha experiencia, la Policía Comunitaria de Trujillo integrada por 65 Policías voluntarios y debidamente seleccionados (hombres y mujeres), estuvo a cargo del patrullaje y vigilancia de la ciudad de Trujillo dividida en 55 Cuadrantes y descentralizó la toma de decisiones de los mandos policiales (Comisarios), tomando en cuenta la opinión de los vecinos para la determinación de sus estrategias (Plan de Barrio) y enfrentando de manera proactiva los problemas de inseguridad, desarrollando una serie de Programas de Prevención Situacional frente al delito y propiciando el desarrollo de actividades de prevención social. En su momento, no le ocasionó ningún gasto adicional al Estado, su implementación, equipamiento, adquisición de vehículos (motocicletas), sistemas de comunicación, etc., fue financiado totalmente mediante donaciones de las autoridades locales y del sector privado (Alianzas Estratégicas). Este servicio policial fue una experiencia diferente. El comando fue horizontal, no hubieron jefes solo coordinadores, no hubieron oficiales, los coordinadores eran suboficiales, no hubo diferencias por razones de grado cada quien cumplía una determinada función, el liderazgo estuvo a cargo de dos extraordinarias mujeres policías. Todos ellos fueron los pioneros de la Policía Comunitaria.
Se trató de tener una Policía Comunitaria que se involucrara en la vida cotidiana de los barrios de la ciudad, y que desde adentro de esa vida comunal pudiera resguardar la seguridad ciudadana, como lo hizo en cada uno de los 55 Territorios Vecinales de la ciudad de Trujillo que llegaron a tener sus respectivos Policías Comunitarios totalmente identificados con su comunidad. Lamentablemente este importante Proyecto fue desactivado en Abril del 2005, para priorizar nuevamente el trabajo reactivo – represivo como herramienta de gestión contra la delincuencia en la ciudad de Trujillo, con los desastrosos y desalentadores resultados a lo cual condujo esa equivocada decisión y que ahora lamentamos. Trujillo hoy en día, es una de las ciudades más peligrosas del norte del país.
La organización policial del servicio de Policía Comunitaria en la ciudad de Trujillo, incorporó  elementos innovadores para cambiar el tradicional servicio de patrullaje preventivo - reactivo y pasar hacia una nueva doctrina de trabajo, con misiones nuevas y modos preferentes de atención al público los que se articularon alrededor de tres propósitos principales:
(1) Ser un servicio policial que se anticipe y prevenga las dificultades.
(2) Conocer su cuadrante y ser bien conocido por sus habitantes.
(3) Responder a los requerimientos de la población por un diálogo constante y una atenta escucha de los  ciudadanos, planteando solución a sus problemas de inseguridad.
Los Comisarios fueron beneficiados con este nuevo servicio policial; la aplicación de la nueva filosofía, doctrina de trabajo y formas de acción les permitieron tener un mejor dominio del área de trabajo policial así como un conocimiento profundo de las características sociales y culturales de la población que vivía en cada barrio, pues los Policías Comunitarios se convirtieron en mediadores, conciliadores, ojos y oídos de sus respectivas gestiones. Estas nuevas definiciones del servicio policial implicaron una reingeniería y una nueva forma de gestión del Proyecto, porque el servicio policial comúnmente centralizado en la Comisaría, se descentralizó en cada Policía dentro de su respectivo Cuadrante; era la Policía llevando el servicio policial al ciudadano y no el ciudadano que se presenta en la Comisaría en demanda de los servicios policiales. Esto suponía además un cambio cultural y organizacional muy importante, que requería generar una serie de mecanismos de adaptabilidad y ajustes previos para la ejecución del Proyecto; aspecto en el cual hubo cierta resistencia de parte de algunos mandos policiales, pero que finalmente fueron superados. 
Paralelamente se desarrollaron monitoreos, evaluaciones, criterios e instrumentos para su administración y gestión integral a nivel local, proyectándose a nivel nacional. Previamente se desarrolló en Trujillo un Congreso Internacional de Policía Comunitaria con participación de siete países extranjeros que brindaron importante información sobre su aplicación en el ámbito internacional. No se pudo continuar con el Proyecto por su desactivación el año 2005. El monitoreo realizado por el Observatorio del Delito y por una encuesta desarrollada con el apoyo de una Universidad local, demostraron que el delito en aumento hasta ese momento, fue decreciendo al primer año de gestión en cantidades significativas sobre todo aquellos relacionados con la violencia en general, hurto en el interior de viviendas, asaltos, lesiones, venta de drogas, accidentes de tránsito, consumo de drogas y otros; lo mismo sucedió con la percepción de seguridad, la cual se fue incrementando. En sus tres años de gestión la Policía Comunitaria de Trujillo, no fue objeto de cuestionamiento alguno, tampoco de quejas o denuncias por corrupción en contra de ninguno de sus integrantes; quedando en evidencia que un nuevo modelo policial de trabajo, si podría ser capaz de revertir la situación de inseguridad existente en el Perú. Ahora el Perú tiene un nuevo Gobierno, el autor de esta nota pide a las personas que reciban este correo, tengan a bien reenviarlo a nuevos contactos, quizás entre ellos existan personas vinculadas a la nueva gobernabilidad que puedan interesarse por esta experiencia positiva que puede volver a repetirse con el apoyo del Poder Ejecutivo y a nivel nacional. Habrá resultados inmediatos, de corto y de mediano plazo. El Proyecto "Plan Nacional de Policía Comunitaria" ya esta elaborado.
__________________________________________
[1] Hugo Muller Solón. Coronel PNP ®. Abogado. Docente Universitario. Defensor del Policía (2005-2006). Creador y director del único Proyecto de Policía Comunitaria desarrollado en el Perú entre los años 2003-2005 en la ciudad de Trujillo. Fundador de la Asociación Profesional de Policías del Perú - APROPOL, Investigador Asociado del Taller de Asuntos Públicos - TAP/PERU.
[2] El Proyecto “Policía Comunitaria” se llevó a la práctica en la ciudad de Trujillo/PERU; fue desactivado por decisión de la Policía Nacional para seguir priorizándose hasta la fecha (Julio 2011) el modelo policial reactivo – represivo.

1 comentario:

  1. Solo se necesitaba crear mas puestos de trabajo, el dinero che se gasta para pagar estos sueldos bastava para especializar toda la policia nacional sin crear mas confucion de orden publico, se ha unido la policia nacional para que? estamos tornando atras.

    ResponderEliminar