miércoles, 22 de abril de 2015

CASO OROPEZA. TODO ENCAJA

Desagravio, compañero. De izquierda a derecha, Miguel Facundo y Miguel Rosas en la mesa de honor, en una ceremonia a favor de García.
La pista abierta por el ataque con armas de fuego y granadas de guerra contra el Porsche de Gerald Oropeza López, “Tony Montana”, o “Caracortada”, militante aprista, recientemente expulsado (luego de ser descubierto) a pedido de Alan García.
TODO ENCAJA
Por  Nelson Manrique
El caso viene brindando varias sorpresas. Primero, la procuradora antidrogas Sonia Medina declaró que Oropeza está denunciado en la fiscalía por lavado de activos provenientes del narcotráfico. No se trata de un pez chico. En su Porsche la policía encontró documentación de envíos de contenedores al extranjero, presuntamente usados para enviar droga camuflada: “Al hablar de barcos, asegura la procuradora Medina, estamos hablando de varios tonelajes (de droga)”.
Hasta aquí todas las evidencias apuntan a que el ataque contra el Porsche fue un ajuste de cuentas entre bandas de narcotraficantes. Ratifica esta impresión el reciente asesinato de Patrick Zapata Coletti (25), amigo de Oropeza y testigo clave en las investigaciones del “NarcoPorsche”, secuestrado y asesinado de 13 balazos a apenas 72 horas de haber declarado ante la Dirincri. Como en las películas de la serie negra, Zapata fue secuestrado y luego abaleado cuando retornaba a su casa de una juerga, al clarear el alba.
A esto se sumó la sorpresa de descubrir que Oropeza vivía en la mansión incautada por el Estado a José Enrique Crousillat, gracias a que el gobernador de La Molina, Ángel Vera, quien se jacta de ser aprista desde los 15 años y fue candidato a regidor de la municipalidad de Lima por el PAP en las últimas elecciones, le dio “garantías posesorias” el 28 de noviembre del 2007, durante el gobierno de Alan García, cuando la propiedad estaba incautada por el Estado. Varios videos testimonian las fiestas realizadas por Oropeza en esa vivienda con gente de la farándula.
Uno de los problemas más importantes que debe resolver el negocio del narcotráfico es cómo blanquear el dinero del negocio de la droga: cómo incorporarlo al circuito legal. Aparentemente la manera como lo hizo Gerald Oropeza fue fundando empresas dedicadas al ramo de la limpieza, pero éstas deberían ser lo suficientemente grandes como para incorporar a la circulación elevadas cantidades de dinero. Allí le sirvieron enormemente sus vinculaciones partidarias.
Sus empresas tuvieron un ascenso meteórico gracias a contrataciones con entidades del Estado. Su empresa Sergerosac, con RUC 20515392735, según el Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (SEACE), consiguió desde el año 2007 hasta la fecha 59 contratos con 23 entidades del Estado por un valor superior a 216 millones de soles. En estas operaciones jugó un papel inestimable Miguel Facundo Chinguel, otro destacado dirigente aprista, que defendió a Gerald cuando lo incluyeron en las investigaciones sobre el asesinato de su padre, el dirigente aprista Américo Oropeza. Miguel Facundo Chinguel no sólo ha sido su abogado sino se constituyó en su socio, al adquirir paquetes de acciones de sus empresas. Son varias las instituciones del Estado a las que las empresas de Oropeza brinda servicios. Ellas incluyen al poder judicial, la fiscalía y a la empresa de servicios postales SERPOST, cuya presidencia era ejercida, ¡oh sorpresa!, por Miguel Facundo Chinguel, gracias a un nombramiento otorgado por Alan García. Facundo Chinguel fue abogado y asesor de Gerald Oropeza en todos los contratos que firmó Sergerosac con el Estado.
Como es sabido, Alan García nombró también a Miguel Facundo Chinguel presidente de la comisión de gracias presidenciales, un cargo en que jugó un papel principalísimo en la selección de los 3274 narcotraficantes, 400 de ellos acusados por narcotráfico agravado, liberados con la aprobación y la firma de Alan García.
A estas alturas el Apra trata de reescribir la historia tomando distancia de los delincuentes descubiertos, pero en una sesión reservada de la megacomisión Alan García dijo que pondría las manos al fuego por Facundo Chinguel, a quien calificó de “un hombre probo”. Aún más, la noche del 9 de abril del 2013 la dirigencia del Apra ofreció una ceremonia de desagravio a Alan García en la Casa del Pueblo, cuando se hizo público que la megacomisión lo acusaría por la excarcelación de sentenciados por narcotráfico durante su gobierno. Entre los indignados por tan injusta acusación compartían la mesa de honor Omar Quezada, Mauricio Mulder, Jorge del Castillo, otros altos dirigentes apristas, y, cómo no, Miguel Facundo Chinguel
Como acertadamente pregunta uno de los personajes del ferozmente preciso Heduardo: “¿Y tú por quién votarías en la segunda vuelta, por el cartel del narcotráfico o por la yakuza?” (http://bit.ly/1H9lD8u). 
http://puntodevistaypropuesta.co/2015/04/21/peru-caso-oropeza-todo-encaja/

No hay comentarios:

Publicar un comentario