martes, 22 de enero de 2013

EL JURADO COMO PROPUESTA EDUCATIVA


JUICIO POR JURADOS

 JUSTICIA en propuesta EDUCATIVA
Por:   Iván G. Fernández Paz (*)
La justicia es un tema sumamente importante para una nación como para dejarla sólo en manos de  los  abogados (I.F.P)
Somos espectadores asiduos de una nación cada día exenta de valores y virtudes, en donde se posesiona el caos y el desorden acentuándose una progresiva degradación ciudadana; por lo cual se hace imprescindible fortalecer en nuestros niños patrones constructivos de conducta, principios y hábitos de obrar bien hacia un correcto modo de proceder independientemente de los preceptos de la ley, reforzando aquello bueno que desde sus hogares se les inculca; así mismo, se hace propicio el acentuar éstas buenas actitudes en las instituciones educativas.
Sí, objetivamente realizamos una mirada esperanzadora, anteponiéndola a la crítica cotidiana, podremos vislumbrar a las instituciones educativas, como escenarios propicios a ser los medios alternativos de solución, considerando a éstas las primeras instituciones sociales forjadoras de futuros ciudadanos fortalecidos en valores y virtudes.
La diaria e inevitable globalización, nos envuelve con su manto de uniformidad en diversos aspectos de la vida cotidiana, y nos permite adoptar temas de diversa índole con el propósito de establecer sociedades con progreso y paz social. Tenemos como ejemplo, a la Informática e Internet como instrumentos innovadores que ya están inmersos en el cotidiano que hacer educativo; de igual manera, en la actualidad se adicionan otras materias propias del mundo moderno.
Una de las novedosas (para los latinos) disciplinas sociales, de carácter relevante, que ha empezado ha ser incluida en la programación curricular educativa de diversos países, es la participación de los educandos en temas de justicia efectiva; específicamente en un tema de relevancia futura, como lo es la inclusión de los ciudadanos en la directa administración de justicia, como integrantes de un Tribunal de Jurados; nos referimos a un tema visto en  películas, que de seguro usted ha podido apreciar pero muy pocos hemos sabido valorar; en la cual un grupo de ciudadanos (12), refuerza la VIRTUD de la JUSTICIA y fortalece el VALOR del JURAMENTO en beneficio de la absoluta VERDAD, todo esto inmerso en un ambiente de total DEMOCRACIA, en donde la participación del juez se limita a ser un importante director del debate, siendo el jurado (no el juez) el que dictamina la última palabra que es la sentencia.
La vinculación existente con lo inicialmente propuesto - valores y virtudes – se orienta a afirmar que, es el Jurado, la  única institución en el mundo que ha permitido a través de los siglos sancionar de manera ejemplar y efectiva, a todo aquel que, trastoca el orden u osa transgredir las buenas costumbres, que con el tiempo se hacen ley, fortaleciendo y protegiendo así las adecuadas costumbres y buenas normas de conducta moral bases del derecho consuetudinario de una sociedad.
La institución del Jurado, ha sido de tal manera considerada en países como Francia, Canadá, y recientemente España, Brasil y Argentina cual instrumento de trascendental importancia, para ser aplicado de manera instructiva en centros educativos, reforzando así las actitudes cívicas escolares que orientaran al educando a respetar, valorar, admirar y también por que no mencionarlo, a ser temerosos, de algo tan importante en las estructuras de una nación como es su sistema de justicia.
Al mismo tiempo - a los menores - se les orientará a participar en el futuro en un verdadero Poder Judicial como integrante de un Jurado, en donde, haciendo uso de mecanismos elementales de Justicia comparte responsabilidades entre el respetable juez que se enmarca en los fundamentos del derecho y el honorable ciudadano común lego en leyes que se enmarca en los hechos, haciendo uso de su buen criterio y sano sentido común. Tal apreciación nos obliga a presentar nuestro refrán que reza: La Justicia, no es ni por asomo propiedad de abogados, jueces, fiscales u operadores del derecho. La Justicia nos pertenece a todos, amas de casa, ambulantes, chóferes, profesores,  médicos, ingenieros, etc. La Justicia le pertenece al pueblo, si no, ésta no tendría razón ni efecto de existir.
Considerando, propuestas actuales que incluyen políticas educativas orientadas a reforzar mecanismos de Democracia Participativa, como: Elecciones de Asociación de Padres de Familia (APAFA), Escuela de Padres y la emisión del Documento Nacional de Identificación (DNI) a menores de edad, realizando elecciones en las escuelas para elegir autoridades como el Alcalde Escolar, entre otros; bien haríamos, en ampliar los mismos mecanismos de democracia propios de las naciones del primer mundo en donde se expone como refrán: “Ciudadano no sólo es aquel que vota; ciudadano y de primera categoría es aquel que juzga”; y empezar a instruir y preparar a nuestros niños y niñas a ser miembros de un proyecto con la idea futurista de ser participes de un verdadero y positivo cambio de nuestra sociedad y en especial nuestro Poder Judicial siendo integrantes de los inminentes Tribunales de Jurados.
De la misma forma, por la que se incluye a la Escuela de Padres como parte integral de un proceso cuyo propósito es el de establecer una mejor armonía en la sociedad escolar, así mismo podríamos comparar al Jurado, como una Escuela de Ciudadanos para niños, futuros ciudadanos baluartes de nuestra nación que estarán presentes en los futuros juicios por jurados.
En conclusión, tal propuesta de  educar futuros ciudadanos con cultura de jurados posicionaría a los educadores como lideres de un tema de vital importancia como son los cambios estructurales de los Poderes Judiciales que se darán en el futuro, avizorándose como algo positivo para nuestra sociedad, convirtiéndola en, Democrática, Educativa, pero sobre todo y ante todo Justa.
EL JURADO COMO PROPUESTA EDUCATIVA
Por:   Iván G. Fernández Paz (*)
Lección de Responsabilidad Cívica: El sistema de jurados se originó por que durante miles de años antes, un juez individual tenia el poder de colgar, por ejemplo, a un joven cualquiera por que simplemente no le agradaba. Jhon Grisham; Runaway Jury
El juicio por Jurados nace en el mundo por presión popular, así lo demuestra la historia, en respuesta a la tiranía opresora de aquellos que se adueñan o apropian de tal potestad de manipular la justicia irrogándola.
Tales manifestaciones de participación popular en la justicia ya se originaban desde la Grecia de Solón 260 años antes de Cristo,  o en la bárbara Germania en el Siglo IX, y gracias a los Normandos trasladada a Inglaterra den el siglo X, siendo esta la difusora a nivel mundial de este sistema de justicia.
En la actualidad, este tipo de justicia gracias a su beneficios viene expandiéndose en el mundo  e incrementada en sus  tendencias e implicancias Sociológicas y pedagógicas, en la actualidad la justicia tiene en los educandos, profesores y comunicadores sociales en general sus mejores aliados para ser promovida, y así también defenderse de las constantes agresiones, derivadas en sofismas, mentiras, falsas conjeturas, etc., y cuanta otra subjetividad recibe de aquellos mal intencionados que sin haberla siquiera experimentado tienen la osadía de dilapidar una milenaria institución esencialmente popular vinculada a la justicia.
Es propicio y adecuado el hacer mención, aún cuando resulte difícil de aceptar –como lo fue para nosotros en el inicio de nuestra acuciosa investigación- que en el tema de justicia a diferencia de lo que muchos piensan o creen, el jurado no es y nunca ha sido un tema de exclusividad de los abogados, muy por el contrario son ellos  los que es un gran mayoría se oponen (salvo honrosas excepciones) al cambio -por cuestiones doctrinarias- a que la justicia este en manos del pueblo y en especial se instruya a los ciudadanos sobre las mismas.
Así mismo, existe y es palpable, una resistencia corporativa de los profesionales del Derecho a una institución, democrática, republicana como lo es el juicio por jurados, en la cual ellos (todos los profesionales del derecho) están terminantemente prohibidos de participar o ser integrantes de un panel de jurados al mejor estilo de jurados puros, siendo ésta un institución que le puede devolver al pueblo lo que siempre le perteneció en el que el juicio basado en la argumentación de los hechos y la culpabilidad de una persona está reservada a sus pares o iguales como garantía de un proceso justo.

Una demostración adicional del “horror” que nuestros amigos abogados es el constante boicot en toda América Latina que durante siglos han presentado a esta institución, aún cuando en las constituciones primigenias de nuestra naciones casi siempre se ha incluido un acápite para hacer del juicio por jurado una realidad, se ha tenido que apelar a los inicios del nacimiento del jurado y a la presión popular, pues de esperar que ésta idea parta y se ejecute por parte de ellos (los abogados) nunca se dará, púes de ser así ellos ya lo hubiesen hecho, ésta forma de hacer justicia definitivamente se orienta al ciudadano común que emitiendo cuotas de justicia participa mejorando de alguna manera a su país.
Ante lo debidamente expuesto, en la actualidad el juicio por jurados y su inclusión en temas educativos es referido mas a profesores o educadores en general, enmarcado en nuestra frase celebre que dice:
Para muestra  de lo expuesto incluimos las experiencias actuales que hay en América vinculadas más a profesores  que es donde se genera y promueve el cambio, espero las sepan valorar en su contexto para beneficio de su gremio y comunidad:
Nuestra institución Asociación Civil PROMOVIENDO DESARROLLO cuenta con una propuesta innovadora -PROYECTO JURADOS- orientada al SECTOR EDUCACIÓN, vinculada al tema de justicia, virtud que tanta falta hace a nuestra nación.
Al extirpar y desmoronar todo lo malo anteriormente mencionado con argumentos  sólidos reales concretos y contundentes propios del análisis, le permitirá a usted entender, respetar pero ante todo valorar una milenaria institución que ha servido de base para el desarrollo y progreso de las que hoy son grandes naciones.
La Justicia, no es ni por asomo propiedad de abogados, jueces, fiscales u operadores del derecho; la Justicia nos pertenece a todos; profesores, médicos, ingenieros, amas de casa, ambulantes, chóferes, etc. La Justicia le pertenece al pueblo, si no, ésta no tendría razón ni efecto de existir.
Adicionándole esta otra:
El juicio por jurados más que una institución jurídica es una entidad social, de ahí que los mas grandes compendios respecto al tema de jurado en el mundo se hayan escrito por sociólogos, antropólogos, educadores, psicólogos, periodistas y hasta artistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario