domingo, 2 de agosto de 2015

OLLANTA: DEVUÉLVEME MI VOTO

Escribe: Claudia Cisneros
 Ese día en la Casona de San Marcos, antes de salir a jurar por la hoja de ruta, Ollanta saludó extendiendo la mano a cada uno de los participantes de la juramentación. Cada cual, a su turno le decía algunas palabras. Esperé al final, y justo antes de salir a escena lo miré fijamente a los ojos y con una mezcla de urgencia, petición y exigencia le dije lo que me ardía en el corazón: “No nos defraudes”. Debí haber reparado entonces en lo protocolar, distante y –ahora me parece– esquiva respuesta. Un lacónico no con los ojos escapándose. Apoyé al entonces izquierdista Humala por tres cosas: 1) Porque el fujimorismo no era (es, ni será jamás una opción para quien se toma en serio la democracia). 2)Porque por información privilegiada que me llegó sin que la buscara y de fuente directísima, pude tener la seguridad de que Humala no estaba ya con Chávez como en el 2006, y sus cercanías eran más bien con el Brasil. 3) Porque La Hoja de Ruta era un compromiso con los derechos y deberes fundamentales que garantizan una democracia plena, con libertades políticas, económicas y ciudadanas. Y porque si Vargas Llosa, después de conversar con el candidato, estaba persuadido de sus intenciones al punto de lanzarse a endosarlo, por extensión yo también elegía darle el beneficio de la duda.
En el tiempo, los peruanos descubrimos cuán equivocados estuvimos: tanto la ultra derecha ultra capitalista que hizo campaña en contra de Humala (con los vergonzosos argumentos de que quitaría sus casas y hasta sus hijos a los ricos), y que para sus plácemes y conveniencia acabó esforzándose en ser uno de ellos. Como equivocados estuvimos, desde el centro y las izquierdas, al escoger poner nuestras esperanzas en él.
Humala engañó a todos. Es probable que solo su esposa supiera entonces la ruta que pensaban tomar. Es más, hasta arriesgaría decir que no es poco improbable que ni siquiera Humala supiera que acabaría siendo el ventrílocuo presidencial del más abusivo empresariado nacional que de a pocos tomó posesión del cuerpo y mente de su consorte.
Por eso, este último discurso en el Congreso a mí no me ha sorprendido nada. Más allá de las cifras maquilladas –lo más probable que sin su conocimiento  o interés– lo que queda sellado en ese discurso es el Humala colonizado por la tecnocracia. Y no que la tecnocracia en sí sea un demérito, pero no solo de tecnocracia vive el pueblo. Porque así sí es deficiente y puede ser hasta perversa la tecnocracia, cuando se usa como el marketing, como la propaganda del neo liberalismo, ese modelo antisocial y antinación que solo persigue la consecución del lucro de unos pocos privilegiados por encima y en perjuicio del pueblo, el colectivo, la nación.
Y eso terminó siendo Humala, el facilitador de esos intereses egoístas, capitulando su poder de cambiar la historia, de imponer el bien común. Y eso vimos en el Congreso este 28: Humala, el tecnócrata, en su último acto de mal circo político.
No me arrepiento de haber querido creer en algo mejor para el país. Ni de que haya salido Humala en vez de Keiko. Porque más allá de su mediocridad política, de su alienación económica, de su invisibilidad de ideas propias, su sometimiento al poder económico o su inexistente partido, lo cierto es que el fujimorismo hubiera sido igual de brutal en el salvajismo neoliberal pero con el añadido de su cinismo, uñas de lobo, prepotencia, arbitrariedades y transgresión a derechos humanos, políticos e individuales. Eso sí, quien debería vivir el resto de su vida avergonzado frente al espejo es el que ganó nuestros votos a punta de engaño y oportunidad. Tanto esmero puesto en ser una decepción. Devuélveme mi voto, Ollanta Humala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario