lunes, 17 de diciembre de 2012

¿Quién manda en el penal de Barbadillo?

Celda de Fujimori

Exceso de poder. Las visitas al reo ex dictador de parte de una congresista de la bancada fujimorista reclaman investigación formal de las autoridades. Se reportan dos semanas de encuentros casi diarios, en un día dos veces y en otro por 8 horas, sin que el control oficial los detecte con exactitud.
¿Quién manda en el penal de Barbadillo?
Los registros de visitas  al interno Alberto Fujimori Fujimori en el Penal del Fundo Barbadillo, donde el ex presidente cumple condena, no cuadran. No concuerdan, por lo menos, con el reporte oficial que da fe de las oportunidades que la congresista María del Pilar Cordero Jon Tay acudió al encuentro de su líder partidario durante el mes de noviembre y la primera semana de diciembre.
Según el cuaderno de visitas del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) en el que se anotan los nombres de las personas que ingresan a la celda de Fujimori (10 ambientes en 800 m2), la representante por Tumbes traspasó la puerta de acceso solo en 10 ocasiones en el lapso mencionado; pero ese número no coincide con los 14 ingresos y salidas de dicha parlamentaria que constan en las hojas manuscritas de control que lleva la Dirección de Seguridad de Establecimientos de la PNP (Dirsepen).
Cabe mencionar que este control es anterior al del Inpe y se toma en la puerta de ingreso al Penal Barbadillo. En ese lugar se deja constancia no solo del nombre del visitante, sino del vehículo en el que entra al establecimiento penitenciario de 10.000 m2.
El control oficial de INPE tampoco coincide con las 13 visitas de la misma Cordero Jon Tay reveladas el reciente domingo 9 por el programa televisivo "Sin medias tintas".
VISITAS BAJO SOSPECHA
Todo empezó el jueves 15 de noviembre, a las 3 y 30 de la tarde. A esa hora, la Dirsepen, dependencia policial a cargo de la seguridad perimétrica del Penal Barbadillo, registró un ingreso nada habitual de una camioneta Toyota negro placa B9B 387 perteneciente a María del Pilar Cordero Jon Tay.
Que se conozca, era primera visita en esta última etapa. ¿Cómo se gestó? No se sabe. Por coincidencia, aquel jueves 15 de noviembre, Fujimori era visitado por sus hijas,  Keiko y Sachi, con quienes estaba reunido desde la una de la tarde.
La visitante parlamentaria permaneció en el penal 40 minutos. Alternó no sólo con Fujimori sino probablemente con las hijas. Conoce a Keiko, cuya campaña presidencial promovió en Tumbes  el año pasado y es hoy lideresa del Partido Fuerza 2011. Se retiró a las 4:10 de la tarde, antes que las Fujimori-Higuchi pero volvió al día siguiente.
El viernes 16, la representante por Tumbes figura como única visitante. Según Dirsepen permaneció de 1:30 a 3:10 de la tarde. Aparte de ella, solo Kenji Fujimori apareció por la celda de su padre, a las 10:15 de la noche, para una visita de médico de 5 minutos.
TRES MOMENTOS
En noviembre y la primera semana de diciembre, las visitas de Cordero a Fujimori tienen tres etapas bien marcadas:
(1) Las citas del 15 y 16 de noviembre, ya mencionadas.
(2) En la semana siguiente dos visitas con intervalo de tres días (ver gráfico).
(3) Las dos últimas semanas del periodo analizado se registran visitas diarias y prolongadas.
Pero la jornada de visitas más notable ocurrió el martes 27 de noviembre.
Los reportes de Diserpen para ese día dan cuenta de dos visitas de la legisladora. Sobre la primera, solo figura la anotación de ingreso, a las 12:09 horas. El espacio de salida está en blanco, pero la visitante retornó al penal a  las 17:40 para una estancia de 40 minutos.
La permanencia más larga de Cordero en Barbadillo se produjo el lunes 3 de este mes, según fuentes policiales.
Fujimori contó ese día con la "asistencia espiritual" de Cordero Jon Tay –así ha definido su función la propia legisladora–, desde las 10 de la mañana hasta las 18:40 de la noche. Un tipo de asistencia que el Reglamento del Congreso no consigna.
Volvamos a la visita inicial. Eran días de tensión para Fujimori. El jueves 8 de noviembre, la difusión de fotos ilustrativas de las excepcionales condiciones carcelarias en que cumplía condena mellaron su campaña por el indulto.
Dos días después, en su afán de recuperar terreno, pidió autorización para una entrevista sobre su situación penitenciaria con un conocido medio radial. Su solicitud fue desestimada. Equivaldría a convertir los penales en sets de TV y abrir igual posibilidad a 58 mil internos, refutó la autoridad.
Un Fujimori depresivo debe haber sentido como un remanso la presencia de María del Pilar Cordero (46), de aspecto jovial y origen asiático.
IDAS Y VENIDAS
Pero hay algo aún más insólito: las citas de los días 20, 28 y 30 de noviembre no han sido registradas por los agentes del INPE que prestan servicio en el Penal Barbadillo.
Ocho de las 14 visitas de la congresista Cordero fuera de los días establecidos (martes, jueves y domingo), y seis más allá de la hora límite: 5 de la tarde. Además, luces del penal prendidas a altas horas de la noche. Fujimori gusta de los horarios nocturnos y de madrugada. Vladimiro Montesinos, su ex asesor y el propio interno, han dejado testimonios judiciales de esa costumbre.
Pero, ¿por qué tanto poder de parte del reo y su visitante?
Cordero invoca el Reglamento del Código de Ejecución Penal, que la faculta a ingresar a cualquier penal y a cualquier hora, pero olvida que derecho procede "en ejercicio de sus funciones". Sería bueno saber qué función cumplió esas dos semanas de encuentros diarios y a altas horas de la noche.
EL INGRESO DE CONGRESISTAS A LOS PENALES
El Reglamento del Código de Ejecución Penal dice así: El Presidente de la República, los Congresistas y Ministros de Estado, los Magistrados del Ministerio Público y del Poder Judicial, el Defensor del Pueblo y los miembros del Consejo Nacional Penitenciario, en el ejercicio de sus funciones, podrán ingresar a los establecimientos penitenciarios, previa identificación, en cualquier día y hora de la semana.
25-09-07. José Abanto Valdivieso, Oficial Mayor del Congreso, en respuesta a un comunicado del INPE dijo: "Para efectos operativos es conveniente que en lo sucesivo los ingresos que decidieran hacer los congresistas a cualquier establecimiento penal se coordinen con la autoridad competente, de forma tal que por un lado no se afecte el régimen penitenciario o el mandato judicial y por otro lado se eviten situaciones que puedan alterar los derechos funcionales".
CLAVES
Sin rotación. 6 de los 12 agentes del INPE custodian a Fujimori desde setiembre de 2007.
Director. Uno de los seis agentes que no han tenido rotación es el actual director del Penal Barbadillo.
Familiaridad. Agentes del INPE y de la PNP continúan llamando al recluido “Señor Presidente” y “Número uno”.
Un Fujimori depresivo debió haber sentido como un remanso la visita de María Del Pilar Cordero de aspecto jovial y origen asiático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario