viernes, 2 de mayo de 2014

¿MALZON VILLA STEIN?

 
Profesor Jimmy Calla Colana
Así como el cardenal Cipriani se cree dueño de Dios, Javier Villa Stein se cree dueño de la Justicia. Haciendo poses de “rectitud”, mete la cuchara en todo. Es capaz de decir, por ejemplo en recientes declaraciones, “el gobierno está rodeado de inútiles”. No sabemos cuál será su sentido de utilidad, cuando la Justicia peruana, en la que él es nada menos que presidente de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema, es lo más inepto y corrupto que existe en el Perú. Pero este abogado de la desvergüenza, reaccionario de profesión, fujimorista convicto y confeso, de 65 años de edad, ahora señala que la Sentencia con condena efectiva de 25 años que viene sufriendo Fujimori es una injusticia.
Como para no dejar dudas, este tremendo juez, ya adelantó su opinión respecto al reo que cumple condena por ladrón y asesino.
 ESTA ES SU DECLARACIÓN:
“La demanda de revisión y el concepto mismo de la revisión existe para evitar perennizar una injusticia. De modo y manera que todos los peruanos y todas las partes deberían estar contentos de que exista la institución de la revisión y que se puedan revisar los asuntos porque no creo que a nadie le interese que se consagre una injusticia”.
No hay que ser un erudito en ciencias jurídicas para de una simple lectura, entender que él resolverá este, “caso de injusticia”, a favor de Fujimori.
El juececillo, ni siquiera disimula, desde hace tiempo viene diciendo que Fujimori no es autor mediato y que su sentencia viola el principio de legalidad. No solo eso, sino que ha cuestionado públicamente al juez César San Martín, rompiendo la unidad administrativa jurídica del Poder Judicial. Nunca se ha visto que un juez critica a otro juez, a su mismo colega. Sin embargo, Villa Stein lo ha hecho, sin ningún temor, no una sino varias veces.
Más aun este juececillo ha señalado que los llamados vladivideos no son pruebas incriminatorias, que las cuentas de Vladimiro Montesinos encontradas en el exterior no prueban la comisión de delito y que hubo venganza en la justicia para juzgar a la mafia fujimontesinista.
Este juececillo se ha convertido en un militante del fujimorismo en el Poder Judicial, análogamente y correspondiendo al hecho de que un hijo suyo esté trabajando en un estudio que defiende al fujimorismo, de la misma manera hoy este mismo hijo de Villa Stein trabaja para un congresista fujimorista, y por último su sobrina es esposa del actual abogado de Fujimmori. Y todavía esta lagartija no quiere inhibirse.
Las fuerzas democráticas, personalidades progresistas y organismos defensores de los Derechos Humanos, como el Instituto de Defensa Legal (IDL) han emplazado a este juez, que se inhiba de ver la demanda presentada por el abogado William Castillo Dávila para que revise la sentencia de 25 años de prisión contra el genocida Alberto Fujimori.
Sin embargo, el juez Javier Villa Stein ha aparecido en todos los periódicos para insultar de “caviares” a quienes lo emplazan señalando a la opinión pública que no se va a inhibir.
Que quede claro que no me aferro a intervenir, solo hago las cosas que establece la ley, y si dice que puedo o debo, tengo que hacerlo. No me puedo inhibir, pues cometería una disfuncionalidad. No hay motivos para hacerlo. No me puedo inhibir porque no estoy incurso en ninguna causal de inhibición”.
Manifestó el fujimorista Villa Stein, quien redujo la pena por menos del mínimo legal a los asesinos integrantes del grupo Colina, ¡increíble!, pero eso es lo ya actuado por el hoy presidente de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema. Insistimos, quien al reducir la pena por menos del mínimo legal al grupo Colina ha trastocado la norma, con lo que envía un claro mensaje de como resolverá el caso Fujimori, que por sorteo revisará prontamente la Sala Penal Permanente.
Hoy domingo 27, en todos los medios de comunicación ligados al Comercio, este juececillo ha señalado:
“Los fujicaviares que trabajan ahora con Humala hacen campaña para que no evalúe el caso Fujimori, las cofradías de activistas no funcionan en el sistema legal”.
La demanda interpuesta por la defensa no debe prosperar por 3 motivos:
1.     Para revisar una sentencia se requieren nuevas pruebas.
2.     Que la consulta que hizo César San Martín a juristas o colegas de España, es correcta, todos los jueces probos lo hacen.
3.     Que los correos electrónicos, que supuestamente sirven como prueba a favor del condenado, han sido editados por el fujimorismo como ha quedado demostrado.
Viéndolo bien Villa Stein se parece, como dos gotas de agua, al exjuez Malzon Urbina quien después de haber dirimido a favor de la ilegal ocupación del Mercado Mayorista, en cuanto fue desplazado bajo una acusación suavizada como “irregularidad funcional en el ejercicio de su cargo”, este juez corrió a presentarse como abogado para representar a quienes desde su cargo de juez había favorecido.
Esto en otros términos eso se llama prevaricato y es un delito que merece pena de cárcel. En el caso de Villa Stein habría que hurgar entre sus cuentas personales porque los peruanos tenemos el derecho de saber cuan probos son nuestros jueces y debemos evitar que los millones robados por Fujimori sirvan para comprar jueces y hasta la Justicia misma.
POR ELLO, hay la necesidad de movilizar y volver a tomar las calles, ya que Villa Stein, hará su propia “justicia”, a favor del japonés.
 
__._,_.___
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario