jueves, 29 de abril de 2010

Evo tenía razón al denunciar el genocidio genético.

Científicos rusos advierten que transgénicos habrían causado 2 millones de muertes en EE. UU.
La misteriosa muerte de unos dos millones de personas habría sido causada por alimentos y granos transgénicos y en los Estados Unidos desde el 2008, advirtieron científicos rusos.
El informe, preparado por la Academia Rusa de Ciencias Médicas y Técnicas, fue alcanzado al Kremlin esta semana y describe a un mal pulmonar no identificado como el causante de la muerte en masa de los 2 millones de personas desde la primavera del 2008 en el estado agrícola de Iowa, donde al menos 36 personas murieron cuando asistían a una actividad en la Asociación del Pulmón en el local de la gobernación.
Política de estado de Estados Unidos
Iowa es el más grande productor de maíz del mundo y utiliza en un 88% variedades transgénicas de Monsanto como las Mon 863, la 810 (que produce insecticida) y la NK 603, que absorbe el herbicida Roundup, según informó The European Union Times.
Un informe realizado por la International Journal of Biological Sciences advierte que los decesos están relacionados con daño al pulmón, pero no fue difundido al público estadounidense debido al contraataque inmediato de Monsanto, que alegó que el estudio estaba basado en métodos y razonamientos erróneos y que no se cuestiona la inocuidad de los transgénicos.
Los científicos rusos rechazan los alegatos de Monsanto de que sus transgénicos no son dañinos para el consumo humano o animal, afirmación que fue apoyada por la comisión de ingeniería biomolecular de Francia, la Commission du Génie Biomoléculaire (CGB), que sostuvo que con los datos actuales no puede llegarse a la conclusión de que el maíz 863 de Monsanto es un producto que no hace daño.
Greenpeace también apoya a la afirmación de los científicos rusos y en su informe titulado “Monsanto 863: un engaño crónico y sistemático” advierte que la campaña para revelar y evaluar los datos de esta peligrosísima variedad de maíz demuestra, sin lugar a dudas, que el MON863 no es apto para el consumo.
Desgraciadamente, las autoridades gubernamentales de Estados Unidos prefieren ignorar las advertencias y permiten la siembra masiva de transgénicos peligrosos, que abarca entre el 80% y el 93% de su producción de soya, por lo cual un científico ruso decidió que hay que alertar al mundo pues nos enfrentamos a un desastre ecológico al que describió como de “características bíblicas”.
El informe científico ruso indica que este desastre ecológico está ya sucediendo en los Estados Unidos y es sostenido por las estadísticas estadounidenses, que muestran unos dos millones y medio de muertes súbitas cada año, que se incrementaron un 40% desde inicios del 2008 a marzo del 2010.
Estas muertes misteriosas e inexplicables en EE. UU. están relacionadas casi en su totalidad a un mal pulmonar documentado erróneamente como influenza y neumonía para no causar pánico en la población, pero son causadas en realidad por un virus de una planta, al cual todavía no se ha identificado y que ha saltado las barreras de las especies y ha atacado a los seres humanos.
En apoyo de las conclusiones de los científicos rusos también se cuenta una nueva investigación realizada por Didier Raoult de la Universidad de Marsella, Francia, el cual advierte que por primera vez en la historia de la humanidad un virus de una planta ataca a los seres humanos.
Los científicos rusos aseguran que la vacunación masiva en los Estados Unidos contra la influenza porcina, conocida como H1N1, realizada el año pasado, fue una “tentativa muy torpe de detener la difusión de este mal pulmonar inyectando en la gente ADN “fijo” para este maíz transgénico, lo cual, según todas las evidencias, habría sido un fracaso.
La coima de la mafia de Monsanto
Para entender cómo el gobierno de Estados Unidos puede permitir tan monstruosa agresión contra sus ciudadanos hay que saber que en los últimos 10 años Monsanto ha pagado unos 550 millones de dólares en coimas a las autoridades responsables de la sanidad alimentaria, mientras que al mismo tiempo se ha unido a las gigantes General Electric y Exxon Mobil para no pagar impuestos pese a que sus utilidades se cuentan por miles de millones.
Monsanto tomó control de la FDA
Los estadounidenses que creen que el presidente Obama los protegerá de estas agresiones no deberían confundirse más, basta leer el informe del Huffington Post News Service, titulado “You’re Appointing Who? Please Obama, Say It’s Not So!” (¿A quién están nombrando? ¡Por favor Obama, di así no es!”), que dice:
Quien sería responsable de la mayor cantidad de enfermedades y muertes en la historia relacionadas con la alimentación se ha convertido en el zar de la sanidad en EE. UU. No es broma. Esta es la historia: Cuando a los científicos de la FDA [Foods and Drugs Administration, institución encargada de verificar la calidad sanitaria de alimentos y fármacos en EE. UU.] se les pidió analizar el cambio más radical y potencialmente peligroso en el suministro de alimentos —sobre la introducción de alimentos transgénicos—, los documentos secretos ahora revelan que los expertos estuvieron muy preocupados. “Memo” tras “memo” describieron toxinas, nuevas enfermedades, deficiencias nutricionales y alergénicos difíciles de detectar. Fueron firmes sosteniendo que la tecnología traía consigo “serios riesgos para la salud” y que requería una investigación cuidadosa y de largo plazo, incluyendo estudios en humanos antes que cualquier organismo transgénico sea permitido libre y sin riesgos para la producción de alimentos.
Pero la industria biotecnológica manipuló el juego para que la ciencia ni los científicos sigan sosteniendo sus estudios. Pusieron sus propios hombres a cargo de la política de la FDA y ya no serían remecidos más por argumentos relacionados con la seguridad alimentaria. No, ahora haría lo que las corporaciones han hecho por décadas para desestimar esa clase de molestos temores. Ahora mentiría.
Lo que se viene: una suerte de dictadura de Obama
Todavía peor para los estadounidenses que creen que podrán ser capaces de cambiar su gobierno en las elecciones nacionales que se realizarán en noviembre. Los nuevos informes muestran que Obama también está preparando una unidad militar especial llamada Fuerza de Administración de Respuestas a Consecuencias (Consequence Management Response Force), lista para actuar durante estas elecciones bajo su comando desde la Casa Blanca, en caso de que estos estadounidenses comiencen a manifestarse contra la creciente política de estado dirigida por grandes corporaciones, según dice el Washington Post y que indica que la Casa Blanca se ha convertido en algo más parecido a lo que era la época soviética moscovita que la casa del pueblo que acostumbró a ser.
Nuevos informes de Estados Unidos también advierten que en forma creciente la política de estado de Obama se dirige contra sus propios ciudadanos ordenando a las gigantes de internet entregar todos los correos electrónicos que escribe cada ciudadano en su país.
Cómo cambian los tiempos
El informe culmina mostrando el contraste de los hechos en la semana. Uno es Obama reduciendo su arsenal nuclear y la sentencia de una Corte Federal de Obama que ha prohibido a los estadounidenses celebrar su Día Nacional de Oración y, por otro lado, Putin declaró que la seguridad interna y externa de Rusia depende de dos cosas: “su religión tradicional y sus fuerzas nucleares”. Lo cual muestra que se invierten los roles, EE. UU, descendiendo a la tiranía y Rusia hacia la libertad.
Evo tenía razón al denunciar el genocidio genético.
Por supuesto que no empleo palabras técnicas porque que le puede importar sus significados al pueblo que no sabe si comerá el día siguiente. El mensaje de Evo fue para el pueblo y por el pueblo, respaldado por la verdad y la justicia.
El merito del presidente de Bolivia Evo Morales es haber resaltado durante su discurso sobre el Día de la Tierra el tema de los alimentos genéticamente modificados (alimentos GM o Frankstein. El se refería a los países pobres de Latinoamérica. Los que no entienden del tema lo llamaron ignorante sin darse cuenta que el presidente del Alto Perú destapaba un cántaro lleno de gusanos que los gobiernos lacayos tratan de esconder. El debate se centra en una tecnología monopolizada por la trasnacional yanqui Monsanto (mas conocido en EEUU como Mon-satan) y otras como Du Pont, Novartis, etc. que producen alimentos transgénicos (se saca un código genético de plantas y animales para implantarlo en otra planta o animal y obtener el producto deseado diferente a la original). Y para conservar el producto obtenido y permanezca por largos periodos de tiempo en los supermercados se los irradia (radiación).
El objetivo principal de estas trasnacionales es duplicar la producción de maíz, algodón y soya para el ano 2030 y de esa manera monopolizar el mercado de alimentos en el mundo y usarlo como arma política en el tercer mundo (especialmente África y Latinoamérica). En 2009 cerca al 45% del maíz producido en EEUU es transgénico y de acuerdo a investigaciones recientes ha causado serios problemas de salud en sus habitantes (no solo la obesidad) que ha puesto en seria crisis la salud pública de ese país.
Debido a la poderosa influencia de las trasnacionales en el poder político, los alimentos transgénicos salieron al mercado sin ningún control del Estado para proteger a los consumidores. Si en EEUU no existe regulación alguna, que podemos esperar de sus colonias y semicolonias como el Perú? Lo mas que se pudo conseguir, con un fuerte oposición de Monsanto, son rótulos con letras que solo pueden leerse con lupa. No existen estudios ni investigaciones científicas que prueban que los alimentos transgénicos son apropiados y seguros para a salud. Pero si las hay los que demuestran lo contrario. Un estudio en la Universidad de Cornell en mayo del 2009 (Ithaca, Nueva York) demuestra que el polen producido del maíz transgénico (toxina insecticida Bt) mata a las "mariposas caterpillar" y cuando Monsanto (que financio este estudio) se entera de este resultado preliminar le quito los fondos al investigador. Las plantas transgénicas multiplican la producción de arbustos nocivos que ahora son mas difíciles de erradicar, y a pesar que pregonan lo contrario utiliza mas agua y fertilizantes que las plantas naturales.
Lo más importante en este debate es que las trasnacionales agroindustriales de plantas y animales no han podido refutar hasta ahora los evidentes riesgos a la salud humana y el medio ambiente de los transgénicos que producen.
Lo que si están invirtiendo en el mundo es una masiva desinformación publica que indican que sus productos resolverá el problema del hambre en los países pobres y hasta son beneficios a la salud humana y el medio ambiente. Lo que realmente buscan en países como el Perú es obtener más ganancias y controlar nuestro mercado a costa de la liquidación del agro nacional y el campesinado.
En el Perú debemos tener cuidado porque tenemos los granos de maíz más deliciosos del mundo. Pero también en el Perú existe un laboratorio enorme que funciona en los terrenos de la Universidad Agraria La Molina pero que no está bajo su administración o no se encontraba bajo esa batuta. Ese laboratorio tiene el nombre de "Instituto Internacional del Maíz" (también existe el de la papa) en el cual se han venido realizando experimentos genéticos con el maíz peruano. Lo cierto es que todo ello ha sido una cortina de humo para introducir el "maíz mejicano" en el Perú, particularmente en el Departamento de Ancash.
¿Es que, acaso, el maíz mejicano es de mejor calidad que el Peruano? Lo cierto no se encuentra en la respuesta a esa pregunta sino que tras "las investigaciones" del Instituto Internacional del Maíz que ha servido de vehículo para introducir el maíz transgénico de Monsanto con la etiqueta de "maíz mejicano". La otra certeza es que en México ya se ha reemplazado toda o casi toda la producción de maíz natural por el transgénico de Monsanto y de otros laboratorios norteamericanos con el fin de que los peruanos abandonemos la idea de producir nuestras propias semillas naturales y compremos las que esos laboratorios han manipulado genéticamente.
La labor del gobierno es prohibir en el Perú la circulación y venta de alimentos manipulados genéticamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario