sábado, 18 de agosto de 2012

¿Cuál es el concepto de “obligación legal” en Londres?

Por Ida Garberi

"Yo defiendo la libertad de expresión, lo que no defiendo es a los negocios piratas, corruptos, dedicados a la comunicación”.
Rafael Correa
Una vez más el mundo está enfrentando la doble moral de un gobierno imperialista, el británico, que utiliza hipócritamente la ley como más le conviene.
En el caso de Julián Assange parece que los ingleses estén muy preocupados, en realidad, por la salud del imputado y de sus amantes, en efecto tiene que ser juzgado en Suecia por no haber utilizado el preservativo.
Y entonces, aquí la "obligación legal" del gobierno inglés, que no puede virar la espalda a las dos doncellas suecas y está dispuesto a atacar militarmente la embajada ecuatoriana para sacar al “monstruo" Julián Assange y mandarlo para Estocolmo.
Y sobre el hecho de las implicaciones desastrosas que llevaría la violación de un territorio diplomático a nivel mundial, a los ingleses no les importa: la obligación legal ante todo, hace falta investigar al posible contagiador de enfermedades sexuales.
Personalmente, lo que me hace enfadar y mucho, es que el concepto de obligación legal es muy relativo en Inglaterra, en efecto, ellos son muy sensibles sobre la posibilidad remota de difundir el SIDA pero son absolutamente sordos a la reclamación de justicia de 30000 víctimas de la dictadura militar chilena.
Sí, queridos lectores, porque todos nos acordamos cuando en el 2000, todos los que quieren respetar los derechos humanos y la justicia, soñamos con el hecho que el genocida Pinochet fuera procesado en España, después de ser extraditado desde Inglaterra.
Pero aquí no hubo obligación legal, pobrecito, el dictador estuvo enfermo: así, estos mismos ingleses hipócritas y cínicos que quieren ver a Assange absolutamente tras las rejas, permitieron que uno de los asesinos más crueles de América Latina muriera en su cama, tranquilamente y riéndose de las víctimas y sus familiares, que todavía hoy no tienen justicia.
Sólo revelo un nombre por todo, Víctor Jara: ¡preguntad a la familia como se siente, mientras el asesino del cantautor todavía ocupa un cargo gubernamental!!!!!
Analizamos un momento de qué depende la obligación legal en Londres recordando quien es una de las doncellas que acusan a Assange: Anna Ardin, de origen cubano, naturalizada sueca, que colaboró con la contrarrevolución más dura, financiada por Carlos Alberto Montaner, connotado terrorista anticubano y agente de la CIA.
Y no solo eso, también es militante del partido de las juventudes democristianas de Suecia, el mismo de Jens Aron Modig, el gentil caballero vinculado el mes pasado al accidente automovilístico en Cuba, dónde perdió la vida el disidente cubano Oswaldo Payà. Jens admitió en vivo, en la televisión cubana, que vino para financiar la disidencia en el país. Y según el disidente Manuel Cuesta Muroa, la misma Anna vino para financiar la disidencia a Cuba hace un tiempo atrás.
Qué extraño círculo... no entiendo sinceramente por qué Suecia, país que “oficialmente” es conocido por su neutralidad ante conflictos políticos y militares, hoy en día dedica muchas fuerzas para apoyar la hegemonía mundial del imperialismo, ensuciándose las manos en causas ridículas.
Para concluir, quiero recordar que Londres no conoce tampoco el significado del término “asilo político”, o mejor dicho, también éste depende mucho de las circunstancias: mientras lucha por la obligación legal para desterrar Assange, al mismo tiempo declara inmediatamente refugiado político a un destacado periodista deportivo de la televisión cubana y director de la sección deportiva de un periódico estatal, que se quedó en Inglaterra, después de las Olimpiadas. Yo creo que la única categoría que merece es la de oportunista y amoral.
Yo espero que en el caso de Assange la unidad de la Comunidad Internacional pueda hacer razonar a Inglaterra y no condene al australiano a vivir en la embajada ecuatoriana para toda la vida. Yo espero que sobre todo América Latina pueda demostrar que está cambiando y que no deje solo a este presidente valiente que se llama Rafael Correa. Espero por una vez que se pueda desmentir a Eduardo Galeano, cuándo afirma "la llamada comunidad internacional ¿existe? ¿Es algo más que un club de mercaderes, banqueros y guerreros? ¿Es algo más que el nombre artístico que los Estados Unidos se ponen cuando hacen teatro?"
*Ida Garberi periodista italiana residente en Cuba, editora en italiano de Prensa Latina y Cubadebate. Destacada colaboradora del Proyecto HERMES
Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente

"A LA BASURA DOS SIGLOS DE CONQUISTAS OBRERAS"

EDUARDO GALEANO: Conciencia de América

“Este es un mundo violento y mentiroso, pero no podemos perder la esperanza por cambiarlo”, sostiene.
Para el célebre escritor uruguayo, los países de América Latina observan lo que ocurre en el mundo desarrollado como una obra de teatro que ya conoce: acabar con las conquistas sociales de los trabajadores.
Paula Vilella  BBC-Mundo
El escritor uruguayo, historiador literario de su continente a través de obras como “Las venas abiertas de América Latina” y la trilogía “Memorias del Fuego”, habló con BBC Mundo sobre los últimos acontecimientos de América Latina y la crisis económica mundial.
Desde su mesa de siempre en el céntrico Café Brasilero, dejando tras el ventanal el frío del invierno austral, insiste en que “la grandeza humana está en las cosas chiquitas, que se hacen cotidianamente, día a día, las que hacen los anónimos sin saber que las hacen”.
Por eso, alterna las respuestas con episodios de su último libro, “Los hijos de los días”, en el que agrupa 366 historias reales, una para cada día del año, que contienen más verdad que hablar de la prima de riesgo.
La crisis europea se está manejando por los líderes políticos desde un discurso de sacrificio de la población.
Es igual al discurso de los oficiales cuando mandan a los reclutas a morir, con menos olor a pólvora, pero no menos violento. Esto es un plan sistemático a nivel mundial para arrojar al tacho de la basura dos siglos de conquistas obreras, para que la humanidad retroceda en nombre de la recuperación nacional.
Este es un mundo organizado y especializado en el exterminio del prójimo. Y luego vienen a condenar la violencia del pobre, la de los muertos de hambre; la otra se aplaude, merece condecoraciones.
¿Se está presentando la ‘austeridad’ como única salida?
¿De quiénes? Si los banqueros que produjeron este desastre fueron y siguen siendo los principales asaltantes de bancos y son recompensados con millones de euros que les pagan como indemnización…
Es un mundo muy mentiroso y muy violento. Lo de la austeridad es un viejo discurso en América Latina. Asistimos a una obra de teatro que fue estrenada acá y que ya conocemos.
Sabemos todo: las fórmulas, las recetas mágicas, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial…
¿Considera que el empobrecimiento de la población es más violento?
Si la lucha contra el terrorismo fuera verdadera y no una coartada para otros fines, tendríamos que empapelar el mundo con carteles que dijeran ‘se buscan a los secuestradores de países, a los exterminadores de salarios, a los asesinos de empleo, a los traficantes del miedo’, que son los más peligrosos porque te condenan a la parálisis.
Este es un mundo que te domestica para que desconfíes del prójimo, para que sea una amenaza y nunca una promesa.
Es alguien que te va a hacer daño y para eso hay que defenderse. Así se justifica la industria militar, nombre poético de la industria criminal. Eso es un ejemplo clarísimo de violencia.
Pasando a la política latinoamericana, México continúa en las calles protestando por los resultados oficiales de las elecciones...
La diferencia de votos no fue tan grande y quizás sea difícil de demostrar que hubo fraude.
Sin embargo, hay otro fraude más profundo, más fino y que es el más dañino a la democracia: el que cometen los políticos que desde el llano prometen todo lo contrario de lo que después hacen desde el poder.
Así están actuando contra la fe en la democracia de nuevas generaciones.
Respecto a la destitución de Fernando Lugo en Paraguay, ¿se puede hablar de golpe de Estado si se ha basado en las leyes del país?
Por supuesto que el de Paraguay es lisa y llanamente un golpe de Estado. Han golpeado el gobierno del ‘cura progre’ no por lo que hubiera hecho, sino por lo que podía hacer.
No había hecho gran cosa, pero como se proponía una reforma agraria en un país que tiene el grado de concentración de poder de la tierra más alto de toda América Latina, y en consecuencia la desigualdad más injusta, había tenido algunas actitudes de dignidad nacional contra algunas empresas internacionales todopoderosas como Monsanto y prohibido el ingreso de algunas semillas transgénicas…
Fue un golpe de Estado preventivo, por si acaso, no por lo que eres sino por lo que puedes llegar a hacer.
¿Le sorprende que sigan dándose estas situaciones?
El mundo actual es muy sorprendente. La mayoría de los países europeos que parecía que estaban vacunados de los golpes de Estado son ahora gobiernos gobernados a manos de tecnócratas designados a dedo por Goldman & Sachs y otras grandes empresas financieras que no han sido votadas por nadie.
Hasta el lenguaje lo refleja: los países, que se supone que son soberanos e independientes, tienen que hacer bien sus deberes como si fueran niños con tendencia a la mala conducta y los maestros son los tecnócratas que vienen a tirarte de las orejas.
INDEPENDENCIA POLÍTICA
Eduardo Galeano ha sido calificado como uno de los más destacados autores de la literatura latinoamericana. Sus obras incluyen "Las venas abiertas de América Latina" (1971) y "Memoria del Fuego" (1986), que han sido traducidas a más de veinte idiomas, y cuyos textos combinan el periodismo, la ficción, el análisis político y la historia.
A principios de mes fue galardonado en México con el Premio Amalia Solórzano, que se otorga a figuras que destacan por su actividad en favor de la independencia política o la defensa de los derechos humanos.
El anuncio fue hecho por Cuauhtémoc Cárdenas, líder histórico de la izquierda mexicana. El año pasado el ganardonado fue el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.