domingo, 9 de junio de 2013

PASO A PASO, CÓMO Y POR QUÉ NO SE CONCEDIÓ EL INDULTO A ALBERTO FUJIMORI

El presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales, Óscar Ayzanoa, dejó su reserva para salir a argumentar su trascendental fallo.
Óscar Manuel Ayzanoa Vigil, presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales, revela cuán decisiva fue la entrevista que el 6 de febrero tuvo el pleno de su representación con Alberto Fujimori en la Diroes. Constataron las condiciones penitenciarias nada precarias, percibieron su falta de arrepentimiento por los graves delitos que originaron su sentencia, además de su convicción de ser un preso político.
Edmundo Cruz y Elízabeth Prado.
 Para Óscar Manuel Ayzanoa Vigil, abogado de 51 años y presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales –colectivo autor del informe denegatorio del indulto humanitario a Alberto Fujimori–, todo comenzó el miércoles 10 de octubre del 2012, hace ocho meses.
 “Un primer punto de debate de la Comisión de Gracias fue la admisibilidad de la solicitud”, relata. Pero esta no había sido firmada por el interno Alberto Fujimori, el interesado, quien estampó su rúbrica de consentimiento, a regañadientes, recién el 31 de octubre.
 “El cumplimiento de esta exigencia fue importante porque configuró la aceptación plena del interno a las decisiones que la Comisión adoptara en el procesamiento de la petición”, dice Ayzanoa.
 El siguiente paso fue la formación de la Junta Médica que evaluaría el estado de salud del solicitante, trámite que correspondía cumplir al Instituto Nacional Penitenciario (INPE), y este resolvió con presteza.
 Pero el 3 de noviembre del 2012 en un primer intento, y dos meses después, el 25 de enero de este año, la diligencia básica de evaluación del interno por la Junta Médica del INPE se frustró. Fujimori no aceptó ser examinado, en tanto que sus médicos de cabecera no fueran incorporados en ese colectivo de especialistas como miembros plenos.
 En conversación sostenida con La República, Óscar Ayzanoa reveló los detalles de una larga entrevista que la Comisión de Gracias en pleno sostuvo con el interno el 6 de febrero en el Penal de Barbadillo, en la que ese impasse se superó, y mucho más. Esa reunión terminaría siendo decisiva.
 “Preguntamos a Alberto Fujimori todo lo que tuviera que ver con su estado de salud y su situación en el penal –cuenta–. Él se refirió también a los hechos por los cuales había recibido sentencia. Sobre este punto, manifestó ser inocente de los cargos imputados y afirmó que se consideraba un preso político. Además, dijo que no confiaba en el Poder Judicial."
 – ¿Qué importancia tuvo esa  visita?
 –Pesó mucho en la decisión  final de la Comisión.
 Sucede que, según el comisionado, ese día la Comisión de Gracias recorrió en compañía del interno todas las instalaciones y ambientes de que este disponía: dormitorio, comedor, sala de trabajos, taller, jardín.
 “Fue precisamente en ese nivel de diálogo directo –siguió recordando Ayzanoa– que Alberto Fujimori persistió en la posibilidad de contar con sus médicos tratantes en la Junta Médica, demanda que la Comisión acogió de inmediato y comunicó al INPE”.
 “Yo he conversado dos veces con él –sigue narrando–. El trato ha sido muy amable, respetuoso, no ha habido ningún malentendido, cruce de palabras; al contrario, él ha colaborado y creo que nosotros le hemos dado la oportunidad de que se exprese libremente”.
 Dos semanas después, el viernes 22 de febrero, la Junta Médica pudo finalmente reunirse y evaluar al interno.
 “Fueron doce médicos más  los dos observadores de parte del paciente. No médicos en general, como sugirió el doctor Nakazaki, sino especialistas en salud mental, cardiólogos y oncólogos de instituciones del Estado. Ahí surgió la única divergencia a nivel de la Junta Médica en cuanto al tema de la depresión moderada o grave”, aclara el presidente de la Comisión, quien quiso ser muy preciso en este punto.
 “El diagnóstico fue el mismo, coincide en que hay un episodio de depresión; lo que varía es la intensidad de la depresión. Mientras dos la catalogaban de moderada, otros tres decían que era grave. Obviamente, no es un tema de mayoría o minoría que se resuelve por votación. Se trata de una distinta precisión de profesionales igualmente capacitados y totalmente calificados”, dice.
 – ¿Qué hizo la Comisión de Gracias ante esa situación?
 –Buscamos especialistas psiquiatras para precisar los niveles del diagnóstico. Digo de diagnóstico, porque en cuanto al tratamiento hubo consenso. Los cinco psiquiatras consideraron que sea grave o moderada la depresión, era tratable médicamente. Esto fue fundamental para la Comisión.
 – ¿Fue por eso que, como se supo en su momento, se le propuso una segunda evaluación?
–Así fue, en principio Fujimori aceptó. La prueba es que propuso adicionar a esa segunda evaluación psiquiátrica una nueva evaluación en lo cardiológico por los sucesivos episodios de hipotensión e hipertensión arterial que padecía. Después se retractó. Todo eso lo tenemos documentado y está en el expediente.
 CAUSALES
 Ante la negativa de Fujimori de someterse a una segunda evaluación, la Comisión procedió a redactar su informe. Para ello, sus integrantes relacionaron el dictamen de la Junta Médica, las condiciones carcelarias verificadas y las entrevistas al interno con respecto a las tres causales establecidas en el reglamento.
 La primera, referida a enfermedad terminal, no se configuraba en este caso, tanto es así que en la misma solicitud del interno se reconoce que no es terminal.
 La segunda causal, relativa a enfermedad no terminal grave, degenerativa, progresiva, posible de agravarse por las condiciones de carcelería, tampoco encontró sustento porque la hipertensión arterial del interno es controlable de acuerdo con la conclusión de la Junta Médica.
 La tercera causal sobre trastorno mental se relacionó con el tema de la depresión. La Comisión se ciñó al dictamen de la Junta Médica, según el cual, el mal es pasible de tratamiento sea cual fuere su intensidad.
 En cuanto a las condiciones de detención, la Comisión verificó que estas son totalmente favorables y, como lo ha dicho el presidente de la República, Fujimori es el preso en mejores condiciones del país.
 ARREPENTIMIENTO
 –Los partidarios de Alberto Fujimori alegan que el factor arrepentimiento que sustenta el informe de la Comisión no es de ley.
 –Eso lo analizamos no porque se nos ocurra sino porque son requisitos previstos en el Reglamento. La Comisión entiende que si el interno no muestra arrepentimiento, no hay una rehabilitación suficiente. Quiere decir que no se ha cumplido el fin preventivo de la pena. En este caso no se ha tomado conciencia del daño causado a las víctimas y familiares por el daño cometido.
 – ¿Por qué la Comisión de Gracias ha tardado tanto en pronunciarse?
 –Es relativo. Hay que tener  en cuenta que los integrantes de la Comisión no trabajan exclusivamente para el tema de Gracias Presidenciales. Yo trabajo aquí, en el INPE, como Tercer Miembro del Consejo Penitenciario. Adicionalmente el Gobierno me encargó la Presidencia de la Comisión. Los otros cuatro miembros son personas que tienen su propio desempeño personal.
 – ¿Quiere decir que su Comisión no tiene personal a tiempo completo?
 –Lo único permanente en la Comisión es la Secretaría Técnica adscrita al Ministerio de Justicia.  Nos reunimos una vez por semana o cada quince días para ver el caso de Fujimori y muchos otros más. No es como en la época de Facundo Chinguel. Él era el presidente de la Comisión y trabajaba a tiempo completo en el Ministerio de Justicia; solo para eso.
 En efecto, de los cinco miembros que conforman la Comisión de Gracias Presidenciales, tres son funcionarios públicos y dos son particulares que ni siquiera reciben dieta por sesiones, trabajan ad honórem.
 Son los casos de Laura Vargas, de la Conferencia Episcopal Peruana, y Víctor Arroyo, del Concilio Nacional Evangélico; ambos son ciudadanos que están dando sus servicios al Estado gratuitamente. En su momento, el ex ministro de Justicia Francisco Eguiguren decidió nombrarlos y se han mantenido en la Comisión.
 PSICOSOCIALES
 La sucesión de eventos psicosociales que acompañaron la campaña a favor del indulto humanitario a Fujimori perturbó de algún modo la labor de la Comisión de Gracias, pero no en la medida en que sus operadores pretendieron.
 "La Comisión se ha guiado por lo que consta en el expediente, es decir, por la documentación de lo que hemos constatado y por nuestras actuaciones directas. No por audios ni videos.
 Las encuestas, noticias y opiniones, las escuchamos, pero no son determinantes para nuestra evaluación", asegura Ayzanoa
 – ¿Todas las recomendaciones de su Comisión han sido aceptadas por el presidente Ollanta Humala?
 –Nunca se ha dado el caso de que él diga "sí" cuando nosotros hemos dicho "no". Aparte de que el Presidente es mucho más cauto, sobre todo por la experiencia última del gobierno anterior. Esto ha pesado mucho en el cuidado de este tema de indulto. No se han regalado indultos.
 – ¿Qué hubiera pasado si el Presidente no acogía su opinión?
 –Tendría que haber fundamentado su posición en un informe paralelo o distinto porque toda concesión de indulto  se plasma en una resolución suprema que tiene que llevar el visto bueno del ministro de Justicia. La no concesión del indulto no implica un acto administrativo, no se emite una resolución de no concesión porque la atribución es la de conceder, que es un acto extraordinario.
 – ¿Es apelable la decisión presidencial del no indulto?
 –No hay apelación. Ese planteamiento ha sido una percepción equivocada del abogado de Alberto Fujimori. Él ha tratado este proceso como si fuera un juicio en el que se invoca un derecho. Pero el indulto es una solicitud de gracia, uno pide algo extraordinario a alguien, pero no partiendo de un derecho sino de una condición externa establecida en la norma. Entonces, aquí no cabe defensa, sino asesoramiento. Nosotros no entramos a analizar los hechos por los cuales Alberto Fujimori fue juzgado, eso ya lo decidió el Poder Judicial en su momento. El Poder Ejecutivo no puede variar una situación que está completamente terminada según el Estado de Derecho.
 – ¿Ha habido pleno acuerdo?
 –Sí, por unanimidad. Los cinco hemos ido a las diligencias, los cinco hemos analizado, los cinco hemos redactado el informe con el apoyo de la secretaria técnica... Todo ha sido leído y releído y trabajado a conciencia. Hemos tenido un periodo muy intenso, pero yo rescato el trabajo de equipo de la Comisión. He tenido una Comisión de lujo. La verdad, me siento muy satisfecho.
 EL DÍA QUE LA JUNTA MÉDICA EVALUÓ AL INTERNO ALBERTO FUJIMORI
 Viernes 22 de febrero. Esa mañana el ex presidente Alberto Fujimori aguardaba a la Junta Médica Interinstitucional Penitenciaria con sus doce integrantes más los dos médicos de cabecera del interno en calidad de observadores.
 Era una cita largamente postergada. Primero entraron los cardiólogos, lo auscultaron y se retiraron para dar paso a los oncólogos. Cada grupo de especialistas trabajó a solas con el solicitante del indulto humanitario. En un tercer momento pasaron los cinco psiquiatras.
 Al final, se juntaron los tres grupos de especialistas y elaboraron el acta, entregada a la Comisión en el día, a través de la directora del Penal Barbadillo.
 Un mes después, en marzo, la Comisión tuvo una entrevista personal con cada uno de los cinco psiquiatras que participaron en la Junta Médica. La Comisión conversó in extenso sobre el diagnóstico de la salud mental del evaluado. Esta reunión documentada consta en el expediente.
 Entonces cada cual fundamentó su diagnóstico sobre el mal depresivo de Fujimori, pero todos coincidieron en la posibilidad de tratamiento.
 El consenso alcanzado en este punto fue muy importante para las conclusiones de la Comisión de Gracias.
 Si hay tratamiento posible, dejaba de configurarse una de las causales del reglamento para conceder el indulto humanitario que se había solicitado.
La Libertad
EX DIPUTADO: “NEGATIVA DE INDULTO A FUJIMORI ES UNA DECISIÓN JUSTA”
El ex diputado nacional Oscar Felipe Ventura calificó como justa la decisión del presidente Ollanta Humala de no indultar al ex mandatario Alberto Fujimori.
Consideró que esa determinación significa no avalar la impunidad del régimen dictatorial fujimorista, en el cual se cometió una serie de abusos y actos de corrupción.
"Esta negación del indulto debe quedar en la historia para que la dictadura que impuso Fujimori no se vuelva a repetir. Creo que hay razones de peso para que el ex presidente siga en prisión, ya que se ha comprobado que su estado de salud y mental no es tan delicado como se presumía luego de una campaña mediática de manipulación a la opinión pública”, expresó.

 Por su parte el líder del partido Alianza Para el Progreso (APP), César Acuña Peralta, pidió a las fuerzas políticas respetar la decisión de Humala. Hizo un llamado a no politizar el tema del no indulto, por cuanto generaría enfrentamientos estériles que nada bueno hacen a la democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario