martes, 3 de junio de 2014

¿Y LA CORRUPCIÓN SEÑOR HUMALA?

Por Luis Alberto Latínez; luisalbertolatinez@hotmail.com
En la campaña electoral para elegir al presidente de la República para el período 2011-2016, el candidato Ollanta Humala ofreció que su gobierno MARCARÍA LA DIFERENCIA, en alusión a los gobiernos de Toledo y de García, que permitieron la corrupción y la practicaron.
Esta es otra oferta demagógica, que ha incumplido el hoy mandatario Ollanta Humala, pues en sus 3 años de gobierno no ha mostrado interés en combatir la corrupción, y más bien, están cometiéndose otros actos de corrupción. Así tenemos:
* Ministros  de Estado comprometidos en hechos de corrupción.
-Primer Ministro, René Cornejo, que favoreció a la Corporación Helios en los contratos que celebró con el Estado, siendo ministro de Vivienda. También favoreció a ESAN en sus contratos con el Estado. ESAN le pago mensualmente S/.3,964.00 en el 2013 siendo ministro de Vivienda.
-Ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga, favoreció a la empresa noruega INTEROIL, porque autorizó la prórroga de su concesión petrolera. INTEROIL, demandó al Estado peruano solicitando una indemnización millonaria, siendo asesorada por Eleodoro Mayorga cuando no era ministro.
-La ministra de la Mujer Carmen Omonte, comprometida en conflicto de intereses, pues los ministros están  impedidos de participar en inversiones mineras. La señora Omonte tiene inversiones mineras estando descalificada  para ser ministra, pero su caso denunciado ante la Comisión de Ética del Congreso fue archivada por la alianza corrupta de los partidos políticos Gana Perú y Perú Posible.
-La ministra de Trabajo, Ana Jara  ex­­­-ministra  de la Mujer, quien cobró indebidamente sueldo en el Congreso siendo ministra. El haber devuelto lo indebidamente cobrado no la  libera de sanción.
*La adquisición sobrevaluada de un Satélite francés.
*Sobrevaluación del Tramo II del Tren Eléctrico.
*Sobrevaluación en la adquisición de armamento y pertrechos militares y policiales.
*Utilización indebida de la infraestructura y recursos del Estado para las actividades de la señora Nadine Heredia.
* Irregularidades en Qali Warma, Pensión 65 y otros programas sociales.
*Los negociados de Alexis Humala hermano del presidente.
*Continúa cobrándose la coima del 10% y hasta el 20% por la asignación de obras y licitaciones y adquisición de bienes y Servicios. Esta práctica corrupta también se da en los gobiernos regionales y municipales.
*Dar trabajo a la familia y entorno de Nadine Heredia, mientras  que la mayoría de peruanos tienen problema para conseguir trabajo. Aprovecharse del Estado, también es corrupción.
*Aumento sin justificación a los ministros y funcionarios del Estado (sueldos por encima de los S/ 30,000.00 mensuales). Este es un aumento corrupto, porque estos funcionarios no están demostrando capacidad y liderazgo en su gestión, demostrando más bien ser “amanuences” y estar sometidos a Nadine Heredia.
*Blindar a personajes corruptos como Alejandro Toledo, Eliane Karp, Omar Chehade y Cenaida  Uribe. El informe de la Comisión Investigadora sobre Alejandro Toledo y Eliane Karp, donde concluyen que están comprometidos en el lavado de activos y otras irregularidades, está encarpetado.
Como sabemos todos los peruanos, el clímax de la corrupción se dio en el gobierno de Fujimori, pues se generalizó en todo el país. Esperábamos que este flagelo de la sociedad fuera erradicado en los gobiernos democráticos de Toledo, García y Humala, pero nos equivocamos, porque la corrupción continúa.
Lo manifestado por el maestro Manuel González Prada, luchador incansable contra la corrupción de su época, ha quedado corto: “Perú es un organismo enfermo donde se aplica el dedo brota el pus”, pues ahora diríamos “El Perú es un enfermo que sin tocarlo brota pus”.
Además, las instituciones encargadas de luchar y erradicar la corrupción, han fracasado. Así tenemos:
*La Contraloría General de la República (CGR), desde el gobierno de Fujimori que la intervino, hasta la fecha, ha demostrado ser cómplice de la corrupción, porque la permitió  y no la erradicó.
La corrupción no solo es en el gobierno central, sino también se ha extendido a los gobiernos regionales y municipales.
La función principal de la CGR es supervisar el correcto uso de los fondos públicos.
*La Fiscalía de la Nación tampoco actuó y para el colmo de males, Humala ya tiene quién lo libere de las denuncias de corrupción porque el Fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia, es primo hermano de Nadine Heredia.
*La Procuraduría Anti-corrupción es “tuerta” porque sólo investiga los actos de corrupción del gobierno anterior, pero no investiga los actos de corrupción del gobierno de Humala.
*La Comisión de Fiscalización del Congreso, que entre sus atribuciones está la de evaluar el comportamiento de la CGR, nunca lo hizo.
¿QUÉ HACER?
Tenemos que elegir un GOBIERNO DE SALVACIÓN NACIONAL, que lidere la lucha contra la corrupción, y los otros flagelos de la sociedad, como son el lavado de activos, el narcotráfico y la evasión tributaria. Este gobierno tiene que transformar las estructuras de la sociedad.
En cuanto a la corrupción tiene que adoptar, entre otras medidas, las siguientes:
·       Reorganizar la CGR, el Poder Judicial, la Fiscalía de la Nación y la Procuraduría Anticorrupción y fortalecerlas.
·       Establecer un nivel de coordinación entre la CGR, el Poder Judicial, la Fiscalía de la Nación, la Procuraduría Anticorrupción y la Comisión de Fiscalización del Congreso de la República para que elaboren un PLAN DE LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN.
·       La Comisión de Fiscalización del Congreso de la República (Poder Legislativo), deberá evaluar el accionar de la CGR, para adoptar las medidas correctivas del caso.
·       Restablecer los VALORES, tan venidos a menos, para lo cual habría que REFORMAR LA EDUCACIÓN e incluirlos en el curso de EDUCACIÓN CIVICA.
Para elegir al Gobierno de Salvación Nacional, tenemos que crear una NUEVA CLASE POLÍTICA, sin los vicios de la clase política actual, pues ésta es corrupta y ha fracasado en su lucha contra la corrupción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario