sábado, 13 de febrero de 2010

Suenan tambores de guerra

Indignación en los cuarteles
El Ejecutivo sigue en sus vaivenes e improvisación respecto al tema remunerativo de militares y policías, embalsado desde hace más de 20 años.
El presidente Alan García evitó hablar directamente de los legítimos pedidos de militares y policías y les pide más paciencia, mientras elude referirse al gran malestar que reina en los cuarteles y al resquebrajamiento de las relaciones entre el gobierno y los uniformados, por ese descontento y por la polémica que ha puesto casi en la calle al vicepresidente Luis Giampietri.
García fustigó indirectamente a los parlamentarios que apoyan el bono para los uniformados y pidió paciencia a quienes quieren mejores sueldos, seguramente porque cree que 15 años de espera no son nada y patea ¿para el próximo gobierno? el tremendo malestar que experimentan los miembros de los tres institutos armados y la Policía Nacional por los anuncios de eliminar la cédula viva y de establecer un régimen de aumentos basado en los méritos, productividad y otros indicadores.
“La paciencia significa saber sembrar las obras que reproducen, que dan más trabajo y producción. Y esa es la lucha del gobierno, pero también de muchos gobiernos regionales y municipios que lo comprenden”, manifestó desde Tarapoto.
No hay que “comernos la gallina de los huevos de oro, como proponen algunos”, expresó, para luego fustigar indirectamente a los congresistas que desestimaron las observaciones del Ejecutivo, respecto al bono militar-policial. El país necesita políticos que sepan decir no en vez de “decir sí a todos para ver si algunos votos más caen a la hora de los votos preferenciales”, dijo.
El premier Javier Velásquez y el ministro de Defensa, Rafael Rey, intentaron aquietar las aguas insistiendo en que pronto saldrá el aumento para militares y policías, aunque nada dijeron sobre el problema clave para los cuarteles y las dependencias policiales: el afán del gobierno de acabar con la polémica cédula viva.
El ministro Rafael Rey declinó comentar la polémica entre dos ministros y el primer vicepresidente, Luis Giampietri, alrededor del tema del bono para militares y policías, que para muchos analistas ha derivado en un conflicto que pone signos de interrogación sobre las relaciones entre el gobierno y las Fuerzas Armadas. “No voy contribuir a ese globo que se ha armado, de manera que lo que debo decir, lo diré dentro del gobierno; de ese tema no voy a opinar ante la prensa”, señaló.
Malestar
El general EP (r) José Graham confirmó la indignación de policías y militares. “El malestar es innegable”, dijo y explicó que la cédula viva es un derecho constitucional que les asiste a los militares y policías en situación de retiro, por las funciones y trabajo diferenciado que tienen, respecto de otros servidores públicos.
Además, el trabajo militar y policial es muy especializado. Al término de nuestros 35 años de servicio (para llegar a general, por ejemplo) somos expertos en armas, en manejar aviones, tanques, submarinos, tropa, ¿en qué podríamos trabajar al pasar al retiro?, señaló al justificar la cédula viva.
Respecto al anuncio presidencial de aumentos de sueldos por meritocracia, Graham aseguró que no hay institución más examinada que las Fuerzas Armadas y Policiales. Todos los años, desde que salimos de cadetes hasta los que llegan a generales, pasan exámenes de conocimientos, físicos, médicos, y es en base a méritos que logran ascender.
No es como erróneamente dice el presidente Alan García, fustigó Graham. “No quiero creer que es una idea de él, sino que lo han malinformado”, agregó respecto a las declaraciones del mandatario, que señaló que va a “premiar a los más capaces, aumentar a los que tienen foja de servicios más comprometida de entrega, de riesgo, de vida, de trabajo en las zonas de dificultad o de persecución de la delincuencia, y también a los que tienen más conocimientos”.
El trabajo de los militares y policías es “profesional y por convicción”, enfatizó el general, “y siempre estamos dispuestos a ofrendar nuestras vidas por la Patria. Pero no es como dice el presidente, a ti te matan y te pago más. Lo que queremos es una remuneración justa, en especial para los grados de comandante para abajo, que tienen una posición insostenible”.
REACCIONES
Aurelio Pastor
Cautela y cuidado al hablar de aumentos
El ministro Aurelio Pastor prefirió mantenerse ayer cauto y opinó que “hay que tener mucho cuidado, cuando se trata de temas económicos no podemos perder de vista nuestro presupuesto y la estabilidad económica del país”. “Cualquier tema que pase por un mejoramiento salarial o por un reconocimiento económico, debe de tener la posibilidad real”.
MERCEDES CABANILLAS
Congreso y Ejecutivo a favor de FF.AA. y PNP
Para la congresista Mercedes Cabanillas ha faltado mayor comunicación y coordinación entre el Ejecutivo y Legislativo, pues sin duda, dijo, ambos tienen el objetivo de mejorar los salarios y pensiones de los uniformados, pero de acuerdo a las posibilidades de la caja fiscal. Pidió una reunión entre los técnicos de ambas instituciones, para concordar una propuesta.
Susana Grados Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario