sábado, 30 de octubre de 2010

VERGONZOSO TRATADO DE ANCON



Miguel Iglesias
 
LA LEGALIZACIÓN DE LA RAPIÑA Y LA BARBARIE CHILENAS

LEA EL VERGONZOSO DOCUMENTO DE ANCÓN FIRMADO POR EL GOBIERNO COLABORACIONISTA DE IGLESIAS


Retratos de los colaboracionistas con la ocupación chilena Miguel Iglesias y Antonio Arenas Merino.

El primero fue el presidente títere que firmó la vergüenza de Ancón.
Su gobierno fue promovido, armado, financiado y resguardado por las tropas enemigas.


Antonio Arenas Merino
 Cargos importantes del régimen de Iglesias estuvieron en manos de familiares y amigos, que simplemente cumplieron con los designios del presidente colaboracionista. Puede señalarse como ejemplo el caso de Mariano Castro Zaldívar, cuñado de Iglesias y uno de los amanuenses que firmó la vergüenza de Ancón. Sobre Castro Zaldívar pesan acusaciones de haber recibido un soborno de un millón de pesos del criminal de guerra chileno Patricio Lynch. También debe mencionarse a Lorenzo, hermano de Iglesias, quien en el primer gabinete de éste desempeñó tres ministerios: (1) Relaciones Exteriores, Justicia, Culto e Instrucción; (2) Gobierno, Policía, Obras Públicas, Estadística y Guerra y Marina; y (3) Hacienda, Comercio y Beneficencia.
El segundo retrato corresponde a Antonio Arenas Merino, quien se prestó a presidir la Asamblea Constituyente de 1884, convocada por Iglesias con el objetivo fundamental de ratificar la vergüenza de Ancón. Logrado su propósito a través de un caballazo que impidió el debate del tratado, la Asamblea se autodisolvió. Sólo funcionó treinta días.
El tratado de Ancón es un documento que debe ser leído en su integridad para conocer cómo fueron legalizados los actos de rapiña y barbarie ordenados por los gobernantes del país del sur con el propósito de apoderarse del rico territorio salitrero de Tarapacá. Su lectura también permitirá constatar cuán entreguista y servidor de los intereses de Chile resultó ser el presidente Miguel Iglesias. El ejemplo de la marioneta de Ancón ha sido continuado por otros gobernantes del Perú, como el actual vendepatria García Pérez, pasando por Leguía y Fujimori.
LEY DEL 11 DE MARZO DE 1884, APROBANDO EL TRATADO DE PAZ, AMISTAD Y PROTOCOLO COMPLEMENTARIO ENTRE PERÚ Y CHILE
Ministerio de Relaciones Exteriores
La Asamblea Constituyente del Perú
Considerando:
Que el Tratado de Paz entre el Perú y Chile, aprobado en Ancón el 22 de octubre de 1883, atendidos sus antecedentes históricos, las circunstancias en que fue celebrado, la situación actual de la República y las eventualidades del porvenir, es, no sólo de indeclinable necesidad, sino de alta y bien entendida conveniencia nacional;
Ha dado la ley siguiente:
Artículo único. – Apruébase el Tratado de Paz entre Chile y el Perú y el protocolo de su referencia, concluidos por los respectivos Plenipotenciarios, en Lima, el 20 de octubre de 1883, y aprobados por el supremo Gobierno de la República en Ancón, el 22 de octubre del mismo año.
Comuníquese, regístrese y publíquese.
Dada en la sala de sesiones de la Asamblea Constituyente, a los ocho días del mes marzo de 1884.
Antonio Arenas, Presidente de la Asamblea. – Maximiliano Frías, Diputado secretario. – Juan P. Lanfranco, Diputado secretario
Al Excmo. Sr. Presidente Provisorio de la República Lima, marzo 11 de 1884
Cúmplase, regístrese y publíquese.
Miguel Iglesias
E. Larrabure y Unánue
Miguel Iglesias
Presidente Provisorio de la República del Perú
Por cuanto:
Entre la República del Perú y la de Chile se celebró en veinte de octubre de mil ochocientos ochenta y tres, el siguiente tratado de Paz y Amistad y el Protocolo Complementario.
Tratado de Paz y Amistad, entre las Repúblicas del Perú y Chile
La República del Perú de una parte y de la otra la República de Chile, deseando restablecer las relaciones de amistad entre ambos países, han determinado celebrar un Tratado de Paz y Amistad, y al efecto han nombrado y constituido por sus Plenipotenciarios, a saber:
S. E. el Presidente de la República del Perú a don José Antonio de Lavalle, Ministro de Relaciones Exteriores y a don Mariano Castro Zaldívar, y S. E. el Presidente de la República de Chile, a don Jovino Novoa, quienes después de haberse comunicado sus plenos poderes y de haberlos hallado en buena y debida forma, han convenido en los artículos siguientes.
I. Restablécense las relaciones de Paz y Amistad entre las repúblicas del Perú y Chile.
II. La República del Perú cede a la República de Chile, perpetua e incondicionalmente, el territorio de la provincia litoral de Tarapacá, cuyos límites son: por el Norte, la quebrada y río de Camarones, por el Sur, la quebrada y río del Loa; por el Oriente, la República de Bolivia y por el Poniente, el mar Pacífico.
III. El territorio de las provincias de Tacna y Arica, que limita por el Norte con el río Sama, desde su nacimiento en las cordilleras limítrofes con Bolivia, hasta su desembocadura en el mar; por el Sur con la quebrada y río de Camarones, por el Oriente con la República de Bolivia y por el Poniente con el mar Pacífico, continuará poseído por Chile y sujeto a la legislación y autoridades chilenas durante el término de diez años contados desde que se ratifique el presente Tratado de paz. Expirado este plazo un Plebiscito decidirá en votación popular si el territorio de las provincias referidas queda definitivamente del dominio y soberanía de Chile, o si continúa siendo parte del territorio peruano. Aquel de los dos Países a cuyo favor queden anexadas las provincias de Tacna y Arica, pagará al otro diez millones de pesos moneda chilena de plata, o soles peruanos de igual ley y peso que aquella.
Un Protocolo especial, que se considerará como parte integrante del presente Tratado, establecerá la forma en que el Plebiscito deba tener lugar y los términos y plazos en que hayan de pagarse los diez millones por el país que quede dueño de las provincias de Tacna y Arica.
IV. En conformidad a lo dispuesto en el Supremo Decreto de 9 de febrero de 1882, por el cual el Gobierno de Chile ordenó la venta de un millón de toneladas de huano, el producto líquido de esta sustancia, deducidos los gastos y demás desembolsos a que se refiere el artículo 13 de dicho decreto, se distribuirá por partes iguales entre el Gobierno de Chile y los acreedores del Perú, cuyos títulos de crédito aparecieren sustentados con la garantía del huano.
Terminada la venta del millón de toneladas a que se refiere el inciso anterior, el Gobierno de Chile continuará entregando a los acreedores peruanos el cincuenta por ciento del producto líquido del huano, tal como se establece en el mencionado artículo 13, hasta que se extinga la deuda o se agoten las covaderas en actual explotación.
Los productos de las covaderas o yacimientos que se descubran en lo futuro en los territorios cedidos, pertenecerán exclusivamente al Gobierno de Chile.
V. Si se descubrieren en los territorios que quedan del dominio del Perú, covaderas o yacimientos de huano, a fin de evitar que los gobiernos de Chile y del Perú se hagan competencia en la venta de esa sustancia, se determinarán previamente por ambos gobiernos, de común acuerdo, la proporción y condiciones a que cada uno de ellos deba sujetarse en la enajenación de dicho abono.
Lo estipulado en el inciso precedente regirá asimismo con las existencias de huano ya descubiertas que pudieran quedar en las islas de Lobos, cuando llegue el evento de entregarse esas islas al Gobierno del Perú, en conformidad a lo establecido en la cláusula novena del presento Tratado.
VI. Los acreedores peruanos a quienes se concede el beneficio a que se refiere el artículo 4º, deberán someterse para la calificación de sus títulos y demás procedimientos a las reglas fijadas en el supremo Decreto de 9 de febrero de 1882.
VII. La obligación que el Gobierno de Chile acepta, según el artículo 4º, de entregar el cincuenta por ciento del producto líquido del huano de las covaderas en actual explotación, subsistirá, sea que esta explotación se hiciere en conformidad al contrato existente sobre venta de un millón de toneladas, sea que ella se verifique en virtud de otro contrato o por cuenta propia del Gobierno de Chile.
VIII. Fuera de las declaraciones consignadas en los artículos precedentes, y de las obligaciones que el Gobierno de Chile tiene espontáneamente aceptadas en el supremo Decreto de 28 de marzo de 1882 que reglamentó la propiedad salitrera de Tarapacá, el expresado Gobierno de Chile no reconoce créditos de ninguna clase que afecten a los nuevos territorios que adquiere por el presente Tratado, cualquiera que sea su naturaleza y procedencia.
IX. Las islas de Lobos continuarán administradas por el Gobierno de Chile, hasta que se dé término, en las covaderas existentes, a la explotación de un millón de toneladas de huano, en conformidad a lo estipulado en los artículos 4º y 7º. Llegado este caso se devolverán al Perú.
X. El Gobierno de Chile declara que cederá al Perú, desde el día en que el presente Tratado sea ratificado y canjeado constitucionalmente, el cincuenta por ciento que le corresponde en el producto del huano de las islas de Lobos.
XI. Mientras no se ajuste un tratado especial, las relaciones mercantiles entre ambos países subsistirán en el mismo estado en que se encontraban antes del 5 de abril de 1879.
XII. Las indemnizaciones que se deban por el Perú a los chilenos que hayan sufrido perjuicios con motivo de la guerra, se juzgarán por un Tribunal Arbitral o Comisión mixta Internacional, nombrada inmediatamente después de ratificado el presente Tratado, en la forma establecida por convenciones recientes ajustadas entre Chile y los gobiernos de Inglaterra, Francia e Italia.
XIII. Los gobiernos contratantes reconocen y aceptan la validez de todos los actos administrativos y judiciales pasados durante la ocupación del Perú, derivados de la jurisdicción marcial ejercida por el Gobierno de Chile.
XIV. El presente Tratado será ratificado y las ratificaciones canjeadas en la ciudad de Lima, cuanto antes sea posible, dentro de un término máximo de ciento sesenta días contados desde esta fecha.
En fe de lo cual, los respectivos plenipotenciarios lo han firmado por duplicado y sellado con sus sellos particulares.
Hecho en Lima, a veinte de octubre del año de Nuestro Señor de mil ochocientos ochenta y tres.
J. A. Lavalle
Mariano Castro Zaldívar
Jovino Novoa
Protocolo Complementario
En la ciudad de Lima, a 20 de octubre de 1888, reunidos los señores José A. de Lavalle, Ministro de Relaciones Exteriores del Perú y don Mariano Castro Zaldívar, ambos plenipotenciarios ad hoc del Gobierno del Excmo., señor General D. Miguel Iglesias, y el señor D. Jovino Novoa, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de la República de Chile, para el ajuste del Tratado de Paz entre las Repúblicas del Perú y de Chile, obrando en uso de las facultades que les han sido atribuidas por sus respectivos Gobiernos, según consta de los poderes y mandato especial que tienen examinados y calificados como bastantes para la celebración del Pacto de Paz, suscrito en esta fecha, han procedido a ajustar asimismo el siguiente Protocolo Complementario del Tratado de Paz entre las Repúblicas del Perú y Chile, firmado en Lima el día de hoy.
Art. 1º. – Mientras se perfecciona por la ratificación del Congreso Peruano, el Tratado de Paz, suscrito en Lima con esta fecha, la República de Chile queda autorizada para mantener un ejército de ocupación en aquella parte del territorio del Perú, que el General en Jefe lo estime necesario, siempre que las fuerzas de que haya de componerse aquel ejército, no estorben ni embaracen en manera alguna, el libre y pleno ejercicio de la jurisdicción que corresponde a las autoridades nacionales del Perú.
Art. 2º. – Para subvenir en parte a los gastos que impondrá a la República de Chile el mantenimiento del ejército de ocupación, el Gobierno del Perú entregará mensualmente al General en Jefe de aquellas fuerzas, a contar desde la fecha de este Protocolo la suma de 300,000 pesos, en plata efectiva, quo se deducirá, en primer término, de las rentas nacionales del Perú.
Art. 3º. – Las provisiones y equipos de cualquiera clase que el Gobierno de Chile envíe a su ejército, durante la subsistencia de la ocupación, serán internados en las aduanas del Perú, libres de todo derecho fiscal o municipal y su despacho se verificará sin otro trámite que la presentación del respectivo manifiesto con el visto bueno del General en Jefe.
Art. 4º. – El Cuartel General del Ejército de Chile, podrá hacer uso de todas las líneas telegráficas del Estado sin retribución alguna, siempre que los telegramas aparezcan visados en la Secretaría del General en Jefe o suscritos por el Ministro Plenipotenciario de Chile.
Art. 5º. – El Cuartel General del Ejército de ocupación, podrá asimismo hacer uso de las vías férreas en las propias condiciones y términos en que puede emplearlas el Gobierno del Perú, a mérito de los diversos contratos que tiene celebrados con las personas o sociedades que las explotan.
Art. 6º. – Mientras el General en Jefe del Ejército de Ocupación lo estime indispensable, permanecerán al servicio de este ejército, los hospitales de esta ciudad titulados: “Dos de Mayo” y “Santa Sofía”, pudiendo colocarse dentro del circuito de los expresados establecimientos una guarnición militar para los efectos de su custodia y policía.
En fe de lo cual, los antedichos plenipotenciarios firmaron por duplicado el presente Protocolo, sellándolo con sus sellos respectivos.
J. A. de Lavalle
Mariano Castro Zaldívar
Jovino Novoa
Por tanto: y habiendo la Asamblea Constituyente aprobado el preinserto Tratado de Paz y Amistad y Protocolo Complementario, en uso de las facultades que la Constitución de la República me confiere, he venido en aceptarlos, aprobarlos y ratificarlos, teniéndolos como ley del Estado, y comprometiendo, para su observancia, el honor nacional.
En fe de lo cual, firmo la presente ratificación, sellada con las armas de la República, y refrendada por el Ministro de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores, a los veinte y ocho días del mes de marzo del año de N. S. mil ochocientos ochenta y cuatro.
Miguel Iglesias
El Ministro de Gobierno, encargado de la cartera de Relaciones Exteriores – Mariano Castro Zaldívar
Acta de Canje
Reunidos en el salón de Despacho del Ministerio de Relaciones Exteriores el señor D. Mariano Castro Zaldívar, Ministro de Estado en el Despacho de Gobierno etc., encargado de la cartera de Relaciones Exteriores del Perú y Plenipotenciario ad hoc y el señor D. Jovino Novoa, Ministro Plenipotenciario de Chile, con el objeto de canjear las ratificaciones del Tratado de Paz y Amistad y el Protocolo complementario suscrito entre ambos países el veinte de octubre de mil ochocientos ochenta y tres, después de haberse comunicado sus plenos poderes y hallándolos en buena y debida forma, procedieron a comparar cuidadosamente el texto de ambas piezas y hallándolo conforme el uno al otro, verificaron el canje en la forma acostumbrada.
En fe de lo cual firmaron esta acta por duplicado, sellándola con sus sellos particulares, en Lima a veinte y ocho días del mes de marzo del año de Nuestro Señor mil ochocientos ochenta y cuatro.
(L. S.) – Mariano Castro Zaldívar
(L. S.) – Jovino Novoa

viernes, 29 de octubre de 2010

EL FAENÓN Y LOS ORGANISMOS INTERNACIONALES

Por Juan Sheput
Si nuestro Congreso de la República tuviera un mínimo de dignidad no permitiría que ni durante un segundo más nuestra soberanía siga mancillándose a través de organismos internacionales que se han convertido en cómplices de procesos con graves indicios de corrupción.
La OEI, OIM, UNOPS, PNUD, son algunos de los organismos internacionales cuestionados por permitir licitaciones a dedo, sobrevaloraciones, sueldos jugosos de consultores y, sobre todo, la proliferación de obras inútiles que sólo sirven para enriquecer a un grupo de empresas constructoras y, si se investiga, probablemente más de un funcionario públicos de entidades públicas como ESSALUD o la Municipalidad de Lima.
Se debería empezar por saber quién es el representante de la OIM en el Perú y pedirle que se presente al Congreso. Luego estar atento a que, apelando a su inmunidad diplomática, no evada la justicia. Esto se puede hacer, según la Cancillería.
Asimismo el Congreso debería dar prioridad a los pedidos del congresista José Maslucán para legislar en contra de esta facilidad para las movidas con aroma a corrupción.
Son más de 5,000 millones de soles los que se han movido bajo esta modalidad según buena nota de Daniel Yovera en Perú 21.
Esta modalidad tiene como uno de sus caseritos a Luis Castañeda Lossio, sí, el mismo de COMUNICORE, el mismo de la sobrevaloración del Metropolitano (bautizado como Robopolitano o Lentopolitano según el ánimo popular), el mismo de las obras sin planificación.
La obra inútil de Luis Castañeda Lossio es de tal magnitud que amerita una causa penal por los millones de soles involucrados que son fondos públicos.
A continuación podrá usted ver la pertinente e inteligente pregunta que le hace Claudia Cisneros a Luis Castañeda Lossio, quien responde sorprendido pues seguramente está acostumbrado a las preguntas acordadas o prefabricadas. Su respuesta digna de su gestión, sin sustento y llena de generalidades. Pueden verla a continuación:
Los millones imposibles de fiscalizar
Varias entidades públicas recurren a organismos internacionales para licitar obras y adquisiciones, para evadir los mecanismos de control.
El alcalde alegó que todas las entidades recurren a estos organismos. (F. Latina)
Por Daniel Yovera, Perú.21, 24.05.2010
Desde construir de costosas carreteras y hospitales, hasta la simple compra de jeringas, casi todo se hace en la actualidad a través de organismos internacionales, algunos de dudosa reputación. Ni una sola factura de esas obras y adquisiciones puede ser fiscalizada por la Contraloría.
El monto contratado a nivel nacional bajo esa modalidad ya fue revelado por el máximo órgano de control: S/. 5,000 mil millones. Pero nadie puede controlar esa danza de millones y, entonces, cualquier ‘faenón’ es posible. De esa cifra, Perú.21 documentó casi la mitad, S/. 2,498 millones.
También hemos podido determinar cuáles son las entidades estatales del país acostumbradas a hacer obra vía los organismos extranjeros. La lista es encabezada por la Municipalidad de Lima, pasa por Essalud y varios ministerios, y llega a municipios distritales.
PRIMERO CASTAÑEDA.
La mayoría de obras del alcalde Luis Castañeda han sido ejecutadas vía esos organismos externos, pero, principalmente, a través de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), una entidad nacida para ayudar a los migrantes del mundo, pero no para ejecutar obras.
Aun así, esta institución le ha administrado a la comuna la ejecución de 134 obras, incluida el Metropolitano. Todo suma S/. 1,031’756,908 millones, es decir, el 20% del total contratado a nivel nacional bajo esa modalidad. Y, hasta ahora, la Contraloría no sabe cómo se ha manejado esa suma; simplemente no puede hacerlo.
Aparte, están los S/.62 millones más, que es lo que costaron las piletas del Parque de la Reserva, y que fueron efectuadas por convenio con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops). ¿Qué dijo el alcalde Castañeda? No mucho, como tampoco lo hizo el 21 de mayo de 2009, cuando dimos cuenta parcial de estos hechos. “Hay que simplificar las normas y no verlo todo malamente”, dijo esta mañana en A primera hora al ser consultado al respecto.
Otra entidad estatal que recurre a la OIM, desde el 2006, es Essalud, pero no hay cifras disponibles de obras o de adquisición de equipos médicos. La página web de ese organismo solo consigna que entre 2007 y 2010 la OIM está a cargo de la licitación para la ejecución de 10 centros médicos y hospitales. El único costo al que accedimos es al del Nuevo Hospital II de La Oroya (Junín): S/.21’905,744. Saquen sus conclusiones.
ÁNCASH Y OTROS.
Otra entidad internacional que nació para dedicarse al tema educativo pero que ahora ve carreteras y más es la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación (OEI), conocida nuestra por ser varias veces mencionada en los audios de los ‘faenones’ entre Rómulo León y Alberto Quimper.
Pese a eso, a ella recurre el Gobierno Regional de Áncash para hacer carreteras, canales, colegios y comprar ambulancias, por un monto de S/. 73’873,437. Otros gobiernos regionales que buscan a la OEI son los de Piura, Callao y La Libertad, pero no se dispone de ninguna cifra.
En cambio, tenemos que los gobiernos de Cajamarca, Huancavelica, Junín, Apurímac, y Pasco gastan por lo menos S/. 216’213,377 vía los entes extranjeros, pero las autoridades no han informado ni a la Contraloría ni a la comisión del Congreso encargada de monitorear la lucha anticorrupción –presidida por la congresista Rosa Florián– con qué entidades trabajan.
INMUNIDAD DIPLOMÁTICA.
Y así, tenemos que, por ejemplo, la comuna capitalina también recurre a la OEI para que le desarrolle proceso de titulación de los bonos de Emape (cuyos montos se desconocen), o que la Municipalidad de Ventanilla evade los controles recurriendo a la OEI por obras que superan los S/. 17,6 millones.
Pero ni un sol puede ser revisado porque las entidades externas gozan de la figura de “inmunidad diplomática”. Sin embargo, el canciller José García Belaunde ha planteado un camino para romper con ese ‘cerrojo’. Según dijo, lo que tienen que hacer la Contraloría y el Congreso es pedirle que su despacho tramite el levantamiento de esa inmunidad ante los países de origen de las organizaciones extranjeras.
¿A todo esto podemos llamarlo “Inmunidad para delinquir”?

jueves, 28 de octubre de 2010

LA UNIVERSIDAD EN EL PERU O EL MATRIMONIO DEL CINISMO Y EL AUTISMO


La EDUCACION como negocio privado o EDUCACIÓN
DE CALIDAD como interés del Estado.
Marcel Velázquez Castro
Profesor de la UNMSM y de la Universidad de ESAN
UNIVERSIDADES BAMBA
“Combi-university”, “universidades chatarra”, “false university”, “universidades bamba”, son algunos de los nombres genéricos que delatan un nuevo fenómeno que fue anunciado por la deformación cómica de nombres particulares como “San Burrín”, “Facilazo”, “Zanganazo”, “Tabas peruanas” y un largo e hilarante etcétera. El mensaje es incontrovertible: hoy la universidad como un espacio de saber universal, de reunión multiclasista y de producción de nuevos conocimientos e investigaciones se encuentra en un franco declive en nuestra sociedad. El sistema universitario en el Perú ha colapsado y se ha convertido en una inmensa fábrica de producción de títulos a precios de liquidación.
Actualmente existen 98 universidades (63 privadas y 35 públicas; 38 en Lima y 60 en provincias) y se estima que son más de 700,000 alumnos matriculados en más de 600 facultades y en más de 400 escuelas de posgrado (ni la Asamblea Nacional de Rectores ni el CONAFU ni el Ministerio de Educación poseen cifras actualizada en estos rubros). Durante estas dos décadas de crecimiento económico, no solo se ha ampliado geométricamente la oferta universitaria sino que esta se ha diversificado extendiéndose horizontalmente en el ámbito geográfico y verticalmente en las clases sociales.
Esta nueva multitud que se ha incorporado a los estudios universitarios y las condiciones del servicio educativo que reciben han transformado radicalmente tanto el panorama de la universidad pública como el de la universidad privada.
La informalidad ha derrotado a la institucionalidad, la ilegalidad se ha legalizado, la masificación empobrecedora ha arrinconado a las élites intelectuales, “la estafa a nombre de la nación” ha sustituido a la formación seria y laboriosa, la trasgresión es la norma (alumnos plagian trabajos monográficos o “peluquean” tesis ajenas, los profesores callan y las autoridades cobran). Sin embargo también ha habido efectos de otra índole: los más pobres tienen más opciones de acceder a una educación superior, la competencia por captar a los mejores alumnos es más intensa y el ocaso de la universidad pública ha obligado a pensar sus limitaciones actuales.
Las universidades-garage, de tiza y pizarra o de segundo piso abundan en provincias y zonas marginales (existen oficinas universitarias que funcionan en antiguos estacionamientos de vehículos, locales de posgrado ubicados sobre prósperas pollerías, facultades que cuando cae el sol se convierten en luminosas y desarmables discotecas). En la otra orilla, el caso de la Universidad Alas Peruanas ha revelado que algo se pudre también detrás de las lunas polarizadas y los abundantes equipos de multimedia de los modernos locales que impresionan a incautos: sepulcros blanqueados que se caracterizan por una plana de docentes volátil, nula investigación, tasa de selectividad bajísima y, ahora lo sabemos, clientelaje y tráfico de influencias con el poder político.
EL REINO DEL CINISMO O LA MORALIDAD AL SERVICIO DE LA INMORALIDAD
En el capitalismo tardío, todas las ilusiones han quedado desenmascaradas, pero no nos atrevemos a vivir sin ellas; por ello, el auto engaño y el cinismo se convierten en estrategias de supervivencia y sociabilidad. Requerimos todavía de máscaras ideológicas o relatos que repitamos sin convicción: “la universidad es un medio de ascenso social”, “la educación universitaria trabaja para resolver los problemas nacionales”.
Sin embargo, lo que sabemos pero no decimos es que el miedo al ascenso social alimenta la destrucción de universidades públicas de carácter nacional y que muchos de los más graves problemas sociales (la corrupción, la burocracia, la sanción al mérito, la mentira y la “politiquería” de prebendas y clientelaje) se han incubado en la universidad.
El cohesionado conjunto de enunciados “políticamente correctos” sobre la universidad conforma una moralidad discursiva que esconde vanamente la inmoralidad del sistema.
Hoy, muy pocos creen en la importancia del conocimiento disciplinario o en la investigación académica; se estudia en la universidad para obtener un título y una red social que permitirán un ingreso mensual superior al promedio.
La indiferencia y el pragmatismo de miles de estudiantes universitarios han permitido su conversión en mercadería, alumnos descartables o meros clientes de un negocio que se basa justamente en su propia deshumanización.
Por otro lado, los profesores solo ven en esta proliferación una posibilidad de multiplicar sus ingresos con el dictado por hora, el que a veces alcanza cifras estremecedoras: la Facultad de Derecho de la Universidad San Martín de Porres paga 15 soles la hora a sus profesores contratados, unos soles más de lo que gana un obrero capacitado de construcción civil.
Los jóvenes universitarios que estudian en una universidad bamba saben que están siendo engañados, pero no lo aceptan y se refugian en la fantasía; sus padres que pagan sumas irrisorias saben que no pueden exigir un servicio de calidad, pero se consuelan con cemento fresco y computadoras por doquier; las autoridades se desgañitan pregonando que sus instituciones son universidades que satisfacen una demanda popular legítima, pero saben que el único interés que resguardan es el de los accionistas o el de los rectores eternos. Así todos comen jurel pero les sabe a lenguado.
El daño generado por un amplio grupo de universidades que funcionan al amparo del DL 882 es inconmensurable: decenas de miles de profesionales no calificados, el título profesional convertido en cheque sin fondos, los grados de magíster y doctor envilecidos y la perversión de la educación a distancia son solo algunos de sus efectos.
EL IMPERIO DEL AUTISMO O LA MUERTE LENTA DE LA UNIVERSIDAD PÚBLICA
En el Perú, el estado ha abandonado a la universidad pública y esta se encuentra dominada por mezquinos intereses corporativos.
La inversión del Estado en infraestructura, equipos y bibliotecas se realiza a cuentagotas y sin ningún proyecto o políticas nacionales. San Marcos, otrora universidad nacional y lugar de encuentro multiclasista, se ha convertido en una universidad exclusiva de estudiantes de clase media baja o sectores populares. Más del 80% de su población proviene de los distritos de Lima Este, Norte y Sur. Su alta tasa de selectividad todavía garantiza alumnos con condiciones y talento crítico, pero ya no es el espacio de una comunidad sociocultural plural que garantice la movilidad social, o prácticas de interacción nacional.
La autonomía universitaria implica una serie de factores: selección de alumnos, libertad de cátedra, autogobierno administrativo, libertad de investigación, elección de autoridades por los propios maestros y alumnos, entre otros. En la sociedad moderna, la autonomía universitaria se ejerce frente al Estado. Lamentablemente, este atributo inherente a la naturaleza de la universidad ha devenido, en muchas ocasiones, en un aislamiento radical y, en algunos casos, en una autarquía con rasgos autistas.
REFLEXION FINAL
El sistema universitario en el Perú vive una aguzada descomposición regida por el matrimonio del cinismo con el autismo. Estas fuerzas han engendrado monstruos que estafan masivamente a nombre de la nación, trafican con las ilusiones de los menos informados y degradan los esfuerzos de los buenos alumnos y profesores.
Hay consenso en que se debe iniciar la acreditación internacional de las escuelas profesionales de las universidades, incrementar la información al consumidor para que pueda elegir con mayor conocimiento, apostar por profesores mejor pagados y a tiempo completo, aumentar dramáticamente el gasto público en I+D+I (investigación más desarrollo más innovación tecnológica), fortalecer la categoría de profesor investigador en la universidad pública, cerrar las filiales ilegales, establecer el número de abogados, contadores y profesores de colegio que el país necesita, controlar la proliferación de maestrías y doctorados a distancia, poner coto a las modalidades de titulación mediante programas masivos, entre otras urgentes medidas no revolucionarias sino de mero sentido común.
Las mejores universidades públicas y privadas deben liderar esta transformación antes de que el cinismo y el autismo terminen de aniquilar el laboratorio de nuestras esperanzas.
“Qué lejos está la educación de calidad para nuestro Perú”

miércoles, 27 de octubre de 2010

CONTUNDENTE RECHAZO AL BLOQUEO CONTRA CUBA EN LA ONU


NN UU: A favor del cese del Bloqueo 187 países, en contra 2 países y
se abstienen 3 países.
 Sólo el Gobierno de Washington y su aliado Israel decidieron votar en contra de la solicitud de levantamiento del BLOQUEO A CUBA, mientras que Islas Marshall, Micronesia y Palau se abstuvieron de pronunciarse.
La mayoría del mundo vuelve pronunciarse en contra del bloqueo criminal de Estados Unidos contra Cuba.
Los países que integran la Organización de Naciones Unidas (ONU) dieron un contundente rechazo al bloqueo que Estados Unidos mantiene desde 1,962 contra Cuba y pidieron su cese con 187 votos a favor y sólo dos en contra, durante la sesión realizada este martes por parte de la Asamblea General del organismo.
Durante el sufragio, sólo el Gobierno de Washington y su aliado en Israel se decidieron por votar en contra de la solicitud de Cuba, mientras que Islas Marshall, Micronesia y Palau se abstuvieron de pronunciarse.
Respecto a lo visto en la sesión del pasado año, sólo varió la posición del Gobierno de Palau que en esa oportunidad había votado en contra.
Esta es la decimonovena vez que los países de la ONU ratifican el rechazo a las férreas medida que son calificadas por Cuba como una violación a los derechos humanos.
El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, informó más temprano en su intervención que los daños del bloqueo contra el pueblo de la isla superan los 751 mil millones de dólares, y pidió el cese unilateral del cerco.
Además denunció que las propuestas de diálogo serio para llegar a un resultado satisfactorio han sido ignoradas por Washington.
Fue en 1962 cuando se firmó oficialmente el bloqueo contra el país antillano. No obstante, las férreas medidas iniciaron conceptualmente cuando el movimiento insurgente venció a las tropas de la dictadura que mantenía en la isla Fulgencio Batista, en 1959, hecho que dio paso al establecimiento de la Revolución Cubana, impulsada por el líder Fidel Castro.
Este bloqueo se inició bajo la premisa de que “a las tropas de la revolución había que matarlas de hambre”.
Por medio de la Ley de Comercio con el Enemigo, desde 1962 se le ha aplicado a Cuba un férreo bloqueo.
No puede exportar ningún producto a Estados Unidos ni importar de ese país mercancía alguna; tampoco puede recibir turismo de esa nación ni utilizar el dólar en sus transacciones con el exterior.
Además Cuba no tiene acceso a créditos, ni puede realizar operaciones con instituciones financieras multilaterales, regionales o de Estados Unidos. A sus barcos y aeronaves se les impide tocar territorio estadounidense.
Esta política, ha sido aplicada por las administraciones estadounidenses consecutivamente, desde entonces, y ahora se suma la del mandatario Barack Obama.
Representa un acto de genocidio, según el artículo II de la Convención de Ginebra para la Prevención y la Sanción del delito de Genocidio, del 9 de diciembre de 1948 y constituye, por tanto, un delito de Derecho Internacional.
El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. contra Cuba es el más prolongado que haya conocido la humanidad, y forma parte esencial de la política de hostilidad de la nación norteamericana.
La medida de bloqueo ha tenido como objetivo la destrucción de la Revolución Cubana, con el fin de causar hambre, desesperación y, por ende, el derrocamiento del Gobierno.
Organizaciones de Derechos Humanos y gobiernos del mundo han exigido al presidente estadounidense eliminar el bloqueo, tal como en parte prometió durante la campaña que lo llevó a ese cargo en 2008.
La Organización de Naciones Unidas queda totalmente desprestigiada, el concepto de democracia y el principio internacional de, La libre determinación de los pueblos, se convierten en conceptos gaseosos sin valor alguno.

martes, 26 de octubre de 2010

II ENCUENTRO DE LA IZQUIERDA PERUANA

Domingo 24 de Octubre
INFORME POLITICO DEL COORDINADOR HÉCTOR BÉJAR
Queridas compañeras:
Queridos compañeros:
Hemos llegado al final de la primera vuelta de las elecciones municipales y regionales de 2010 y debemos prepararnos para las elecciones presidenciales de 2011.
Diversas expresiones de la izquierda o de fuerzas progresistas o listas donde las izquierdas están presentes se han hecho presentes en esta competencia electoral. Las izquierdas pelean el triunfo en un extraño conteo en Lima con Susana Villarán, y han ganado las regionales en Junín, Piura, Cajamarca, Arequipa y Cusco.
Saludamos una vez más el triunfo de Susana Villarán. Aun si perdiese por pocos votos o si se hubiese manipulado las actas electorales en su contra, está claro que la de Susana ha sido una campaña hecha sin dinero, sin millones, con honestidad, trabajo y madurez. Aun si perdiese en la mesa sería un triunfo moral que nos dice que en nuestro país no todo es corrupción y cinismo sino que se puede y se debe competir apelando a las reservas morales que todavía tenemos.
Repetimos lo que ya dijimos en otras ocasiones. Belaunde tuvo que imponer su inscripción al Jurado Nacional de Elecciones en 1956 porque el Jurado Nacional de Elecciones de entonces le anuló miles de firmas para impedir su participación. Fujimori ganó con trampa el referéndum constitucional de 2005 inflando los votos favorables a la mal llamada Constitución de 1993. Andrés Manuel López Obrador perdió por menos de un punto porcentual en las elecciones de 2006 en México luego de un extraño conteo. A Al Gore ni siquiera le permitieron llegar a la mesa en Estados Unidos a pesar de haber ganado las elecciones del año 2000 porque la Corte de la Florida se negó a autorizar el recuento de votos. La propia Lourdes Flores perdió en la mesa en 2005 ante Alan García que le escamoteó sus votos y le quitó, como hizo Fujimori con el FREDEMO, su gente y su programa. En la Universidad de San Marcos el 2009, las listas no corruptas que habían ganado la votación para Rector, perdieron en la mesa al anularse las actas de la Facultad de Medicina por motivos triviales. Ya no estamos en los tiempos en que los matones contratados por los terratenientes se robaban las ánforas, rompían las mesas de votación, falsificaban las cédulas o encarcelaban a los opositores para imponer sus dictaduras o sus democracias ficticias. Así como hay nuevas formas de golpe de estado como las que acabamos de ver en Honduras y Ecuador, en la época de la globalización, el Internet y el consenso de Washington, el fraude se esconde debajo de la manipulación. Consiste en satanizar, estigmatizar al candidato contrario convirtiendo a los medios de difusión en miedos de difusión; atemorizarlo, ponerlo contra las cuerdas, obligarlo a arriar sus banderas y principios, hacerlo entrar por el chantaje y el temor en el corralito del sistema. Hacerlo decir medias palabras, retroceder, dar explicaciones, negarse a sí mismo y a sus amigos, rendirse antes de la contienda. Domesticarlo. Y si eso fracasa, ganarle la elección en la mesa luego de amansarlo y cansarlo en un largo y misterioso conteo. En el caso peruano, debido a un extraño decreto dictado quince días antes de las elecciones de octubre, la quinta parte de los votos no son contados por los electores sino por jueces nombrados por un magistrado que es amigo del régimen. En tales circunstancias, el contrario perdedor o perdedora no puede reclamar. Si lo hace y protesta más de lo debido será acusado de violentista y hasta terrorista y entonces se dirá: ¿no ven? Ahí lo tienen o ahí la tienen. Teníamos razón. Era pues violentista y terrorista. Y entonces la víctima se verá en la disyuntiva de aceptar la trampa y rendirse sin pelear o retornar al viejo estilo de la protesta en la calle.
Ni tonta tolerancia con el fraude encubierto ni violentismo que nos lleve a repetir una imagen que el enemigo multiplicará en sus diarios y sus canales de televisión. Una serena pero firme protesta ciudadana es lo que corresponde para hacer frente a esa nueva forma de fraude que estamos en la obligación de rechazar porque puede repetirse el 2011. Debemos estar dispuestos a salir a las calles y defender los votos ciudadanos cuando sea preciso.
Saludamos a las compañeras compañeros y amigos que obtuvieron merecidos triunfos en las regiones y municipalidades provinciales y distritales. A Jorge Acurio en el Cusco, Vladimir Cerrón del Movimiento Regional Perú Libre en Junín, Gregorio Santos del MAS en Cajamarca, César Villanueva de Nueva Amazonía en San Martín, el empresario Javier Atkins en Piura, Juan Manuel Guillén en Arequipa y a otros como ellos. Es cierto que no en todos los casos han sido listas unitarias como hubiéramos querido. Cada triunfo de región o de municipalidad responde a una lógica distinta. La unidad de las fuerzas de izquierda y progresistas sigue siendo la gran tarea a cumplir y por la que debemos continuar trabajando. Pero todas las listas triunfadoras son expresión de realidades locales. Son las izquierdas que surgen o resurgen desde abajo, desde las provincias, sin pedir permiso a Lima, sin manipulaciones de cúpula, con independencia de criterio. Debemos darles desde aquí un gran abrazo de recibimiento al gran territorio de la renovación del país y un aplauso a su esfuerzo. Los invitaremos a concurrir al gran congreso de las izquierdas peruanas y fuerzas progresistas que debemos organizar en los próximos meses y donde todos debemos dejar a un lado nuestros sectarismos y egoísmos para sumarnos individualmente a la gran fuerza común que el pueblo nos reclama hace tiempo.
De esta manera, la capital del Perú y las regiones principales tendrán durante los próximos cuatro años gobiernos de izquierda o donde la izquierda está presente. Ese es un enorme desafío del cual debemos estar conscientes. Esos gobiernos deben ser una expresión de lo que deseamos para nuestro país: orden, participación, justicia social, derechos humanos, respeto por el medio ambiente, justicia de género y cultural, eficiencia y limpieza en el manejo de los fondos públicos. Si no fuese así no valdría la pena el esfuerzo realizado.
En abril formamos una Comisión de 17 compañeros y compañeras independientes y de todos los partidos con la finalidad de impulsar el proceso de unificación. Aprobamos una declaración de principios y un programa que están vigentes. La comisión ha trabajado reuniéndose todas las semanas durante estos meses. Dimos forma final a los documentos de fundación y mantuvimos relación entre nosotros haciendo un balance y un seguimiento permanente de la situación económica y política y el proceso electoral municipal y regional. Nuestras sesiones fueron abiertas a la concurrencia de cualquier militante o simpatizante de la izquierda que quisiera contribuir en nuestras discusiones. Recibimos y aplicamos sugerencias de todos ellos y ellas que agradecemos. Tenemos pendiente volver a convocar al grupo de los 95 que inició nuestras reuniones al comienzo de este año y al grupo de los 600 que eligió la comisión, para informarles de todo el proceso electoral y recibir nuevas ideas e iniciativas. Agradecemos a los compañeros y compañeras que colaboran en nuestras comisiones de trabajo y a los partidos de izquierda que nos han prestado permanentemente su apoyo organizativo y nos han dado su asesoramiento y consejos. Trabajamos con nuestro dinero, sin donantes misteriosos que después cobran en negocios turbios su apoyo económico.
Y ahora hemos creído conveniente convocar a esta reunión ampliada de emergencia porque los plazos corren y el tiempo nos gana.
Se trata de preparar el camino para el 2011. El menú que nos ofrecen los defensores del sistema no es nuevo. Un exalcalde que sobrevaloriza sus obras públicas, pasa por encima de los distritos, destruye los muros de la Universidad y se hace propaganda con dinero de los contribuyentes, creador del gigantesco caos de tránsito que hoy vive Lima; una joven señora que permitió sin protestar que encarcelen a su madre en Palacio para que no denuncie la corrupción, que la suplantó en su rol de primera dama y estudió en Estados Unidos con dinero robado al erario. Una abogada defensora de varios acusados de grandes operaciones de narcotráfico y de los importadores de autos usados que han llenado el país de basura rondante asfixiándonos todos los días. Otros aspirantes al sillón de Palacio que nos ofrecen construir el cuarto piso del ya carcomido edificio de Fujimori (no olvidemos que el segundo piso fue construido por Toledo y el tercero por García). Son joyas de la misma corona. Esos son los que nos acusan de estar contra el sistema. Y vaya si tienen razón porque efectivamente estamos contra su sistema de corrupción abierta y cinismo reiterado.
Recordemos una vez más. Nuestra consigna es como siempre: una sola propuesta, un solo programa conjunto, una sola candidatura unitaria.
No queremos homogenizar ni hegemonizar las expresiones políticas de las izquierdas y el centro progresista. La izquierda debe seguir siendo como ahora múltiple, diversa, abierta a las mujeres, los pueblos originarios, los jóvenes, los militares y policías no corruptos, a los artistas y las artistas, incluyente de todas las minorías discriminadas y todas las opiniones. Insistimos en nuestra propuesta de que la izquierda no debe ser ni solo política ni solo economicista. Debe ser cultural, popular, diversa, democrática, de base. Repitamos algo que dijo hace 72 horas nuestro compañero César Lévano en el diario La Primera: debemos abandonar los dogmas y los sectarismos del pasado pero no los principios.
Nuestros únicos límites son la corrupción y el terrorismo con los que nunca transaremos. Ni ladrones ni terroristas ni fanáticos caben en nuestras filas.
Por eso respetamos posiciones de centro izquierda como la de Susana Villarán y Fuerza Social; apoyamos la lucha ecologista y renovadora del Padre Arana; nos solidarizamos con las posiciones nacionalistas de Ollanta Humala y expresamos nuestro pleno acuerdo con la plataforma programática que han publicado hace pocos días en los diarios. Y nos alegramos con el ascenso de fuerzas distintas de izquierda y progresistas en las regiones. No queremos ejercer ninguna presión para que ellos decidan en sus tiempos y por sus mecanismos, su aproximación a una propuesta común que, según nuestra opinión, todos estamos obligados a construir. Respetamos también sus niveles de decisión y el tiempo que se den para ello. Queremos subrayar esto último porque ciertos diarios están muy activos tratando de dividirnos con declaraciones cruzadas y contradictorias en que nuestros voceros aparecen en una actitud de presión que estamos lejos de tener y nuestros amigos aparecen rechazando propuestas que no hemos hecho.
A todos los instamos a poner en práctica una actitud y conducta de apertura sin personalismos ni caudillismos. No debe ser ésta la hora de los egoísmos sino de la generosidad. Una actitud generosa y democrática debe reconocer que los votos emitidos no pertenecen a nadie en particular, a ningún caudillo ni personalidad, por notable que sea, por atractivo o atractiva que sea, sino a los votantes a quienes debemos servir y cuyas expectativas no debemos frustrar. Aspiramos a organizar cuando haya condiciones para hacerlo con seriedad, unas elecciones primarias en que los candidatos de la izquierda no sean resultado de iniciativas personales o negociaciones entre los partidos sino expresión de las bases sindicales, sociales y populares. Eso parece una utopía hoy día pero debemos trabajar para hacerlo realidad.
Por nuestra parte pedimos que se respete nuestro deber y derecho de seguir siendo radicales, revolucionarios, nuestra obligación política y moral de portar un proyecto histórico que debe seguir siendo el de los excluidos y oprimidos, el de las mujeres, los indígenas, los trabajadores, los explotados. Radical no significa ser extremista ni violento ni irracional ni fanático, sino ir a las causas, no olvidamos que el Perú tiene tareas pendientes. No queremos el maquillaje ni la cosmética del sistema sino crear conciencia en nuestra sociedad en gran parte alienada por el falso consumo o atemorizada por el chantaje mediático, de las profundas transformaciones que nuestro país necesita en el régimen de salarios, la propiedad de la tierra urbana y rural, la situación de las mujeres y los pueblos originarios, los impuestos, la defensa de la soberanía nacional, la defensa del ambiente, el derecho a la organización y representación de los trabajadores y otras muchas demandas que deben ser procesadas en democracia pero sin renunciamiento, con claridad y firmeza. Y para ello es indispensable que lleguemos al gobierno.
Para nosotros la acción electoral es imprescindible e inevitable. Pero es y debe ser parte de un esfuerzo de más largo aliento y trascendencia en la construcción de las grandes transformaciones que nuestro país necesita.
En esta reunión debemos discutir cómo participaremos en las elecciones presidenciales del 2011. Los compañeros del MNI expondrán a su turno una fórmula que lo permita. Ellos han decidido poner a disposición de la izquierda unificada la inscripción que obtuvieron con gran esfuerzo a lo largo de una campaña nacional de recolección de firmas. El MNI, manteniendo su historia y sus principios, se convertirá así, a partir de este momento, en el instrumento electoral de toda la izquierda. Debemos reconocerles el enorme trabajo que les costó reunir las firmas necesarias para inscribirse no en una sino en dos oportunidades y la actitud madura y generosa de poner esa inscripción al servicio de un proyecto mayor, un proyecto común.
Nos corresponde ahora actuar en consecuencia y demostrar, como lo estamos haciendo, que el camino del entendimiento y la confluencia con las otras fuerzas nacionalistas, de la centro izquierda, progresistas, patrióticas y democráticas, es posible.
VIVA LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA
VIVA EL PERÚ
DECLARACIÓN DE LA IZQUIERDA PERUANA
Domingo 24 de Octubre de 2010 15:29
Documento leído en el II Encuentro por Mario Huamán en nombre del Comité Promotor de la Unidad de la Izquierda. Aprobado por unanimidad.
La izquierda Peruana, reunida en su ll Encuentro llevado a cabo el día 23 de octubre del 2010 en la ciudad de Lima, ante la actual coyuntura política nacional, se dirige al pueblo peruano para expresar lo siguiente:
La izquierda peruana, fiel a sus principios de luchar por una sociedad justa y democrática, plantea la necesidad apremiante de unificar sus fuerzas para alcanzar las transformaciones que la patria n€casita y el pueblo reclama, por una mayor democratización de la sociedad peruana y una distribución equitativa do la riqueza que permite el bienestar de las grandes mayorías nacionales.
El neoliberalismo, aplicado desde hace 20 años y profundizado por el gobierno aprista, que sirve casi exclusivamente a las transnacionales y a los grandes grupos económicos del país, representa un gran peligro para el futuro de nuestra patria, porque profundiza irracionalmente las desigualdades sociales y afecta peligrosamente el ecosistema en el que vivimos. Todas las representaciones de la derecha defienden esta política del Estado y pretenden darle continuidad.
Frente a la política neoliberal y el advenimiento de las elecciones generales de abril del 2011, la izquierda peruana llama a todas las fuerzas progresistas a luchar conjuntamente por la conquista de un gobierno democrático, patriótico y de regeneración moral. Con este propósito, llama a la más amplia unidad de los sectores populares y progresistas, democráticos, izquierdistas y nacionalistas, a fin de formar un gran frente electoral para conquistar la victoria electoral del 2011.
La izquierda peruana, consciente de sus enormes responsabilidades en el momento actual, se compromete a realizarlos máximos esfuerzos por unir sus fuerzas, para encontrar el camino que permita una participación unitaria en las elecciones del 2011.
Finalmente, llamamos a estar en vigilancia y movilización permanente, frente a los intentos de consumar un fraude en contra de la voluntad popular expresada en las elecciones del 3 de octubre último, que dio la victoria electoral a Susana Villarán y la Confluencia Política que la respalda.
Lima, 23 octubre 2010
COMITÉ PROMOTOR

Lunes 25 de octubre de 2010
ELECCIONES PRESIDENCIALES 2011
DECLARACIÓN DE LA IZQUIERDA PERUANA
La izquierda Peruana, reunida en su ll Encuentro llevado a cabo el día 23 de octubre del 2010 en la ciudad de Lima, ante la actual coyuntura política nacional, se dirige al pueblo peruano para expresar lo siguiente:
La izquierda peruana, fiel a sus principios de luchar por una sociedad justa y democrática, plantea la necesidad apremiante de unificar sus fuerzas para alcanzar las transformaciones que la patria necesita y el pueblo reclama, por una mayor democratización de la sociedad peruana y una distribución equitativa do la riqueza que permite el bienestar de las grandes mayorías nacionales.
El neoliberalismo, aplicado desde hace 20 años y profundizado por el gobierno aprista, que sirve casi exclusivamente a las transnacionales y a los grandes grupos económicos del país, representa un gran peligro para el futuro de nuestra patria, porque profundiza irracionalmente las desigualdades sociales y afecta peligrosamente el ecosistema en el que vivimos. Todas las representaciones de la derecha defienden esta política del Estado y pretenden darle continuidad.
Frente a la política neoliberal y el advenimiento de las elecciones generales de abril del 2011, la izquierda peruana llama a todas las fuerzas progresistas a luchar conjuntamente por la conquista de un gobierno democrático, patriótico y de regeneración moral. Con este propósito, llama a la más amplia unidad de los sectores populares y progresistas, democráticos, izquierdistas y nacionalistas, a fin de formar un gran frente electoral para conquistar la victoria electoral del 201 1.
La izquierda peruana, consciente de sus enormes responsabilidades en el momento actual, se compromete a realizarlos máximos esfuerzos por unir sus fuerzas, para encontrar el camino que permita una participación unitaria en las elecciones del 2011.
Finalmente, llamamos a estar en vigilancia y movilización permanente, frente a los intentos de consumar un fraude en contra de la voluntad popular expresada en las elecciones del 3 de octubre último, que dio la victoria electoral a Susana Villarán y la Confluencia Política que la respalda.
Lima, 23 octubre 2010
COMITÉ PROMOTOR
*Enviado para su publicación por Teófilo Bellido

lunes, 25 de octubre de 2010

LA NED, VITRINA LEGAL DE LA CIA

Estructuras para el control y dominación
Por Thierry Meyssan*
Desde hace 30 años, la National Endowment for Democracy (NED) se encarga de la parte legal de las operaciones ilegales de la CIA. Sin despertar sospechas, ha venido creando una extensa red mundial de corrupción, comprando sindicatos –tanto obreros como patronales– así como partidos políticos de izquierda y de derecha para que defiendan los intereses de Estados Unidos en vez de los intereses de sus propios miembros. Thierry Meyssan describe en este trabajo la envergadura de ese dispositivo.
En 2006, el Kremlin denunciaba la proliferación en Rusia de asociaciones extranjeras, algunas de las cuales parecían estar participando en un plan tendiente a desestabilizar el país, plan orquestado por la estadounidense Fundación Nacional por la Democracia (National Endowment for Democracy – NED). En previsión de una «revolución de color», Vladislav Surkov elaboraba entonces una estricta reglamentación para esas «organizaciones no gubernamentales (ONG)». En Occidente, aquella reglamentación de orden administrativo fue descrita como un nuevo ataque del «dictador» Putin y de su consejero en contra de la libertad de asociación.
Otros Estados que también siguieron una política similar han sido igualmente calificados por la prensa internacional como «dictaduras».
El gobierno de Estados Unidos dice trabajar a favor de «la promoción de la democracia a través del mundo». Su posición es que el Congreso estadounidense puede subvencionar la NED y que la NED puede a su vez, de manera independiente, ayudar directa o indirectamente a asociaciones, partidos políticos o sindicatos en cualquier país del mundo. Al ser, como su nombre lo indica, «no gubernamentales», las ONGs pueden emprender iniciativas políticas que las embajadas no pueden asumir sin violar la soberanía de los Estados que las acogen. Esa es precisamente la cuestión.
¿La NED y la red de ONGs financiadas a través de ese órgano son acaso iniciativas de la sociedad civil injustamente reprimidas por el Kremlin o son en realidad pantallas de los servicios de inteligencia estadounidenses, sorprendidos en flagrante delito de injerencia?
Para responder esa interrogante nos remontaremos al origen de la National Endowment for Democracy y escrutaremos su funcionamiento. Para ello debemos analizar, primero que todo, lo que significa el proyecto oficial estadounidense de «exportación de la democracia».
Los puritanos que fundaron Estados Unidos querían construir una «ciudad radiante» que alumbraría el mundo. Se veían a sí mismos como misionarios de un modelo político.
¿Qué tipo de democracia?
Como pueblo, los estadounidenses asumen la ideología de sus padres fundadores. Se ven a sí mismos como una colonia llegada de Europa para fundar una ciudad que obedece a Dios. Ven a su propio país como «una luz encima de la montaña», según la expresión de San Mateo que la mayoría de los presidentes estadounidenses han retomado en sus discursos políticos a lo largo de dos siglos. Por lo tanto, Estados Unidos sería una nación modelo, que brilla en lo alto de una colina, iluminando el mundo. Y todos los demás pueblos de la Tierra deberían abrigar la esperanza de poder copiar ese modelo para alcanzar su propia salvación.
Para los estadounidenses, esa ingenua creencia implica –como una verdad que no necesita demostración– que su país es una democracia ejemplar y que ellos tienen el deber mesiánico de extenderla al resto del mundo. San Mateo predicaba que la propagación de la fe debía lograrse sólo mediante el ejemplo de una vida honesta, pero los padres fundadores de Estados Unidos veían el acto de encender su fuego y de propagarlo como un cambio de régimen. Los puritanos ingleses decapitaron a Carlos I de Inglaterra antes de huir hacia Holanda y América. Posteriormente, los patriotas del Nuevo Mundo rechazaron la autoridad del rey Jorge III de Inglaterra y proclamaron la independencia de los Estados Unidos.
Imbuidos de esa mitología nacional, los estadounidense no ven la política exterior de su propio gobierno como un imperialismo. Consideran que derrocar un gobierno es perfectamente válido si ese gobierno ambiciona encarnar un modelo diferente del estadounidense, lo cual lo convierte en un gobierno maléfico. Al mismo tiempo, están convencidos de que, debido a la misión mesiánica de la que están investidos, han logrado imponer la democracia por la fuerza en los países que han ocupado.
En las escuelas de Estados Unidos se enseña que los soldados estadounidenses llevaron la democracia a Alemania. Ignoran que los hechos históricos demuestran exactamente lo contrario: el gobierno estadounidense ayudó a Hitler a derrocar la República de Weimar y a instaurar un régimen militar para acabar con la Unión Soviética.
Esa ideología irracional les impide cuestionar la naturaleza de sus propias instituciones y lo absurdo del concepto mismo de «democracia forzosa». Sin embargo, según la fórmula del presidente Abraham Lincoln, «la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo».
Visto desde ese punto de vista, Estados Unidos no es una democracia sino un sistema híbrido en el que el poder ejecutivo está en manos de una oligarquía mientras que el pueblo limita la arbitrariedad [de esa oligarquía] a través de los contrapoderes legislativo y judicial.
En efecto, el pueblo elige a los miembros del Congreso y a algunos jueces pero son los Estados miembros de la federación los que eligen el poder ejecutivo, que a su vez designa a los altos magistrados. Si bien los ciudadanos están llamados a pronunciarse sobre la elección del presidente, el voto de la ciudadanía no es más que una consulta, como hubo de recordarlo la Corte Suprema a raíz de la elección presidencial del año 2000, al pronunciarse sobre el caso Gore vs. Bush. La Constitución de los Estados Unidos no reconoce la soberanía del pueblo ya que el poder se comparte entre el pueblo y los Estados que componen la federación, o sea los notables locales.
Es importante observar aquí, dicho sea de paso, que la Constitución de la Federación Rusa sí tiene un carácter democrático –por lo menos en el papel– ya que estipula: «El depositario de la soberanía y única fuente del poder en la Federación Rusa es su pueblo multinacional» (Título I, Capítulo 1, artículo 3). En base a ese contexto intelectual, los estadounidenses apoyan a su gobierno en su afirmación de que quiere «exportar la democracia» cuando su propio país no es una democracia, ni siquiera a la luz de su propia Constitución. Resulta difícil entender cómo podrían exportar lo que no tienen ni quieren tener en su propio país.
Durante los 30 últimos años, la NED ha sido portadora de esa contradicción, que se ha concretado en la desestabilización de numerosos Estados. Miles de crédulos militantes de ONGs han violado la soberanía de los pueblos con la beatífica sonrisa de quien tiene la conciencia tranquila.
Una Fundación pluralista e independiente
En su célebre discurso del 8 de junio de 1982 ante el parlamento británico, el presidente Reagan denunció la Unión Soviética como el «Imperio del Mal» y propuso prestar ayuda a los disidentes, en la URSS y en otras partes. «Se trata de ayudar a crear la infraestructura necesaria para la democracia: libertad de prensa, sindicatos, partidos políticos, universidades. Los pueblos serán así libres de escoger el camino que les convenga para desarrollar su cultura y resolver sus diferencias por medios pacíficos», declaró.
Basándose en ese consenso de lucha contra la tiranía, una comisión bipartidista de reflexión aconsejó a Washington la creación de la Fundación Nacional para la Democracia (NED), que sería instituida por el Congreso estadounidense en noviembre de 1983 y de inmediato recibiría financiamiento.
La NED subvenciona cuatro estructuras autónomas que se encargan de redistribuir en el exterior el dinero del que disponen entre asociaciones, sindicatos obreros y patronales así como partidos de derecha y de izquierda. Esas cuatro estructuras autónomas son:
El Instituto de Sindicatos Libres (Free Trade Union Institute – FTUI), hoy rebautizado como Centro Americano para la Solidaridad de los Trabajadores (American Center for International Labor Solidarity – ACILS), cuya gestión está en manos del sindicato obrero AFL-CIO;
El Centro para la Empresa Privada Internacional (Center for International Private Entreprise – CIPE), cuya gestión está en manos de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos;
El Instituto Republicano Internacional (International Republican Institute – IRI), cuya gestión está en manos del Partido Republicano;
El Instituto Nacional Democrático de Asuntos Internacionales (National Democratic Institute for International Affairs – NDI), cuya gestión está en manos del Partido Demócrata.
Bajo esa presentación, la NED y sus cuatro tentáculos parecen estar basados en la sociedad civil y parecen reflejar además la diversidad social y el pluralismo político de esa misma sociedad civil. Financiados por el pueblo estadounidense, a través del Congreso, parecería que actúan a favor de un ideal universal, que son completamente independientes de la administración presidencial y que su accionar no puede servir de fachada a operaciones secretas al servicio de inconfesables intereses nacionales.
La realidad es muy diferente.
En 1982, Ronald Reagan crea la NED, en coordinación con el Reino Unido y Australia, para derrocar el «Imperio del Mal».
Un montaje de la CIA, el MI6 y el ASIS
El discurso de Ronald Reagan en Londres se produce después de los escándalos que rodearon las revelaciones de los manejos sucios de la CIA, revelaciones provenientes de varias comisiones investigadoras parlamentarias.
El Congreso prohibió entonces a la CIA la organización de nuevos golpes de Estado como medio de conquistar mercados. En la Casa Blanca, el Consejo de Seguridad Nacional busca entonces otras vías que le permitan sortear dicha prohibición.
La comisión bipartidista de reflexión se constituyó antes del discurso de Ronald Reagan, aunque el mandato oficial de la Casa Blanca sólo le fue entregado posteriormente. Ello indica que aquella Comisión no respondía a la pomposa ambición presidencial sino que era anterior. El discurso no es por lo tanto otra cosa que la justificación retórica de decisiones ya tomadas de antemano en líneas generales y destinadas a su puesta en escena por parte de la comisión bipartidista.
El presidente de la comisión bipartidista de reflexión era el representante especial de Estados Unidos para el Comercio, lo cual indica que el objetivo de dicha comisión no era precisamente promover la democracia sino, según la terminología consagrada, la promoción de la «democracia de mercado».
Este extraño término corresponde al modelo estadounidense: una oligarquía económica y financiera impone sus decisiones políticas a través de los mercados y del Estado federal, mientras que los parlamentarios y jueces electos por el pueblo protegen a los individuos de la arbitrariedad de la administración.
De los cuatro organismos periféricos de la NED tres fueron conformados para la ocasión. El cuarto, el organismo sindical (ACILS), no hubo que crearlo porque ya existía desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, aunque había cambiado de nombre en 1978, cuando se descubrió que dependía de la CIA. Esto permite deducir que el CIPE, el IRI y el NDI no nacieron por generación espontánea, sino que también fueron creados bajo los auspicios de la CIA.
Además, a pesar de ser la NED una asociación creada conforme al derecho estadounidense no es un instrumento de uso exclusivo de la CIA sino un dispositivo común con los servicios británico (fue por eso que Reagan la anunció precisamente en Londres) y australiano. Esa característica fundamental nunca se menciona a pesar de estar enteramente confirmada por los mensajes de felicitación de los primeros ministros Tony Blair y John Howard en ocasión del vigésimo aniversario de la supuesta «ONG».
La NED y sus tentáculos son órganos del pacto militar anglosajón que vincula a Londres, Washington y Camberra, pacto en el que se incluye igualmente la red de intercepción electrónica Echelon. Además de la CIA, el MI6 británico y el ASIS australiano también pueden solicitar los servicios de ese dispositivo.
Para esconder esa realidad la NED ha propiciado la creación, por parte de varios aliados, de organizaciones análogas que trabajan con ella. En 1988, Canadá se dotó de un centro llamado Derechos & Democracia, que se concentró sobre todo en Haití y posteriormente en Afganistán. En 1991, el Reino Unido instituyó la Westminster Foundation for Democracy (WFD).
El funcionamiento de ese organismo público está diseñado según el modelo de la NED: su administración está en manos de los partidos políticos (consta de 8 delegados: 3 del Partido Conservador, 3 del Partido Laborista, uno del Partido Liberal y el octavo para los demás partidos representados en el parlamento británico). La WFD fue muy activa en Europa del Este.
Finalmente, en 2001 la Unión Europea se dotó del European Instrument for Democracy and Human Rights (EIDHR), que despierta menos sospechas que sus homólogos. Ese órgano depende de EuroAid, dirigida por un alto funcionario tan poderoso como desconocido, el holandés Jacobus Richelle.
La directiva presidencial 77
Cuando votaron la fundación de la NED, el 22 de noviembre 1983, los miembros del Congreso de los Estados Unidos ignoraban que aquella organización ya existía en secreto, en virtud de una directiva presidencial fechada el 14 de enero.
Aquel documento, que no fue desclasificado hasta 20 años más tarde, organiza la «diplomacia pública», expresión políticamente correcta para designar la propaganda. Instituye además en la Casa Blanca varios grupos de trabajo dentro del Consejo de Seguridad Nacional, uno de ellos encargado de pilotear la NED.
Henry Kissinger, administrador de la NED. ¿Quién dijo «representante de la sociedad civil»?
El consejo de administración de la NED no es por lo tanto otra cosa que una correa de transmisión del Consejo de Seguridad Nacional. En aras de salvar las apariencias, se decidió que, de manera general, los agentes o ex agentes de la CIA no podían figurar en el consejo de administración.
A pesar de lo anterior, las cosas no pueden estar más claras. La mayoría de los altos funcionarios que han desempeñado un papel central en el Consejo de Seguridad Nacional han sido administradores de la NED. En ese caso se encuentran, por ejemplo, Henry Kissinger, Franck Carlucci, Zbigniew Brzezinski y Paul Wolfowitz, personalidades que la Historia no recordará precisamente como idealistas de la democracia sino como estrategas cínicos de la violencia.
El presupuesto de la NED no puede ser interpretado de manera aislada ya que esa institución recibe además instrucciones del Consejo de Seguridad Nacional para la realización de acciones que se inscriben en el marco de grandes operaciones en las que participan varias agencias.
Existen fondos, provenientes esencialmente de la Agencia Estadounidense de Ayuda Internacional (USAID), que transitan por la NED sin aparecer en su presupuesto, simplemente para darles un carácter «no gubernamental». Además, la NED recibe indirectamente el dinero de la CIA, previamente blanqueado por intermediarios privados como la Smith Richardson Foundation, la John M. Olin Foundation o la Lynde and Harry Bradley Foundation.
Para evaluar la verdadera envergadura de ese programa habría que añadir al presupuesto de la NED los subpresupuestos correspondientes del Departamento de Estado, de la USAID, de la CIA y del Departamento de Defensa, lo cual resulta hoy en día imposible.
Ciertos elementos conocidos permiten sin embargo hacerse una idea de su importancia. En los últimos 5 años, Estados Unidos gastó más de 1 000 millones de dólares en asociaciones y partidos únicamente en el Líbano, pequeño Estado de 4 millones de habitantes. Globalmente, la mitad de esa suma la distribuyeron públicamente el Departamento de Estado, la USAID y la NED. La otra mitad fue entregada secretamente por la CIA y el Departamento de Defensa.
Este ejemplo permite deducir que el presupuesto general que Estados Unidos dedica a la corrupción institucional se cuenta en decenas de miles de millones al año. En todo caso, el programa equivalente de la Unión Europea, que tiene un carácter enteramente público y sirve de apoyo a las acciones estadounidenses, es de 7 000 millones de euros al año.
En definitiva, la estructura jurídica de la NED y el volumen de su presupuesto oficial no son más que apariencia. En esencia, la NED no es un organismo independiente a cargo de acciones legales que anteriormente realizaba la CIA sino una vitrina que el Consejo de Seguridad Nacional utiliza para garantizar los aspectos legales de operaciones ilegales.
La estrategia trotskista
Durante su etapa de instauración (en 1984), la NED tuvo como presidente a Allen Weinstein. John Richardson ocupó después ese puesto durante 4 años (desde 1984 hasta 1988) y fue finalmente reemplazado por Carl Gershman (desde 1998).
Los tres tienen tres cosas en común. Son judíos, fueron miembros del partido trotskista Social Democrats USA y trabajaron en la Freedom House. Todo eso tiene su lógica. El odio al estalinismo llevó a algunos trotskistas a unirse a la CIA para luchar contra los soviéticos. Y llevaron a la CIA la teoría de la toma del poder a escala mundial, transponiéndola a las «revoluciones de colores» y la «democratización». Simplemente desplazaron la doctrina trotskista aplicándola al combate cultural analizado por Antonio Gramsci: el poder se ejerce en las mentes más que por la fuerza. Para gobernar a las masas, una élite tiene que inculcarles primero una ideología que las programe para que acepten el poder que las domina.
El Centro Americano para la Solidaridad de los Trabajadores (ACILS)
Conocido con el nombre de Solidarity Center, el ACILS, rama sindical de la NED, es de lejos su principal canal. Distribuye más de la mitad de las donaciones de la NED, sustituyó organismos anteriores que habían trabajado durante toda la guerra fría en la estructuración de sindicatos no comunistas a través del mundo, desde Vietnam hasta Angola pasando por Francia y Chile.
La utilización de sindicalistas para encubrir ese programa de la CIA entraña de por sí una excepcional perversión. Lejos de la divisa marxista «Proletarios de todos los países, ¡uníos!», el ACILS asocia los sindicatos obreros estadounidenses con el imperialismo que reprime a los trabajadores de los demás países.
Esa filial estuvo bajo la dirección de un personaje singular, Irving Brown, desde 1948 hasta el fallecimiento de este último en 1989.
En 1981, Irving Brown pone a Jean-Claude Mailly en el puesto de asistente del secretario general del sindicato francés Force Ouvriere, André Bergeron. Bergeron reconocerá que el financiamiento de sus actividades proviene de la CIA. Mailly se convierte en secretario general de FO en 2004.
Algunos autores aseguran que Brown era hijo de un ruso blanco cercano a Alexander Kerensky. Lo que sí está comprobado es que Brown fue agente del OSS, el servicio de inteligencia estadounidense, durante la Segunda Guerra Mundial y que participó en la creación de la CIA y del Gladio, la red secreta de la OTAN, pero se negó a asumir la dirección porque prefería concentrarse en su especialidad: los sindicatos.
Tuvo su base en Roma y posteriormente en París, no en Washington, lo que le proporcionó especial influencia en la vida pública de Italia y Francia. Al final de su vida, Brown se jactaba de haber dirigido siempre –por debajo de la mesa– el sindicato francés Force Ouvriere, de haber manipulado los hilos del sindicato estudiantil francés UNI (en cuyo seno militaron Nicolas Sarkozy y sus ministros Francois Fillon, Xavier Darcos, Hervé Morin y Michele Alliot-Marie, así como el presidente de la Asamblea Nacional Bernard Accoyer y el presidente de la mayoría parlamentaria Jean-Francois Copé) y de haber formado personalmente, en el sector de izquierda, a los miembros de un grupúsculo trotskista, como Jean-Christophe Cambadelis y el futuro primer ministro francés Lionel Jospin.
A fines de los años 1990, los miembros de la confederación AFL-CIO pidieron cuentas sobre las verdaderas actividades del ACILS, cuya naturaleza criminal en numerosos países ya había sido por entonces ampliamente documentada. Cualquiera creería que las cosas cambiaron después de aquel escándalo. Pero no fue así. En 2002 y 2004, el ACILS participó activamente en el fallido golpe de Estado perpetrado en Venezuela contra el presidente Hugo Chávez y en el exitoso derrocamiento del presidente Jean-Bertrand Aristide en Haití.
El ACILS se encuentra actualmente bajo la dirección de John Sweeney, ex presidente de la confederación AFL-CIO, otro personaje proveniente del partido trotskista Social Democrats USA.
El Centro para la Empresa Privada Internacional (CIPE)
El Centro para la Empresa Privada Internacional (CIPE) se concentra en la difusión de la ideología capitalista liberal y la lucha contra la corrupción.
El primer éxito del CIPE fue la transformación, en 1987, del European Management Forum –un club de grandes patronos europeos– en World Economic Forum –el club de la clase dirigente transnacional. El gran encuentro anual de la aristocracia económica y política global en la estación de esquí suiza de Davos contribuyó a forjar un sentido de pertenencia clasista, más allá de las identidades nacionales de los participantes.
El CIPE es muy cuidadoso en cuanto a no tener ningún vínculo de tipo estructural con el Foro de Davos, razón por la cual resulta imposible –al menos por el momento– probar que World Economic Forum esté siendo manejado por la CIA. Les costaría, sin embargo, mucho trabajo a los dirigentes de Davos explicar por qué ciertos líderes políticos han escogido su Forum Económico como escenario de acontecimientos de la más alta importancia si no se tratara de operaciones planificadas por el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos.
Por ejemplo, en 1988, fue en Davos, no en la ONU, donde Grecia y Turquía hicieron las paces. En 1989, fue en Davos donde las dos Coreas, por un lado, y las dos Alemanias, por el otro, realizaron su primera cumbre a nivel ministerial, en el caso de las primeras, y su primera cumbre sobre la reunificación alemana. En 1992, fue también en Davos donde Frederik de Klerk y Nelson Mandela presentaron juntos –por primera vez fuera de Sudáfrica– su proyecto común para aquel país. Más increíble aún, fue en Davos, en 1994, después del Acuerdo de Oslo, que Shimon Peres y Yaser Arafat negociaron y firmaron su aplicación en Gaza y Jericó.
El vínculo entre el Foro Económico de Davos y Washington pasa evidentemente por Susan K. Reardon, ex directora de la asociación profesional de empleados del Departamento de Estado convertida en directora de la Fundación de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, órgano encargado de la administración del CIPE.
El otro éxito del Centro para la Empresa Privada Internacional es Transparency International. Esta «ONG» fue creada oficialmente por un oficial de la inteligencia militar estadounidense, Michael J. Hershman, quien es por demás administrador del CIPE y, hoy en día, uno de los responsables del reclutamiento de informantes para el FBI así como presidente-director general de la agencia privada de inteligencia Fairfax Group.
Transparency International es ante todo una fachada para las actividades de la CIA en materia de inteligencia económica. Es también un instrumento de comunicación utilizado para obligar a otros Estados a modificar sus legislaciones de forma favorable a la apertura de sus propios mercados.
Para esconder el origen de Transparency International, el CIPE recurrió a las habilidades del ex director de prensa del Banco Mundial, el neoconservador Frank Vogl. Este último instauró un Comité de personalidades que contribuyó a crear la imagen de que se trataba de una asociación proveniente de la sociedad civil. Este comité de fachada está bajo la dirección de Peter Eigen, ex director del Banco Mundial en el este de África. En 2004 y 2009, la esposa de Eigen fue candidata a la presidencia de la República Federal de Alemania por el SPD.
La actividad de Transparency International favorece los intereses de Estados Unidos y no es en lo absoluto confiable. En 2008 esta seudo ONG denunciaba la corrupción de PDVSA, la empresa estatal del petróleo de Venezuela. Basándose en información falsificada, Transparency International situaba a PDVSA en la última posición de la clasificación mundial de empresas estatales.
El objetivo era evidente: sabotear la reputación de una empresa que sirve de base económica a la política antiimperialista del presidente venezolano Hugo Chávez. Al ser sorprendida en flagrante delito de intoxicación, Transparency International se negó a contestar las preguntas de la prensa latinoamericana y a modificar su propio informe. Lo cual no tiene en definitiva nada de sorprendente si recordamos que el corresponsal del CIPE en Venezuela, Pedro Carmona, fue precisamente el personaje que Estados Unidos puso en el poder –donde no logró mantenerse– durante el fallido golpe de Estado contra Hugo Chávez.
En cierta forma, al dirigir la atención de los medios de difusión hacia la corrupción económica, Transparency International enmascara la actividad de la NED, que se dedica a la corrupción políticas de las élites dirigentes en beneficio de los anglosajones.
El Instituto Republicano Internacional (IRI) y el Instituto Nacional Democrático de Relaciones Internacionales (NDI)
El Instituto Republicano Internacional (IRI) tiene la misión de corromper a los partidos de derecha mientras que el Instituto Nacional Democrático de Relaciones Internacionales (NDI) se ocupa de los partidos de izquierda. El primero tiene como presidente a John McCain y el segundo a Madeleine Albright. Estos dos personajes no deben por lo tanto ser considerados políticos normales o como un líder de oposición y una sabia retirada, sino como activos responsables de programas del Consejo de Seguridad Nacional.
Tanto el IRI como el NDI han renunciado a tratar de controlar la Internacional Liberal y la Internacional Socialista como vía para ejercer su control sobre los principales partidos políticos del mundo. En vez de ello han preferido crear organizaciones rivales: la Unión Democrática Internacional (IDU) y la Alianza de los Demócratas (AD). La primera tiene como presidente al australiano John Howard, con el ruso Leonid Gozman de Justa Causa (Правое дело) como vicepresidente. La segunda se encuentra bajo la dirección del italiano Gianni Vernetti, quien tiene como copresidente al francés Francois Bayrou.
El IRI y el NDI se apoyan también en las fundaciones políticas vinculadas a los grandes partidos europeos (6 en Alemania, 2 en Francia, una en Holanda y otra en Suecia). Por otro lado, algunas operaciones se realizan a través de misteriosas empresas privadas, como Democracy International Inc. que organizó las más recientes elecciones “arregladas” en Afganistán.
Todo esto deja un gusto amargo. Estados Unidos ha logrado corromper la mayoría de los grandes partidos políticos y sindicatos de todo el mundo.
Ex adjunto de Rahm Emanuel y actual responsable del NDI, Tom McMahon estuvo en Francia para organizar las elecciones primarias del Partido Socialista.
La «democracia» que Estados Unidos promueve consiste en definitiva en discutir cuestiones locales en cada país –incluso simples temas sociales, como los derechos de las mujeres o de los homosexuales– mientras se alinean con Washington en todas las cuestiones internacionales.
Las campañas electorales se han convertido en espectáculos en los que la NED escoge a los actores mediante la entrega –a unos sí y a otros no– de los recursos financieros que necesitan. La noción misma de alternancia ha perdido su verdadero sentido ya que la NED promueve alternativamente uno u otro bando con tal de que ambos mantengan la misma política exterior y de defensa. Tanto en la Unión Europea como en otras partes se escuchan hoy lamentos sobre la crisis de la democracia. Y los responsables de esa crisis son, evidentemente, la NED y Estados Unidos. ¿Cómo puede calificarse, en todo caso, un régimen como el de Estados Unidos, cuyo principal líder de oposición, John McCain, es en realidad empleado del Consejo de Seguridad Nacional? Ciertamente no como democracia.
Balance de un sistema
Con el tiempo, la USAID, la NED, sus institutos satélites y sus fundaciones intermedias han dado lugar a la aparición de una burocracia tan extensa como avariciosa. La votación sobre el presupuesto de la NED da lugar, año tras año, a ásperos debates sobre la ineficacia de ese sistema tentacular y los rumores de malversación de fondos en beneficio de personalidades políticas estadounidenses encargadas de administrar dichos fondos.
Con ánimo de mejorar la gestión, se han realizado numerosos estudios tendientes a medir el impacto de esos flujos financieros. Expertos han comparado las sumas destinadas a cada país con la calificación democrática de esos mismos países que otorga la Freedom House. Y han calculado después cuántos dólares por habitante había que gastar para que la calificación de un país subiera un punto.
Tomicah Tillemann, consejero de Hillary Clinton para la sociedad civil y las democracias emergentes, supervisa el dispositivo de la NED por el Departamento de Estado.
Lo anterior no es, por supuesto, otra cosa que un intento de autojustificación. La idea de otorgar calificaciones en materia de democracia nada tiene de científica. De forma totalitaria, se parte del principio que sólo existe una forma de instituciones democráticas. Y, de manera infantil, se establece una disparatada lista de criterios a los que se atribuyen coeficientes imaginarios para convertir la complejidad social en una cifra única.
El resultado es que la gran mayoría de esos estudios muestran el fracaso: aunque la cantidad de democracias aumente en el mundo, no parece existir relación alguna entre los progresos o retrocesos democráticos y las sumas que gasta el Consejo de Seguridad Nacional.
Esto confirma, por el contrario, que los objetivos reales nada tienen que ver con los objetivos oficialmente anunciados. Los responsables de la USAID citan, sin embargo, un estudio de la universidad Vanderbilt que afirma que sólo las operaciones de la NED cofinanciadas por la USAID han sido eficaces, ya que la USAID tiene una administración rigurosa de su presupuesto. Por supuesto, este singular estudio fue financiado por… la USAID.
En todo caso, en 2003, en ocasión de su vigésimo aniversario, la NED hizo un balance político de su acción. Según ese balance, la NED financiaba en aquel momento más de 6 000 organizaciones políticas y sociales en todo el mundo, cifra que ido en aumento desde aquel entonces. La NED reconocía entonces haber creado enteramente el sindicato Solidarnorsc en Polonia, la Carta de los 77 en Checoslovaquia y Otpor en Serbia. Se felicitaba por haber creado también enteramente la radio B92 y el cotidiano Oslobodjenje en la antigua Yugoslavia así como gran cantidad de medios de difusión independientes en el Irak «liberado».
Cambiar de fachada
Luego de haber registrado un éxito mundial, la retórica de la democratización ya no convence a nadie. El presidente George W. Bush la desgastó al abusar de su uso. Nadie puede afirmar seriamente que las subvenciones que distribuye la NED harán desaparecer el terrorismo internacional. Como tampoco es posible afirmar ahora que las tropas estadounidenses derrocaron a Sadam Husein para ofrecer la democracia a los iraquíes.
Además, los ciudadanos que en el mundo entero militan a favor de la democracia son ahora más desconfiados. Han entendido que la ayuda que ofrecen la NED y sus sucursales sirve en realidad para manipularlos a ellos y a sus países. Se niegan, por lo tanto, cada vez más a menudo a aceptar las donaciones «desinteresadas» que estas les proponen. Así que los responsables estadounidenses de los diferentes canales de corrupción estudian cómo cambiar nuevamente de fachada.
Después de los sucios manejos de la CIA y la transparencia de la NED, apuntan ahora hacia la creación de una nueva estructura que vendría a reemplazar un conjunto ya desacreditado.
Esa estructura ya no estaría en manos de los sindicatos, del patronato y de los dos grandes partidos políticos estadounidenses sino de multinacionales concebidas según el modelo de la Asia Foundation.
En los años 1980, la prensa reveló que la Asia Foundation era una fachada de la CIA para la lucha contra el comunismo en Asia. Hubo entonces una reforma de la fundación y su administración fue puesta en manos de varias transnacionales (Boeing, Chevron, Coca-Cola, Levis Strauss, etc…). Aquel cambio de apariencia bastó para proporcionar un aspecto no gubernamental y respetable a una estructura que nunca dejó de estar al servicio de la CIA.
Después de la disolución de la URSS, se creó también la Eurasia Foundation, cuya misión consistiría en extender la acción secreta a los nuevos Estados asiáticos.
Otra discutida cuestión es la de saber si las donaciones para la «promoción de la democracia» deben adoptar únicamente la forma de contratos para la realización de determinados proyectos o la de subvenciones sin obligación de resultados. La primera fórmula ofrece mejor cobertura jurídica, pero la segunda es mucho más eficaz como estrategia de corrupción.
Ante tal panorama, la exigencia de Vladimir Putin y de Vladislav Surkov en cuanto a reglamentar el financiamiento de las ONGs que operan en Rusia es enteramente legítima, por muy exagerada y extremadamente meticulosa que sea la burocracia que hayan establecido para ello.
El dispositivo de la NED, instaurado bajo la autoridad del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, no sólo está lejos de favorecer los esfuerzos democráticos en el mundo, sino que además los envenena.