sábado, 3 de marzo de 2012

QUIEREN TAPAR LA CORRUPCIÓN APRISTA

Daniel Abugattás ha encontrado diversas irregularidades en la gestión aprista del Parlamento Nacional.
Daniel Abugattás, presidente del Congreso y uno de los líderes del nacionalismo, señala que detrás de la ofensiva contra el programa de Gestores y la censura promovida contra él por el aprista Javier Velásquez hay toda una campaña que busca su liquidación política pero también impedir que se conozca la gran corrupción dejada por el aprismo en el Parlamento.
-¿Cómo se siente después de varias semanas llenas de ataques en su contra?
-En una profunda reflexión. Muchas veces la política no deja de ser un grupo de individuos que están dedicados al mermeleo, al lobbismo, al chantaje. Yo no me siento así y este tipo de situaciones me cuestionan: ¿hacer una labor parlamentaria limpia y transparente, dirigida a los menos favorecidos provoca estas reacciones? Yo ya tengo casi “piel de chancho” pero aún así molesta cuando tu madre o tu mujer leen mentiras y situaciones que incluso exceden de los límites propiamente políticos. Estoy en este juego, estoy tratando de servir a mi país, y este es el pan frío que me toca comer todos los días.
-Primero empezaron a disparar contra Nancy Obregón y Elsa Malpartida. Usted cerró filas con ellas. Luego empezaron a disparar contra el programa Gestores…
-Pero hay una secuencia que no ha sido vista…
-¿Cuál?
-El programa de los Gestores iba bien hasta que este despacho recibe denuncias de los pobladores de Chilca y Pucusana sobre supuestas irregularidades cometidas por la empresa termoeléctrica Fénix Power. Es ahí donde un periódico mermelero saca la noticia mezclándola con el programa Gestores. Su titular fue: “Gestores azuzan población”. Ahí empezó todo.
-¿Este lío lo comenzó entonces con la defensa de los intereses de una empresa?
-Sí, es un lío por encargo como se suele llamar.
-¿Qué es lo que pasaba exactamente con esta empresa?
-Un problema tremendo. La población se está levantando porque han partido la ciudad en dos. La empresa se ha apropiado de la playa, va a destrozar toda la actividad pesquera en la zona, porque van a meter al mar agua a 120 grados de temperatura. Entonces, nosotros comenzamos a investigar el tema. Llamamos al ministro de energía y Minas, al del Ambiente, a Osinergmin y comenzamos a hacer las consultas del caso dentro de los márgenes que nos compete.
-¿Fueron los gestores los primeros que alertaron este abuso por parte de Fénix Power?
-No, ahí es donde viene la confusión. Los gestores se desarrollan dentro de la oficina de Enlace, que tiene como jefe a Jorge Paredes, que en ese momento era también el jefe de Gestores. Y como la oficina de Enlace tiene que ver la relación con gobiernos regionales y municipalidades distritales, cuando se presenta este problema le dije a Jorge que vaya a la audiencia como jefe de Enlace. Nada tiene que ver Gestores allí porque Chilca no es un distrito pobre, pero aprovecharon para golpearme en el proyecto en el que tengo muchísima ilusión y de esta manera también distraer la atención porque en estos últimos 28 días se paralizaron todas las gestiones que se estaban haciendo contra Fénix Power, que sigue trabajando, invadiendo, y haciendo lo que le da la gana ahí.
-¿Y qué otros acontecimientos acicatearon la campaña en su contra?
-Hubo un segundo momento, mi declaración contra Yanacocha, pero eso no explica todo. Cuando comienzan las denuncias contra Jorge Paredes, me pidieron entrevistas en Canal 5 y Canal 4, para Panorama y Cuarto Poder respectivamente. Se las di pero nunca salieron al aire, las vetaron. Y como en el Perú tenemos absoluta libertad de informar y de desinformar, hay que mirar para otro lado y aquí no pasa nada.
-Que tal poder de esos medios…
-Es lo que le dije ayer en la mañana a Beto Ortiz: si al presidente del Congreso lo tratan así, ¿cómo trataran a la población? Y eso que se trata de medios de comunicación supuestamente serios.
-Entonces tenemos a Fénix Power con sus intereses de un lado, pero luego eso se articula con otros y se monta toda una campaña contra usted.
-Comienza a amarrarse. Aparece Yanacocha, aparecen Canal 5, Canal 4, después todo el paquete, los mermeleros, y comenzaron a darle y darle y a mí me cerraron todas las puertas.
-También aparece el APRA…
-Ellos tuvieron la cobardía, típica del APRA, de presentar la moción de censura el día en que yo salía de viaje, es decir, tuvieron toda una semana para despacharse a su gusto.
-Calcularon bien.
-Salieron en todos los matutinos, en todos los periódicos, en todas las radios, metiendo una andanada de ataques, pero igual, como no pudieron tumbarse al presidente Ollanta, la población ya no les cree a estos desinformadores…
-¿Y cuál cree que es el objetivo principal de esta campaña?, ya que parece que no prosperará la censura promovida por el aprista Velásquez.
-Hay varios objetivos que se están manejando. Más que la censura en sí, el primer objetivo es desacreditar la figura de Daniel Abugattás.
-¿Quemarlo?
-Sí, para el Ejecutivo o para cualquier intento de participación en mesa directiva. En segundo lugar quieren golpear a la megacomisión. Si golpean al presidente del Congreso y debilitan a la mesa directiva, están debilitando lo que puede hacer el Congreso con las investigaciones de la megacomisión.
-¿Qué más buscan?
-El tercer objetivo es ocultar o distraer la atención de las compras sobrevaluadas realizadas durante la gestión del gobierno aprista en el Congreso de la República. La compra de portales web por un millón y medio de soles, más otras cosas, como compras irregulares o licitaciones amañadas, están en proceso de investigación o en camino a la Procuraduría. Hubo contrataciones irregulares de más de 300 personas por parte de Velásquez Quesquén en su gestión como presidente del Congreso.
-Se sabe que el programa Gestores no es una iniciativa exclusiva del nacionalismo en el Congreso, ¿cuál fue su origen?
-Esta iniciativa proviene justamente de Velásquez Quesquén. Él modifica el organigrama del Congreso y crea dentro del área de participación ciudadana la dirección de enlace con los gobiernos regionales y locales, para que esta oficina y sus funcionarios puedan realizar labores de representación, de acercamiento con los pueblos, y eso es lo mismo que significan los Gestores. Además, los Gestores están dentro de la oficina creada por Velásquez. Sin embargo, ahora dice que estamos tomando atribuciones del Ejecutivo. ¿Te acuerdas del programa Ver para Creer durante el periodo aprista?
-Sí, sobre operaciones de cataratas hechas por iniciativa del Congreso, a manera de competencia con las casas del Alba.
-Así es, pero nunca se dijo que era una interferencia con las funciones del poder ejecutivo (del Ministerio de salud).
-Y eso sí que parecía una clara interferencia…
-Nadie dijo nada. Y es que nadie se puede oponer en su sano juicio a que se opere gratuitamente a una persona necesitada. En fin, ellos crearon la estructura para que se realicen las labores de representación por delegación. Pero ahora también dicen que la labor de representación es indelegable y solamente la puede ejercer el congresista. Pero incluso Alva Castro amplió las funciones de la oficina de Enlace, para que hiciera seguimiento a proyectos y de inversión pública.
-El programa Gestores se encuentra suspendido, ¿se va a reanudar?
-Su reanudación va a depender de la decisión que tome en los próximos días el Consejo Directivo del Congreso. Ahí se va a decidir si se reanuda, se cancela o se reestructura.
LOS GESTORES
La iniciativa de Gestores es un programa de apoyo a la gestión de representación parlamentaria en los 300 distritos más pobres del país de acuerdo al mapa de pobreza del Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI). Su objetivo es asistir a los congresistas para que puedan canalizar las demandas de estas poblaciones y en el marco del convenio entre el Congreso y las Universidades se les pueda brindar asesoramiento técnico para sus proyectos productivos.
OTROS CASOS
Javier Velásquez Quesquén que fue quien creó la oficina de Enlace del Congreso donde se asienta el programa de Gestores, ahora lo crítica.
Irregularidades al por mayor
-Volviendo a las irregularidades de la gestión aprista en el Congreso, ¿qué otros casos nos puede mencionar?
-Mencioné la del portal web donde se hizo un contrato medio raro. El contrato era para un portal funcionando y a la hora que lo firman, lo varían y resulta que el contrato requiere una serie de licencias y ampliaciones permanentes. Cuando yo reclamé por qué no funcionaba el Portal si se ha invertido tanta plata, me informaron que aún faltaba invertir 350 mil soles más, porque el contrato vino amarrado con un software de un determinado proveedor. Por eso, este tema ha pasado a la Procuraduría.
-Millón y medio de soles para un portal web es demasiado…
-Y eso no es todo, durante la gestión aprista se compraron cables para uso del canal de televisión del Congreso, los que fueron dejados malograr, pues les sacaron la cobertura especial de protección, dejándolos abandonados al aire libre.
-¿Y cuánto costaron esos cables?
-Cada uno 300 mil soles.
-¿Cuántos cables eran?
-Dos cables.
-Más de medio millón de soles, solo en dos cables…
-Sí. Y otra cosa que hasta ahora no tiene explicación, porque no se motivó la compra ni nada, son mil doscientas licencias software arrumadas en un cajón porque, según me han explicado, simplemente no son necesarias. Están tiradas allí. Además quiero resaltar que en el periodo aprista en el Congreso, las computadoras más baratas que compraron costaron 4,100 soles. Nosotros con un procedimiento transparente de subasta pública a la inversa hemos comprado mejores computadoras que esas a solo 2,017 soles.
-Y cosas como esas debe haber varias.
-Empiezan a salir varias. Evidentemente, hubo pactos de impunidad, de no mirar. Tenemos poco personal en el área de auditoría y por eso hemos pedido apoyo a la Contraloría. Otra de las irregularidades que se encontraron fueron las contrataciones de publicidad. Eso fue lo primero que denunciamos pero la prensa no lo rebotó.
-¿Qué descubrieron con la publicidad?
-Por una publicidad que podía costar 3 mil soles en un diario, el Congreso pagaba 10 veces más porque lo hacía a través de un intermediario. Incluso en El Peruano, costaba siete mil y pagaban 21 mil. En El Comercio, costaba 15 mil y pagaban 50 mil a través de un intermediario. Ha habido un forado inimaginable, pero lo que me está llamando la atención es la tolerancia que estoy viendo en algunos medios, con la corrupción. Es como si ya estuvieran acostumbrados o posiblemente “acompinchados”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario