viernes, 2 de agosto de 2013

LA DEFENSA DE LOS NARCOINDULTOS



ALBA ANDINA.- Alan García se las sabe todas. Alertó a sus corruptos escuderos Mauricio Mulder y Velásquez Quesquen para que seguidos del fujimorismo, en el Congreso, desvíen la atención hacia Ollanta Humala y se olviden del tremendo  escándalo de los narcoindultos y la grave responsabilidad que recae sobre él.
Todo parece indicar que los hilos tras la orden de prisión de Nancy Obregón han sido articulados por la policía corrupta, el poder judicial en manos del Apra y el fujimorismo, y los congresistas de la mafia. Las dirigentes cocaleras Elsa Malpartida y Nancy Obregón fueron representantes del Congreso por el partido nacionalista de Ollanta Humala en el periodo 2006 – 2011. Y hoy el extraño caso de la señora Obregón, que debe investigarse a fondo, quiere utilizarse para demostrar que los nacionalistas también tienen vínculos con el narcotráfico y en especial el presidente Ollanta Humala.
La maniobra de Alan García es tan burda y ridícula que hasta un niño de primaria se daría cuenta de las intenciones de este sujeto, cuyos vínculos con le narcotráfico son muy antiguos, no sólo de él mismo sino de su partido. Recordemos que el principal hombre del Apra fue el narcotraficante, Carlos Langberg, financista de la campaña de Armando Villanueva a la presidencia de la república en 1980; delincuente que además compró y donó Villa Mercedes, la residencia  donde vivía Víctor Raúl Haya de la Torre. Los cercanos vínculos de los líderes apristas con el narcotráfico continuaron a través del amigo personal de García, el diputado Manuel Ángel del Pomar, abogado de los delincuentes que fue detenido y condenado por cobrar un cheque por 180 mil dólares girado por Manuel García Montesinos, cabecilla de una narcobanda internacional. Por último, de los casos conocidos, otros son secretos de fidelidad al cabecilla Alan García, tenemos a Alfredo Sánchez Miranda, el hijo menor de Orlando Sánchez Paredes, cabecilla de lavados de activos del narcotráfico, que para la segunda vuelta electoral del 2006 donó US$ 5.000 a la campaña de Alan presidente, dinero devuelto al ser descubierto con las manos en la masa. Y hoy en día, el voluminoso García, quiere salvarse de cualquier manera, ya que en junio de este año 2013, la Fiscalía de la Nación a cargo de su compadre aprista, José Peláez Bardales, denunció graves actos de corrupción cometidos en la entrega de conmutaciones de penas e indultos a los narcotraficantes que firmó García, las que incluían tarifas de soborno. Es decir, los ya famosos Narcoindultos que lo tienen desesperado.
Además, la alianza de apristas con fujimoristas es natural a los intereses de la mafia. Más si se recuerda que el todopoderoso asesor, Vladimiro Montesinos, fue notable abogado defensor de los narcotraficantes, y el propio Alberto Fujimori recibió un millón de dólares de don Pablo Escobar y luego en conjunto protegieron los envíos de la droga que hacía desde el Huallaga, Demetrio Chávez Peñaherrera ‘Vaticano’, a cambio del pago de fuertes sumas de dinero. Y lo peor sucedió cuando el gobierno fujimorista se vio descubierto con un cargamento de 174 kilos de cocaína en el avión presidencial, en mayo de 1996.
Si Alan García muerde el queso es porque existe una acción concertada de la politiquería mafiosa a la que está acostumbrado. Tratando de relacionar a Ollanta Humala con Nancy Obregón, a la que acusan sin mayores pruebas, se pretende asustar al gobierno y a la mega comisión investigadora del congresista Tejada para que no prosperen las acusaciones contra el tenebroso delincuente Alan García y sus narcoindultos.
El Comercio.- El presidente de la República, Ollanta Humala, se pronunció esta tarde sobre el caso de la ex congresista Nancy Obregón. El mandatario afirmó que la situación de la dirigente cocalera, quien fue recluida en un penal de máxima seguridad de Chorrillos por delitos de narcotráfico y terrorismo, le preocupa seriamente.
Del mismo modo aseveró que su gobierno no va encubrir a nadie. “El caso de Nancy Obregón nos preocupa seriamente. Es una acusación sería. Todos los peruanos queremos la verdad (en este caso). Nosotros no cubrimos a nadie”, declaró el presidente a la prensa.
En ese sentido, el jefe de Estado dijo que la mejor muestra que está dando su gobierno de transparencia en este proceso es el respeto que se está demostrando hacia el Poder Judicial y a las investigaciones que viene realizando el Ministerio Público, “sea quien sea”.
“Esta es una muestra que estamos a favor de la lucha contra la corrupción y no de tratar de apañar cosas de personas que puedan estar acusadas por delitos tan serios y tan graves como son el narcotráfico y terrorismo (...)*lo que queremos es llegar a la verdad”*, agregó.
RISA Y PENA
En otro momento, el presidente nacionalista comentó acerca de los calificativos que recibió el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, en su interpelación de ayer en el Congreso de la República.
Para Humala Tasso, estos insultos demuestran la “pequeñez” de algunos parlamentarios al tratar temas tan importantes como es el del sector Defensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario