miércoles, 27 de febrero de 2013

LO QUE EL VERBO SE LLEVÓ


La Gran Transformación sería para muchos el fin de un sistema injusto e insostenible sustentando por los gobiernos anteriores. La Gran Transformación era ese huracán de descontentos, rabias y revanchas que solo podría generar una consecuencia, un nuevo modo de vida. Pero la mayoría nos equivocamos.
Por: Ybrahim Luna
La Gran Transformación resultó, y en tiempo record, la cereza del mismo helado. Si el mundo es ancho y ajeno, la GT fue un cerrojo más de la reja. Pocos se creyeron lo de la Hoja de ruta; la mayoría, al menos en provincia, la consideraba una excusa para ganarse a esos sectores vacilantes; y qué mejor si se competía contra Keiko Fujimori. La expectativa era llegar con la Hoja de ruta y gobernar con la GT.
Ni lo uno ni lo otro. Lo que gobierna es la soledad de un pragmatismo de velas anchas, que se mueve de acuerdo a lo que los grupos de siempre decidan. 
El gobierno de Ollanta Humala es el lugar común de los lugares comunes. Humala, o Nadine, ha logrado que la estática sea una nueva teoría política.
Quien introdujo el debate sobre “la inclusión social” ahora ejerce la más fervorosa creencia en el asistencialismo como rescate social. Humala (o Nadine), impedido de cambiar algo en serio, se ve en la obligación de reinventar el chorreo en su más “emprendedora” versión, los programas sociales. O sea, lo mismo que los gobiernos anteriores utilizaron para anestesiar los ánimos, un placebo social.
La soledad de la GT es el éxito del modelo económico del que Humala siempre renegaba, y que ahora defenderá con absoluta convicción conyugal, y en nombre de la gobernabilidad, hasta el final de su mandato.
Porque si defiendes ese modelo, que antes prometiste combatir, al final serás premiado por los medios y las encuestadoras. No importarán todos los “impases” y escándalos de tu gobierno, ni los apanados periodísticos. Todo lo tendrás que padecer estoicamente y hasta un tanto aburrido. 
Porque la recompensa de no tocar la política económica recomendada será la dulce promesa de poder regresar al poder luego de cinco años de descansos, condecoraciones y homenajes.
Cuando la oposición no existe, o es una feria de medianías mafiosas disputándose beneficios, la soledad del rey (y la reina) se acentúa; y se compensa con una corte de asesores agitando hojas llenas de cifras optimistas, aunque nada tengan que ver con la realidad.
Entonces queda la foto institucional como neo-política ficcional para reafirmar y recordar que algo se hizo al menos.
Que el 2013 sea un mejor año para todos, ya que ni los Mayas podrán revivir la Gran Transformación. Estén tranquilos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario