jueves, 10 de marzo de 2016

EL SUBVERSIVO GUZMAN


JULIO GUZMÁN


Johnny Montalvo
El ex candidato Julio Guzmán ha rechazado la decisión del Jurado Nacional de Elecciones que lo excluye del proceso electoral por no haberse respetado las normas de democracia interna en el Partido Todos por el Perú. Guzmán (como si él mismo fuese un Tribunal Constitucional) ha considerado “ilegal” e “inconstitucional” el fallo. 
Al no aceptar la decisión del máximo ente electoral, Guzmán pretende alterar el sistema político peruano. Sus anteriores llamados a movilizaciones en contra de las decisiones del JEE o del JNE adversas a su candidatura ya tenían el germen del desacato a cualquier decisión que no permitiera su candidatura presidencial.
Muchos criticaran al JNE por haber prolongado la exclusión de este candidato por casi un mes, pero más indignación debería causar el hecho que Guzmán haya demostrado tener un ego colosal (mayor que el de García) al pretender representar a “varios millones de peruanos” (¿Dónde estuvieron el día que el JNE lo excluyó de la contienda electoral y él no llamó a que se movilizaran? Ningún ciudadano se “indignó” ante esa decisión del JNE) y al amenazar con desconocer el fallo del JNE como si él mismo estuviese por encima de todo el sistema electoral que tanto costó construir (o reconstruir) después de la década de los noventa.
Guzmán ha reconocido muchas veces que se cometieron errores “administrativos” dentro del Partido por el cual postula, pero que eso no debería tener como consecuencia la exclusión de su candidatura ya que debería predominar el respeto a su derecho constitucional de participación política. Guzmán señala que sólo en regímenes autoritarios se excluye a candidatos por cuestiones “menores” o “administrativas”. Es decir, para Guzmán las reglas de juego establecidas en la Ley Orgánica de Elecciones son letra muerta. En este sentido con su rechazo al fallo del JNE, Guzmán se convierte en un subversivo, ya que pretende alterar la estabilidad política del país. Menospreciando el principio de igualdad en el proceso (todos los candidatos se someten a las mismas reglas) Guzmán pretende que se ignore sus “errores” y que sea aceptada su postulación aunque a todos los demás candidatos se les haya exigido cumplir con todas las reglas establecidas por Ley. 
El ex candidato Guzmán está desafiando al Estado de Derecho. Si continuara su negativa a aceptar los fallos del máximo ente electoral estaría poniéndose al margen de la Ley. ¿Estarán digitando desde Palacio ese intento de enturbiar el proceso electoral a fin de que se posterguen las elecciones? ¿A quién beneficia realmente todo ese proceder subversivo de Guzmán?
 Lima, 10 de marzo de 2016.
De: Johnny Montalvo <jvmontalvo21@yahoo.es>
Fecha: 10 de marzo de 2016, 16:53
Asunto:  CARLOS PACCHIONI 1 <carlos.pacchioni@gmail.com>, 

No hay comentarios:

Publicar un comentario