martes, 17 de noviembre de 2009

La verdad es camino a la felicidad

Profesor Lucas Cachay Huamán
Se dicen tantas mentiras que las verdades también parecen falsas.
La historia del Perú enseñada en los centros educativos constituye una de las más grandes mentiras. La historia oficial, la radio y TV y los modelos económicos “democráticos” de saqueo y destrucción solo persiguen el objetivo de llenar los bolsillos de gobernantes y extranjeros ricos.
En esta misma dirección, Alan García ha ordenado la disolución de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP). Es su objetivo desaparecer AIDESEP para fácilmente poder exterminar a la población indígena, el más grande estorbo en sus criminales negocios con las transnacionales interesadas hoy en nuestra Amazonía.
Las mentiras siempre han ocultado el genocidio y la apropiación de tierras pertenecientes a las poblaciones andino-amazónicas. Y hoy con Alan García la justicia, la información y toda la politiquería siguen favoreciendo a los que tienen dinero. La represión a los opositores es siempre terrible y criminal. Recuerdo todavía las cabezas de dirigentes indígenas asesinados colgadas en las ramas de los árboles en los caminos a fin de aterrorizar a la población.
Autores como José Carlos Mariátegui, Ciro Alegría, así como Alan García con su “perro hortelano” nos muestran cómo despojan las tierras a sus legítimos dueños por no tener dinero para sobornar a los funcionarios del “sistema democrático”. Los decretos leyes de Alan García y del APRA buscan ilegalmente el despojo definitivo de las tierras de la Amazonía a favor de extranjeros y el exterminio indígenas.
Cuántos peruanos conocemos la historia del poderoso Dionisio Romero, el protegido de todos los gobiernos quien acumuló su extraordinaria riqueza comprando tierras a los campesinos pobres mediante el abuso, el chantaje y el control del agua de regadío. Ahora este señor despoja de sus tierras a los campesinos amazónicos del valle del Cainarachi de la provincia de Lamas, región de San Martín.
Cuántos sabemos que en la década del 80, el Banco de Crédito, propiedad de Romero compraba narco-dólares en avionetas llenas enviadas desde Lima a Uchiza y Paraíso. Yo denuncié este hecho en importantes conferencias en Lima en 1991, que me convirtieron en terrorista y expatriado sin retorno por casi 18 años.
Denunciar es altamente peligroso, te pone al “margen de la Ley”. Te califican y persiguen por delito de terrorismo, por ser enemigo de la “democracia”, del progreso y hasta enemigo de la VERDAD. Claro, enemigo de esa verdad publicada por los medios de comunicación, democráticamente comprados por la mafia peruana y extranjera a fin de ocultar verdades, culpar a inocentes y proteger a delincuentes.
Por denunciar la injusticia hay soldados y policías honestos degradados, perseguidos, encarcelados, expatriados y hasta asesinados en nombre de la Ley. Otros miles de civiles se encuentran en las cárceles o clandestinos en el mismo Perú o refugiados en algún país o simplemente desaparecidos. Actualmente, centenares de dirigentes tienen procesos penales por haber apoyado la reciente paralización amazónica.
La verdad de lo ocurrido en BAGUA
Jesús Manases, coordinador de la Comisión de la Verdad de Bagua, declara que los generales PNP Uribe y Muguruza, así como el presidente aprista de la región Amazonas, el alcalde y el párroco católico de la ciudad de Bagua fueron informados el día jueves 4 de junio 2009, del acuerdo de dejar libre la carretera en la Curva del Diablo el día viernes 5 de junio, a partir de las 10 de la mañana. En el momento del ataque policial los aborígenes se preparaban para su retiro ordenado con el apoyo de las autoridades civiles.
Los generales PNP Uribe y Muguruza cumpliendo la maldita orden criminal venida desde Palacio, ordenaron a la policía atacar a la población el viernes 5, a las 5h30 de la mañana. Otra desgracia para el Perú, con 25 policías y una cantidad desconocida de indígenas asesinados, además de centenares de indígenas heridos, encarcelados y perseguidos.
Con coraje y alegría recuerdo que en los tiempos del Frente de Defensa de la región San Martín, (FEDIP-SM), nuestros equipos de autodefensa de masas junto a los hermanos policías protegían a la población durante las más grandes paralizaciones de la población sanmartinense en lucha por la defensa de la producción agroalimentaria y por la creación de la Región Autónoma de San Martín. De 1986 a 1992 jamás tuvimos enfrentamientos entre el pueblo y la policía, nunca hubieron muertos ni heridos, además, sigo vivo porque policías y pueblo juntos protegieron mi vida.
La falsa medición de la pobreza en el Perú
La ideología totalitaria mide la pobreza en razón a los ingresos en monedas. Sirve esa forma de medir la pobreza en las poblaciones desplazadas viviendo en las grandes ciudades, sin empleo no hay dinero para vivir. Es la desgracia de las familias desplazadas que fueron obligados a dejar sus chacras por los salvadores “inversionistas”.
Sin embargo, los pueblos indígenas que viven en áreas rurales de los Andes y la Amazonía no viven en miseria. Ellos producen suficientes alimentos y medios para vivir siguiendo otro modelo de desarrollo que permite poblaciones sanas y respetuosas con ellos mismos y con el medio ambiente.
La población indígena pelea en defensa de sus tierras, sus bosques y sus aguas. Pelean para no convertirse en desplazados y en parias. Son felices entre los bosques, cultivando sus alimentos, tomando las aguas de los ríos, criando sus animales, pescando. Ellos pelean en defensa de su derecho a la vida y del planeta.
Los intelectuales de Lima desconocen esta hermosa y sana forma de vivir de las poblaciones indígenas. Estos doctores cuadriculados y contaminados por libros de economía yanqui, miden las condiciones de vida en razón de la tenencia de celulares, televisión, autos. Son ellos doctores de la corrupción, la traición y ciudadanos de primera categoría como afirma el racista Alan García.
Como pueblo sanmartinense continuamos y apostamos por una auténtica descentralización del Perú y por la verdadera participación democrática de los pueblos y naciones en NUESTRA PATRIA PLURINACIONAL. Esta sería la medicina para el cáncer del centralismo construido con la ideología totalitaria del cristianismo capitalista.
ES URGENTE BUSCAR LA VERDAD QUE NOS ABRIRA EL CAMINO HACIA NUESTRA FELICIDAD
NO QUEREMOS QUE NOS DEN LA MANO, QUEREMOS QUE NOS SAQUEN LAS MANOS DE ENCIMA
YA BASTA CARAJO, HAGAMOS QUE EL PERU SEA DE LOS PERUANOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario